Por qué Ricciardo ahora piensa distinto de las carreras de simulador

A Daniel Ricciardo le encantan los juegos de Fórmula 1 desde que el primer título de PlayStation salió en 1995, aunque admite que el simracing es ahora "impresionante".

Por qué Ricciardo ahora piensa distinto de las carreras de simulador

Los nombres de los pilotos de la vida real, los icónicos comentarios de Murray Walker, además de los sofisticados (para la época) trazados de los circuitos y los modelos de los coches, contribuyeron a que el juego se convirtiera en un éxito de ventas.

"Era enorme y era algo que me gustaba mucho jugar de niño", recuerda el australiano.

A pesar de que los gráficos, el modelado y el manejo han evolucionado enormemente a lo largo de los años, y el último título de F1 2021 ha alcanzado nuevas cotas, durante mucho tiempo la opinión de Daniel Ricciardo sobre los simuladores de carreras no cambió demasiado. Para él seguían siendo solo juegos.

Pero la evolución de la tecnología, y los nuevos niveles de realismo que ofrecen los títulos de simracing, han servido para cambiar bastante la percepción de Ricciardo.

Ha visto cómo los mejores pilotos de simulación han transferido con éxito sus habilidades a las carreras del mundo real; y también ha observado cómo la generación más joven de estrellas de la F1, como Max Verstappen y Lando Norris, se benefician de sus experiencias online.

Si se combina esto con el creciente enfoque de la F1 en los simuladores, junto con las restricciones cada vez mayores de las pruebas en la vida real para mantenerse a punto en las carreras, no es de extrañar que la mentalidad de Ricciardo haya cambiado.

Ahora, mientras considera la posibilidad de comprar un equipo de simulación en casa por primera vez, cree que el juego está en un nivel en el que él también puede sacar provecho.

"Al principio pensaba que era algo divertido para pasar el tiempo, pero ahora veo que hay algo más", dice a Motorsport.com. "Algunos de los pilotos de simulación han sido capaces de transferir sus habilidades a un coche real y eso ha sido un poco revelador. Hablamos del F1 de 1995, y eso era muy diferente a lo que tenemos ahora".

"Así que probablemente durante un tiempo, mi cabeza estaba en el 'ah, es solo un juego'. Ahora es como qué puedo aprender realmente de ello".

Lo que Ricciardo cree especialmente que puede ganar de las carreras de simulación es mantenerse concentrado y mentalmente preparado para los momentos de la vida real en los que tiene que cumplir los objetivos.

"El mayor reto que tenemos todos los pilotos de F1 es que solo tenemos unas pocas oportunidades cada fin de semana para poner un nuevo juego de neumáticos y hacer la vuelta perfecta", prosigue.

"A veces hay tres semanas entre carreras, y luego al final de la temporada hay dos o tres meses. Es una locura, para un deporte que es tan preciso, y hay tanta tecnología involucrada, y con tanta precisión, que es difícil para cualquiera de nosotros ser realmente perfecto porque simplemente no tenemos el rodaje necesario".

"Ahí es donde definitivamente he sido más abierto de mente. Siempre me han gustado los simuladores de F1, pero con el material de casa, durante los últimos seis o 12 meses, se trata de conseguir esas vueltas".

"Creo que es muy importante, e incluso si el coche no es el mismo, incluso podría ser un coche GT, por ejemplo, se trata de ponerte en ese entorno de: 'Bien, esta es la vuelta, tengo que clavarla'. Es algo mental, tratar de poner presión sobre ti mismo".

Daniel Ricciardo's McLaren in F1 2021

Daniel Ricciardo's McLaren in F1 2021

Photo by: Codemasters

Ricciardo compara el simracing con las carreras reales

Como embajador del nuevo título F1 2021, Ricciardo ha tenido la oportunidad de experimentar de cerca el último título y de hablar directamente con los desarrolladores de Codemasters.

Esto le permite comparar perfectamente el último juego con sus experiencias en el mundo real: ya sea un gran premio real o un simulador de equipo de F1 moderno.

Nadie se hace ilusiones de que títulos como F1 2021 sean capaces de recrear la cruda realidad y las sensaciones físicas que los coches de la vida real proporcionan a sus pilotos.

Sin embargo, Ricciardo dice que es en áreas más sutiles donde el juego es realmente capaz de imitar bastante bien algunas de las experiencias de la vida real.

"Si retrocedo un poco en el tiempo, incluso cosas como los pianos y la hierba, todo era muy plano. A través del mando, no se producía ninguna vibración, ni rebote sobre un bordillo. Todas las pistas parecían iguales y no captaban realmente las ondulaciones y cosas por el estilo, así que ahora hay mucha más sensación".

Los modelos de físicas también han mejorado mucho, y ahora están mucho más en consonancia con la forma en que se empuja a los pilotos a perseguir el tiempo por vuelta.

