Fórmula 1 GP de Las Vegas

Por qué Verstappen acertó y se equivocó con sus críticas a Las Vegas

OPINIÓN: Antes del Gran Premio de Fórmula 1 de Las Vegas, Max Verstappen explicó elocuentemente sus preocupaciones sobre el énfasis extremo de la carrera en el entretenimiento y el comercio. ¿Tiene razón el campeón del mundo?

Lewis Hamilton, Mercedes F1 W14, durante su vuelta de instalación

El Super Bowl de Fórmula 1 en Las Vegas, que se celebró con toda la pompa propia del paraíso del juego y el entretenimiento, reivindicó su falta de humildad con un gran premio repleto de acción.

La carrera de 50 vueltas alrededor de los casinos del Strip fue un espectáculo fascinante, que disipó las dudas sobre si la serie se había olvidado o no del aspecto deportivo de su gran espectáculo.

Las grandes figuras de la F1 seguramente respiraron aliviadas después de que los problemas en la pista el jueves y las críticas de los lugareños amenazaran con restar brillo a su nueva joya de la corona, un Gran Premio de Mónaco para la generación Netflix.

En la víspera de la carrera, el campeón del mundo Max Verstappen se convirtió en una caja de resonancia para los aficionados tradicionales que se sentían alienados por un evento que llevó a la F1 más lejos de su zona de confort europea y al centro de atención como una empresa de entretenimiento global.

"Un elemento de espectáculo es importante, pero me gusta la emoción. Cuando vas a Spa, Monza, hay mucha emoción y pasión", dijo.

"Entiendo que los aficionados también necesitan algo que hacer alrededor de la pista. Pero creo que es más importante hacerles entender lo que hacemos como deporte, porque la mayoría sólo vienen a divertirse".

"¿Se hacen fans de qué? Quieren ver tal vez a sus artistas favoritos y tomarse unas copas con sus amigos y luego salir y pasar una noche loca. Pero en realidad no entienden lo que hacemos ni lo que nos jugamos por actuar".

Max Verstappen, Red Bull Racing RB19

Foto de: Jake Grant / Motorsport Images

Max Verstappen, Red Bull Racing RB19

Lo anterior es solo un resumen de una elocuente respuesta de dos minutos en la que Verstappen se convirtió en un estadista acorde con su condición de triple campeón del mundo, un papel involuntario que hasta ahora había rehuido en gran medida.

La respuesta de Verstappen fue recibida con aprobación por muchos fans cansados en las redes sociales, y hay méritos para su razonamiento.

Los exorbitantes precios de las entradas, así como las consecuencias de la expulsión de los aficionados de las tribunas antes de la retrasada sesión FP2 del jueves, alimentaron el sentimiento entre muchos aficionados de toda la vida de que el Gran Premio de Las Vegas simplemente no era para ellos. No sólo en Europa, sino también en la costa este de Estados Unidos, donde una sesión de clasificación a las 3 de la madrugada y una salida a la 1 de la mañana no eran precisamente una invitación convincente a unirse a la fiesta.

El propietario de la F1, Liberty Media, ha ampliado firmemente su enfoque, pasando del público principal de aficionados al automovilismo a un mercado objetivo mucho más amplio, y en Las Vegas la F1 y sus equipos redoblaron sus esfuerzos para cautivar a invitados corporativos y VIP. Es un enfoque que también se utilizó en esa otra nueva carrera estadounidense de Miami, que su director ejecutivo, Tom Garfinkel, describió como "un festival de vino y comida con una carrera en marcha".  

Desde el punto de vista de los equipos, el evento supuso un gran impulso desde el principio, así que si los patrocinadores estaban encantados con las opciones únicas de hospitalidad que ofrecía Las Vegas, ¿cómo podía alguien estar en contra?

El choque de culturas de la F1 quedó hilarantemente simbolizado cuando el compañero de equipo de Verstappen, Sergio Pérez, se quedó completamente estupefacto durante la presentación de los pilotos cuando el locutor de la UFC Bruce Buffer le gritó en la cara. La expresión facial de Pérez bien podría haber representado a una gran parte de los aficionados perplejos que lo veían por televisión.

Y sin embargo

El cansancio de Verstappen sobre el enfoque en el entretenimiento y el comercio es válido, pero igualmente la F1 no puede venir a Las Vegas y ofrecer un espectáculo mundano.

Y aunque sin duda hubo muchos visitantes que estaban más interesados en la escena de la fiesta que en la competición deportiva, la exitosa carrera de F1 del sábado le dio la mejor plataforma posible para convertir a algunos de esos visitantes primerizos de diversos orígenes en ardientes aficionados a las carreras.

Todo lo que se necesita para convertirse en fan de cualquier deporte es esa chispa inicial. No importa cómo se consiga.

Mientras la F1 proteja ese delicado equilibrio entre lo viejo y lo nuevo, debería haber sitio en el calendario tanto para la extravagancia de Las Vegas como para la pasión cargada de historia de Monza, del mismo modo que hay sitio para el elitismo de Mónaco y el ambiente festivo y alborotado de Silverstone.

El Gran Premio de Las Vegas no es para todo el mundo y probablemente nunca lo será. Pero en un calendario diverso de 24 pruebas, quizá eso esté bien.

Más de la F1:

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Leclerc explica cómo sorprendió a Checo Pérez en Las Vegas F1
Artículo siguiente Leclerc: Comisarios debían haber pedido a Verstappen regresarme el liderato

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol