Opinión: Verstappen y Sainz hicieron lo correcto en Melbourne

La disputa entre los pilotos de Toro Rosso en el Gran Premio de Australia podría ser el inicio de la rivalidad entre dos de los pilotos jovenes con más talento de la F1.

Opinión: Verstappen y Sainz hicieron lo correcto en Melbourne

El Gran Premio de Australia presentó un podio que ofreció  más de lo que hemos tenido en la Fórmula 1 durante las dos últimas temporadas: un contento Nico Rosberg, al lado de un feliz Lewis Hamilton, ambos, aparentemente satisfechos con el resultado logrado.

Y mientras que en la pareja de Mercedes - la mayor fuente de disputas recientes  entre compañeros en la F1 - se observaba paz en Melbourne, hubo fuegos artificiales ahora en una escudería diferente, como si por un acto de magia se rompiera el equilibrio cósmico que prevalecía.

No sería totalmente justo decir  que es el "inicio" de una guerra entre Max Verstappen y  Carlos Sainz, pero al mismo tiempo está claro que la  dinámica ha cambiado irreversiblemente. El dúo puede  y debe minimizar el conflicto, pero los aficionados ya tomaron partido por uno y otro.

Aquellos que siguen imparciales, sin embargo, tienen que preguntarse: ¿quién de los dos estuvo mal en el Gran Premio de Australia?

¿Fue Max, que se pasó media carrera en un tormentoso diálogo por radio con el equipo?

¿Fue Carlos, beneficiándose de los males que aquejaban a su compañero de equipo?

¿O, tal vez, ninguno de los dos?

Verstappen estaba en lo correcto

Max Verstappen tenía todo el derecho a estar echando humo durante la vuelta 33 del Gran Premio de Australia .

En ese momento del fin de semana, el holandés era el héroe. Venció a su compañero de equipo en la clasificación colocándose en el quinto lugar y conducía de forma excepcionalmente inteligente con su primer juego de neumáticos,  para mantener a un Mercedes a su alcance  y provocar lo que sonaba como una verdadera desesperación en Lewis Hamilton.

Pero entonces todo empezó a ir espectacularmente mal , no sólo a su compañero, sino también a Verstappen durante su parada en boxes, cuando el equipo pareció no estar listo para su cambio de ruedas cuando llegó al pitlane.

Además de esto, Sainz y Verstappen pronto fueron presionados por Jolyon Palmer de Renault. El español tenía poco interés en dejar pasar a Verstappen.

Al final del día, Max - aunque no enteramente por su culpa - sólo obtuvo un punto a pesar de lo mostrado durante el fin de semana , el primero con un coche mejorado.

Y si puede superar ese tipo de cosas, podrá llegar a ser lo que los expertos pronostican de él.

Sainz estuvo en lo correcto, también

En el caso de Carlos Sainz, sin embargo, básicamente  no había razón para renunciar a la posición frente a Verstappen en ningún momento de la carrera.

Si bien  el holandés venía con mejor ritmo que  Sainz a lo largo del fin de semana, en la carrera no lo era tanto después de ver los tiempos de la Q2.

Así Carlos probablemente no pensó que  estaba estorbando a Verstappen sin que eso garantizara que podría beneficiar al equipo.

La suerte de Sainz en 2015, después de todo, no le benefició tanto como a Verstappen, lo que le trajo abandonos no deseados y afectó en su suma de puntos.

Sería absurdo, pues, esperar que Carlos se moviera por solidaridad cuando un poco de mala suerte cayó sobre Verstappen.

Pero ir más allá es caer en suposiciones que ya no tienen sentido, pues al final Sainz terminó por delante de Verstappen y eso será lo que se reflejará en las estadísticas para siempre.

Lo inevitable

El público se dividió a favor de uno y otro de los dos de los jóvenes con más talento en la Fórmula 1 actual, y viéndolo en retrospectiva, parecía absolutamente inevitable.

Y por el momento el conflicto tiene mucho sentido, ya que Verstappen y Sainz saben muy bien lo que tienen a su disposición y saben que tienen un coche que les puede permitir ser competitivos.

Verstappen y Sainz están compitiendo por una misma meta: un asiento en Red Bull. Están enfrentándose el uno al otro y, probablemente, ambos creen que tienen la oportunidad de conseguir una ventaja en la temporada 2016, que será complicado mantener más adelante en el calendario.

Verstappen puede decir que él no siente la presión de Sainz, pero sólo él y sus más cercanos sabrán si eso es cierto.

Una rivalidad Verstappen-Sainz es absolutamente el tipo de rivalidad que la Fórmula 1 quiere en este momento.

Aquí hay dos pilotos con un talento espectacular. Tanto, que podría ser la historia de la temporada.

compartidos
comentarios
"Importante ver quién ha aprendido más en Australia", Pirelli

Artículo previo

"Importante ver quién ha aprendido más en Australia", Pirelli

Artículo siguiente

El retraso del contrato FIA-Pirelli entorpece el desarrollo de 2017

El retraso del contrato FIA-Pirelli entorpece el desarrollo de 2017
Mostrar comentarios