"Hay mucha más respuesta a través del coche con el deslizamiento", añade Ricciardo. "Puedes sentirlo un poco más, mientras que antes era lo que yo llamaría 'arcade'. Tenías o el 100% de agarre o tenías como cero agarre, así que no había sensación".

"Luego, creo que también con la F1, gran parte del tiempo de vuelta que encontramos en la pista es en la salida [de curva]. Si puedes pisar el acelerador pronto, con la tracción trasera, tienes tanta potencia que tu tiempo de vuelta se transforma".

"Con los videojuegos, gran parte del tiempo que se conseguía venía de poder frenar tan tarde, y del uso de algunas de las asistencias. Pero creo que ahora el tiempo por vuelta, y la forma de ir rápido, se correlaciona con la pista. Es una especie de lento en la entrada, rápido en la salida, siento que es así como voy a lograr los mejores tiempos de vuelta. Así que incluso desde ese punto de vista, es más realista".

Pero, ¿se pueden comparar los juegos como F1 2021 con los simuladores de la vida real que utilizan los equipos?

También lee:

"Se han acercado más", dice. "Hay cosas como los mapas de la pista, que están un poco infravalorados en cuanto a lo cerca que se puede ver y sentir el asfalto, en comparación con la real. Ahí es donde los simuladores son casi perfectos, porque los equipos de F1 pueden hacer todas las mediciones en la pista y obtener todas las elevaciones y peraltes, etc. Y ahí es donde el juego de F1 ha avanzado mucho, y creo que está muy cerca en, yo diría, la mayoría de los circuitos".

"Creo que incluso con cosas como el bloqueo de un freno, y la tracción y todo ese tipo de cosas, es difícil ponerlo en términos porcentuales. Pero siempre he dicho que si los simuladores de F1 son tal vez un 80% reales en comparación con el coche de verdad, mientras que los juegos en casa solían ser tal vez un 30 %. Ahora, están muy por encima del 50%".

División entre las carreras de simulación y el mundo real

Mientras que Ricciardo es un converso a los beneficios (y a la diversión) que se puede obtener de las carreras de simulación, hay otras figuras del automovilismo de la vida real que no comparten su entusiasmo.

Recientemente, el productor de cine e ingeniero de automoción, James Glickenhaus, causó un gran revuelo en la comunidad de las carreras de simulación cuando un tuit que publicó fue interpretado como una indirecta contra el mundo del simracing.

 

Aunque Glickenhaus aclaró más tarde que sus comentarios se referían a un fabricante de hypercars rival y no a las carreras de simulación, ya había alimentado el debate sobre si todo lo que no era una carrera real era una "mierda sin sentido".

Cuando se le preguntó si compartía esa opinión, Ricciardo dijo que quizás hubo un tiempo en el que despreciaba las carreras de simulación. Pero ahora, las cosas son muy diferentes.

"Voy a ser sincero contigo, al principio también era así porque las carreras, digamos las de verdad, es lo que había hecho toda mi vida", explica. "Obviamente, tengo mi orgullo ahí, y sabes que si te das un golpe contra el muro te duele. Y la simulación no duele. Así que supongo que ahí está el orgullo o lo que sea".

También lee:

Pero ahora que hemos visto a algunos pilotos de simulación pasar a los coches de carreras de verdad, y mostrar realmente su compromiso, su talento y su habilidad, es como: 'de acuerdo, no los despreciaré como si fueran unos frikis en el sofá jugando en casa".

"Creo que definitivamente hay algo de habilidad real y esfuerzo puesto en ello. Así que ciertamente lo respeto y, para ser sincero, me ha sorprendido lo buenos que pueden ser".

"Aunque no se hayan subido a un coche de verdad, creo que lo harían bien. Pero la gran pregunta es el miedo. ¿Pueden dejar de lado el miedo y saber que, bien, ese muro les dolerá o lo que sea? Pero creo que desde el punto de vista de la habilidad, es bastante impresionante".

Pero también hay un factor realmente importante que, según Ricciardo, no se puede superar en los juegos modernos de la F1: la posibilidad de jugar con él mismo.

"Me pellizco estando en la F1, pero también me pellizco estando en el juego", sonríe. "Sé que de niño era genial, así que pienso que cualquier niño de todo el mundo podría tener este juego en su casa y decir 'oh, Daniel Ricciardo, quiero jugar con él hoy'. Aunque parezca una tontería, ¡es muy cool!".

Daniel Ricciardo in F1 2021

Daniel Ricciardo in F1 2021

Photo by: Codemasters

compartidos
comentarios
La solución que encontró Mercedes, según Ralf Schumacher
Artículo previo

La solución que encontró Mercedes, según Ralf Schumacher

Artículo siguiente

De Vries: "Ser campeón en Fórmula E abriría oportunidades"

De Vries: "Ser campeón en Fórmula E abriría oportunidades"
Mostrar comentarios