Por qué Ferrari firmó un preacuerdo para los motores F1 2026

Tras una larga disputa, en la que la Scuderia pudo hacer valer su derecho de veto que no ejerció, la dirección de Maranello firmó un preacuerdo con la FIA sobre el reglamento de motores de 2026. ¿El Cavallino estuvo aislado y tuvo que aceptar a Red Bull Powertrains Limited como nuevo Constructor, o cedió en este aspecto, obteniendo a cambio concesiones en otros puntos que formaban parte de la discusión?

Por qué Ferrari firmó un preacuerdo para los motores F1 2026

Red Bull Powertrains Limited es un nuevo constructor y podrá disfrutar de las ventajas que el reglamento de motores de 2026 otorgará a quienes produzcan unidades de potencia de F1, pudiendo contar con una inversión de 25 millones de dólares más en tres años y más horas en el banco de pruebas para su desarrollo.

El Corriere dello Sport anticipó la noticia de que Ferrari había aceptado suscribir el reglamento de 2026, perdiendo la primera batalla política al quedarse aislada en el desafío que perseguía en solitario, hasta el punto de que el Cavallino no había sido invitado a la reunión de mediados de diciembre, al no haber ratificado el acta de la reunión anterior en desacuerdo con las decisiones que se habían tomado.

Sin embargo, según la información recabada por Motorsport.com, la Scuderia ha definido un preacuerdo que precede a la firma del reglamento de 2026, con lo que la cúpula de Maranello cierra este expediente con una sonrisa en la cara.

John Elkann presidente Ferrari con Carlos Sainz

John Elkann presidente Ferrari con Carlos Sainz

Photo by: Ferrari

Está claro que hay una fuerte discordia entre las dos visiones, pero debe estar igualmente claro que Ferrari debe haber arrancado algo importante a cambio, al haber ido de la mano con la FIA sin poner sobre la mesa el derecho de veto que podría haber ejercido.

Al promotor del campeonato no le habría gustado una división de la F1, porque habría causado daños de imagen en un momento en el que los GP están acaparando la mayor atención.

Entonces, ¿qué hay detrás del reconocimiento de RBPT como nuevo motorista? Según los rumores, la Scuderia pudo poner en juego algunos puntos de la discusión que formaban parte de su desacuerdo.

Audi, por ejemplo, había pedido que se prohibiera el uso de la fabricación aditiva 3D para la producción de piezas estructurales del motor, como el cárter y la culata, lo que obligaría a todos los fabricantes a volver a las piezas de fundición. En Maranello habían ido en contra porque la producción en serie del Cavallino Rampante también iba en esta dirección y la F1 no debería haber renunciado a la innovación en los procesos, sobre todo si hubiera permitido optimizar los costes dentro de las limitaciones del tope presupuestario.

La pregunta que hay que hacerse, entonces, es qué ha obtenido Ferrari a cambio de poner fin a una diatriba que se estaba alargando más de lo esperado. El tiempo lo dirá...

Más de Fórmula 1:
compartidos
comentarios

Wolff: la prohibición de declaraciones políticas de FIA podría no ser tan dura

Brown: Andretti-Cadillac es "una propuesta convincente" para la F1