Fórmula 1 GP de Qatar

Por qué el GP de Qatar fue "un infierno" para los pilotos de F1

El GP de Qatar fue reconocido por todos los pilotos de la parrilla de Fórmula 1 como uno de los más duros que han hecho nunca, y Esteban Ocon resumió la carrera como "un infierno".

Max Verstappen, Red Bull Racing

Los pilotos son atletas en muy buena forma física, por lo que el estado de algunos de ellos cuando se reunieron con los medios de comunicación después de haber caminado directamente desde el parque cerrado contaba su propia historia.

Otros tuvieron la precaución de volver tranquilamente a las instalaciones de su equipo, recuperar el aliento, quitarse el mono empapado y darse una ducha. Luego volvieron a hablar con la prensa un poco más frescos.

Dos no lo consiguieron. Logan Sargeant se vio obligado a abandonar la carrera, mientras que su compañero de equipo, Alex Albon, también tuvo que acudir al centro médico para recibir tratamiento tras bajarse de su coche. Ambos recibieron más tarde el alta para dirigirse al aeropuerto y volar a casa.

No fueron ni mucho menos los únicos que sufrieron en lo que se convirtió en la carrera más difícil físicamente de los últimos tiempos.

"Han sido los puntos más difíciles por los que he tenido que luchar", dijo Ocon. "Me sentía mal, en la vuelta 15 o 16 estuve vomitando durante dos vueltas dentro del cockpit, y entonces pensé: 'Mierda, va a ser una carrera muy larga'.

"Traté de calmarme, traté de recordar que el lado mental en el deporte es la parte más fuerte de tu cuerpo, y me las arreglé para tenerlo bajo control y terminar la carrera".

"Pero, sinceramente, no esperaba que la carrera fuera tan dura. Normalmente puedo hacer dos distancias de carrera, incluso en Singapur. Desde el punto de vista físico, tanto muscular como cardiovascular, siempre estoy bien".

"Hacía tanto calor que quería abrir la visera en la recta, porque no tenía aire, e intentaba también guiar un poco de aire hacia el casco con la mano".

"Cuanto más respiraba para intentar que todo bajara, más calor entraba dentro del casco. Sinceramente, era un infierno ahí dentro".

Esteban Ocon, Alpine A523

Esteban Ocon, Alpine A523

Foto: Sam Bloxham / Motorsport Images

Valtteri Bottas, un hombre que no es reacio a sentarse en una sauna, estuvo de acuerdo en que fue una prueba dura.

"Yo diría que más dura que la de Singapur", dijo el finlandés. "Sólo la temperatura en el cockpit parece ser casi demasiado, como si estuviera llegando al límite de que alguien va a tener un golpe de calor".

"La sensación es como una tortura en el coche. Con más calor ya no sería seguro".

Entonces, ¿por qué esta carrera fue más castigadora que la de Singapur y, de hecho, más dura que otras pruebas establecidas en la región como Bahréin, Abu Dhabi y Arabia Saudita?

La respuesta principal, sencilla y obvia, fue el nivel general de calor y humedad. Había buenas razones para que la Copa Mundial 2022 se celebrara a partir del 20 de noviembre.

Cabe recordar también que el GP de Qatar de 2021 se celebró el 21 de noviembre, y la edición de 2024 está prevista para el 1 de diciembre. Sin embargo, la carrera de este año se apretujó en un apretado calendario a principios de octubre, y quizás se debería haber prestado más atención a esa fecha.

Las condiciones parecieron más extremas el domingo que en cualquier otro momento del fin de semana, con poco o ningún viento. También pareció más húmedo en comparación con el calor seco que solemos experimentar en las otras sedes de F1 de Oriente Medio.

A pesar de ser una carrera nocturna, los propios coches absorbieron el calor y funcionaron como hornos para los pilotos sentados en el cockpit.

Más de la Fórmula 1:

Fernando Alonso se quejó de una sensación de quemazón procedente del lado derecho de su asiento, un indicativo de que está cerca de una caja electrónica o de conductos hidráulicos.

Ya lo había destacado anteriormente, pero en esta carrera en particular, llegó a hacer tanto calor que preguntó si el equipo podía echarle agua durante la parada en boxes, pero no funcionó porque sería añadir peso ilegalmente al coche.

"Esta carrera hacía como 80 grados dentro del habitáculo", dijo Ocon. "No creo que hayamos hecho el mejor trabajo en términos de no mantener el calor en la parte trasera, sino de disiparlo dentro de la cabina donde conduce el piloto. Y creo que esa fue probablemente la razón de que hoy nos sintiéramos tan mal".

No era sólo el calor. Las fuerzas g son un aspecto clave del castigo que sufre un piloto, y la naturaleza de alta velocidad de Losail es una dura prueba de todos modos, especialmente con los actuales coches de alta carga aerodinámica.

Esta vez se añadía el elemento de los stints de 18 vueltas como máximo y la necesidad de hacer tres paradas en boxes.

Para esta carrera, la F1 volvió a la era de Michael Schumacher, en la que se hacían varios stints de "clasificación" a fondo, con poca o ninguna necesidad de gestionar los neumáticos.

Si a esto le añadimos la falta de intervenciones del coche de seguridad después de la inicial para retirar el coche de Lewis Hamilton en la curva 1, se convirtió en una prueba inusualmente dura.

"Creo que lo más significativo es que tuvimos que hacer tres paradas", dijo Charles Leclerc. "Y eso significó no gestionar los neumáticos en la alta velocidad, lo que significó vueltas de clasificación tras vueltas de clasificación".

Charles Leclerc, Ferrari SF-23, Fernando Alonso, Aston Martin AMR23

Charles Leclerc, Ferrari SF-23, Fernando Alonso, Aston Martin AMR23

Foto: Zak Mauger / Motorsport Images

"Es sólo que la deshidratación es de tal nivel que tu visión es mucho peor, tu ritmo cardíaco va a las estrellas, y es muy difícil controlar todo esto. Así que fue muy, muy difícil".

El punto de Leclerc sobre la deshidratación fue significativo. El domingo se escucharon mensajes de radio en los que se recordaba a los pilotos que debían beber algo, pero como muchos han dicho en el pasado, el contenido de sus botellas de agua se calienta rápidamente y se vuelve inútil.

La deshidratación es, obviamente, un elemento clave del castigo que sufren los pilotos, y puede afectar a la concentración y la atención. Esto es especialmente difícil en un circuito en el que los límites de la pista, y el hecho de llegar a la línea blanca en cada vuelta, es un problema importante.

Al final, dice mucho de la fortaleza física y mental de los pilotos el hecho de que todos menos uno llegaran a la bandera.

"No es una opción retirarse, nunca iba a hacerlo", dijo Ocon. "Necesitas matarme para que me retire".


¡Si quieres mantenerte informado al instante sobre las últimas noticias de la Fórmula 1, entra en nuestro canal de Telegram y recibirás todas las novedades de la categoría!

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo VIDEO: McLaren hace el récord de la parada en pits más rápida de la historia
Artículo siguiente Barrichello, sobre Checo Pérez: "Mucha gente hablaba de mí sin saber"

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol