Pirelli: Red Bull y Aston Martin corrían con presiones más bajas

Pirelli ha desvelado que Red Bull y Aston Martin corrieron con presiones de neumáticos más bajas en el Gran Premio de Azerbaiyán, aunque no incumplieron el reglamento.

El proveedor oficial de neumáticos de la F1 fue críptico en el comunicado del pasado martes al sugerir que las "condiciones de la carrera" estuvieron detrás de los fallos de neumáticos sufridos por Max Verstappen y Lance Stroll en Bakú, pero ahora ha profundizado más sobre lo que provocó los reventones.

Aunque Pirelli confirmó que tanto Red Bull como Aston Martin cumplieron con la presión mínima y la temperatura máxima de las mantas estipuladas en el reglamento, dice que las cosas cambiaron una vez que los coches se pusieron en marcha.

Pirelli establece normalmente una presión de inicio basada en la expectativa de que aumente aún más una vez que los neumáticos estén rodando en la pista. Sin embargo, parece que los neumáticos de Aston Martin y Red Bull no experimentaron ese aumento de presión en Bakú y, por tanto, trabajaron a un nivel inferior al previsto por Pirelli.

Al correr por debajo de la presión que Pirelli esperaba, las ondas estacionarias causadas por las curvas de alta velocidad de Bakú fueron suficiente para desencadenar el fallo en los neumáticos traseros izquierdos de Verstappen y Stroll.

En declaraciones con los medios de comunicación presentes en el Gran Premio de Francia, entre los que se encontraba Motorsport.com, el responsable de Pirelli en la F1, Mario Isola, confirmó que ambos equipos corrieron con los neumáticos en unas condiciones distintas a lo que la marca esperaba.

"Lo que ocurrió en Bakú fue simplemente que las condiciones de carrera esperadas eran diferentes comparadas con las condiciones de carrera reales, y eso ocasionó el fallo", dijo.

"Cuando hay mucha energía en los neumáticos, con una presión inferior a la esperada, el resultado es que en el flanco se produce lo que llamamos ondas estacionarias".

"Las ondas estacionarias ponen una gran cantidad de energía en el borde interior del neumático. En un momento dado, el neumático se rompe. Eso es lo que ocurrió, y la razón por la que tuvimos esta situación en Bakú".

Isola aclaró que el problema no se debió solamente a que las presiones de los neumáticos de esos dos equipos estuvieran por debajo de lo esperado. Otro factor que contribuyó fue que las predicciones de Pirelli sobre el rendimiento de los coches durante el fin de semana, basadas en los datos que los equipos habían suministrado, no se ajustaron a cómo les fue realmente en la pista.

"Cuando preparamos las prescripciones [para la presión mínima], recibimos las simulaciones y consideramos los márgenes", explicó. "Se simulan las cargas previstas, la carga aerodinámica o la velocidad, por lo que no es exactamente el valor que encontramos en pista. Y en este caso, en Bakú, también tuvimos algunos parámetros que no eran exactamente los que hubo en la pista."

"Suponemos que van con una determinada presión y un determinado peralte. Y con un margen sobre él, por supuesto, vamos en unas condiciones que están bien para el neumático".

"En este caso no conseguimos esas condiciones, no porque los equipos hicieran algo en contra del reglamento, sino porque buscaban como siempre el rendimiento y eso creó un escenario diferente al que esperábamos. El escenario diferente fue que, principalmente, los neumáticos funcionaron con una presión inferior a la esperada".

Lance Stroll, Aston Martin AMR21

Lance Stroll, Aston Martin AMR21

Photo by: Zak Mauger / Motorsport Images

Isola también dejó claro que los equipos no hicieron nada en contra del reglamento porque no hay una presión mínima que deba respetarse. Sin embargo, esto cambiará el próximo año, cuando los equipos deberán llevar un sensor de presión estándar como parte de las nuevas reglas de la F1.

"Si el reglamento no dice que hay una presión que hay que respetar, no puedo decir que hicieron algo en contra del reglamento", comentó.

"Si respetan la presión de salida, están cumpliendo el reglamento. Si el año que viene ocurre lo mismo, cuando nosotros, con el sensor de serie, impongamos una presión de carrera, en ese caso estarán en contra del reglamento. Pero este año no es el caso".

Isola dijo que no fue una sorpresa que los equipos estuvieran forzando los márgenes de las presiones de los neumáticos, ya que señaló que la diferencia entre los equipos en las presiones de funcionamiento en Bakú era de más de una Psi.

También lee:

"Cada equipo busca rendimiento", dijo. "Están aquí compitiendo, no solo para circular por la pista. Eso significa que si vas con una presión un poco más baja, consigues algo de rendimiento".

Aunque en las últimas carreras ha habido sospechas de que los equipos están jugado con las presiones, Isola apuntó que en Bakú fue la primera vez que se había detectado algo así.

"Comprobamos cada vez los parámetros de funcionamiento cuando recibimos los datos de la telemetría de la carrera", dijo. "Lo comprobamos todo en todos los equipos, por supuesto, también porque sirve de indicación para la siguiente carrera y su prescripción, así que utilizamos los datos".

También lee:

compartidos
comentarios

Related video

La explicación del Feliz Navidad de Vettel a Sergio Pérez en Bakú

Artículo previo

La explicación del Feliz Navidad de Vettel a Sergio Pérez en Bakú

Artículo siguiente

Alonso: pelearemos hasta Abu Dhabi

Alonso: pelearemos hasta Abu Dhabi
Mostrar comentarios