Opinión: Ecclestone ríe último con lo de los "12 segundos" de Jordá

Ya sea que la ames o la odies, hay una cosa para decir sobre Carmen Jordá: ella ha sido buena para la Fórmula 1 durante esta semana.

Antes de que gire el primer neumático de un auto de F1 de 2016, nuestra primera tormenta del año ya ha alcanzado los titulares -y fue entre dos personas que es poco probable que se encuentren este año al volante de un auto de Fórmula 1.

El ataque público de Marco Sorensen contra Jordá, con esa infame afirmación de que ella fue 12 segundos más lenta que él en el simulador de Lotus, ha atraído la clase de cobertura que usualmente estaría reservada para la más atroz disputa de un campeonato mundial.

La respuesta de Jordá -y las voces desde ambos rincones tanto en los medios como en Twitter- terminó por armar una telenovela, y avivó una semana donde había poco para hablar sobre la F1, que aún no salió de su hibernación.

Sin dudas las frustraciones de Sorensen -ganador en GP2 y WSR- al ver detenerse su carrera en la F1 mientras la de Jordá -sin logros en las competencias de monoplazas- aún continúa, son completamente entendibles. Pero igualmente su presencia en el equipo no ha sido a expensas de otros.

Jordá y sus jefes están bien al tanto de sus limitaciones, y no son tan incrédulos para creer que de la noche a la mañana ella puede estar corriendo rueda a rueda con Fernando Alonso y Sebastian Vettel.

Que Dean Stoneman haya podido ganar en su primera carrera en el auto de GP3 que ella llevó regularmente tres o cuatro segundos más lento nos dice bastante sobre las cosas.

Pero ella quiere una oportunidad para continuar su carrera, ha estado dispuesta para pasar tiempo trabajando en el simulador de Lotus y le agrada su trabajo de marketing, promoción y entretenimiento corporativo durante los fines de semana de Gran Premio.

Que llegue o no a conducir un verdadero auto de F1 es algo que aún está por verse (en resumen dependerá de si cuenta con el apoyo financiero para hacerlo), ¿pero quiénes somos nosotros para negar a alguien sus sueños simplemente porque no nos agrada?

¿Es justo que el camino de Jordá a Lotus y subsecuentemente a Renault se haya visto facilitado por el apoyo familiar y la apariencia (y a pesar de la falta de resultados)- mientras otros rivales más talentosos han sido dejados de lado? Probablemente no.

Pero algunas veces la vida no es justa, y puedes gastar tu tiempo lamentándote por eso o puedes seguir adelante y sacar provecho de las oportunidades que tienes.

Al fin y al cabo, el rol de Jordá en la telenovela de esta semana en verdad ha ayudado a resaltar que hay un mundo de talentosos pilotos que no tienen una oportunidad.

Y ya sea que lo haga deliberadamente o no, la controversia alrededor de su trabajo con Lotus y ahora en Renault sirve para mantener el foco sobre las mujeres en el deporte motor.

Porque si el rol de la mujer en el automovilismo es discutido regularmente (ya sea de manera positiva o negativa), eso solamente puede ayudar a inspirar a la siguiente generación de mujeres involucradas -ya sea en la pista o el pitlane- y sumar mayor fuerza a la campaña Reto a ser Diferente de Susie Wolff.

¿Acaso importa que Jordá no vaya a pelear por podios en la F1 en el futuro? No realmente. ¿Cuántos atletas olímpicos se vieron inspirados para mostrar que podían hacer las cosas mejor que Eddie "The Eagle" Edwards o el equipo de trineo de Jamaica?

Siempre he sido creyente de que cualquier publicidad es buena publicidad, y en un tiempo en que la F1 ha estado pobre de marketing durante el invierno, deberíamos al menos disfrutar del hecho de que Jordá ha ayudado a generar revuelo suficiente para mantener a la F1 en los titulares y en redes sociales en este momento de tranquilidad.

Como Oscar Wilde alguna vez dijo: "Sólo hay una cosa en el mundo peor que estar en boca de los demás, y es no estar en boca de nadie".

Lo mismo sucede con la F1 también. Mucho mejor si los fanáticos debaten sobre quién tiene razón y quién no en este tema antes que seguir a otro deporte.

Es posible que Jordá nunca llegue a la parrilla de la F1 (las nuevas reglas de la superlicencia casi que lo aseguran), pero mientras se encuentre en el paddock siempre se hablará de ella.

Y al dividir la opinión en todos los niveles del deporte, eso genera interés y habrá aún más personas hablando de las carreras de Fórmula 1. Eso no es tan malo.

No sorprende entonces que el jefe de la categoría, Bernie Ecclestone, se encuentre haciendo todo lo posible para ayudarla. El seguro que se divirtió mucho con lo sucedido en los últimos días.

 

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Carmen Jorda
Equipos Renault F1 Team
Tipo de artículo Comentario