Los nuevos motoristas exigen beneficios para entrar a la F1 2026

Porsche y Audi, que participaron en la reunión de fabricantes de motores que se desarrolló en Monza, pidieron concesiones para poder entrar en la F1 con el nuevo motor que se lanzará en 2026: además de la posibilidad de superar el tope presupuestario que también se aplicará a los fabricantes. Red Bull también reclamó los mismos beneficios, pero este privilegio le fue negado a Milton Keynes.

Los nuevos motoristas exigen beneficios para entrar a la F1 2026

"La discusión ha sido positiva y se han hecho progresos: todavía hay que abordar algunos detalles, pero esperamos que se llegue a un acuerdo en las próximas semanas".

La FIA ha guardado silencio sobre el progreso de las negociaciones que deben definir las directrices para la próxima generación de unidades de potencia, pero algunos parámetros empiezan a estar encaminados.

Antes de los aspectos técnicos, hay novedades en el frente de los tiempos. Los expertos suponen que la introducción del nuevo motor se pospondrá de 2025 a 2026, lo que permitirá a los fabricantes disponer de cuatro años para diseñar y construir las nuevas unidades de potencia. La versión final del reglamento técnico debería hacerse oficial a finales de 2021.

Hasta ahora, las exigencias de los distintos representantes en la mesa de negociación han convergido, pero en el plano técnico parece que todavía hay obstáculos que superar.

Según las informaciones recogidas en el paddock de Monza, los bandos parecen divididos entre los que pretenden mantener los beneficios del conocimiento adquirido con la normativa actual (Renault y Mercedes) y los que en cambio (Audi, Porsche y Red Bull) quieren una normativa que imponga un nuevo proyecto, con el objetivo de partir de una hoja en blanco sin conceder beneficios a los fabricantes de motores ya presentes en la Fórmula 1 actual.

Ferrari, en este contexto, parece tener una posición más abierta.

Los nuevos participantes piden concesiones

Audi y Porsche, en caso de que decidan entrar oficialmente al campeonato, querrían beneficiarse de un presupuesto adicional que se destinaría a la puesta en marcha del programa.

Las nuevas unidades de potencia se crearán bajo un régimen de control de costes que va ligado al implementado a los equipos este año, un contexto en el que los recién llegados piden concesiones adicionales tanto en el aspecto financiero como en las limitaciones vinculadas a las horas de banco de pruebas.

En Monza también se escuchó un rumor sobre Red Bull, que en este escenario querría acceder a los beneficios reservados a los nuevos. Esta petición, sin embargo, se ha encontrado con la firme oposición del resto de fabricantes de motores ya presentes en la Fórmula 1. A partir de 2022 Red Bull gestionará la actual unidad de potencia Honda de forma autónoma, convirtiéndose de hecho (según ha declarado el propio equipo) en una entidad cien por cien autónoma con el monoplaza y el motor gestionados en la sede de Milton Keynes.

El MGU-H será abandonado

En las primeras reuniones celebradas entre los representantes de los seis constructores, uno de los principales puntos de fricción resultó ser el MGU-H. Tanto Mercedes como Renault estaban presionando para la presencia del sistema en las unidades de potencia de la próxima generación, pero se encontraron con un frente muy unido en su contra.

Ahora las posiciones parecen ser más suaves, y el mensaje del fin de semana de Monza es que ya no veremos el MGU-H en las futuras unidades de potencia.

La motivación está relacionada sobre todo con el presupuesto necesario para diseñar y construir una unidad más compleja que las actuales.

Si la intención es reducir el coste de un motor completo en un 50% (imponiendo que el coste máximo de una UP no supere el millón de dólares) el MGU-H no podría incluirse en el paquete.

Los fabricantes que actualmente no están presentes en la Fórmula 1 también han señalado que el MGU-H no tiene parangón en la producción en serie, ya que se trata de una tecnología compleja que no puede utilizarse en un coche para las carreteras de uso cotidiano.

También lee:

Más energía eléctrica, menos térmica

En las unidades de potencia de 2026 se producirá un gran cambio en la relación térmica/eléctrica en términos de potencia total. Hay tres componentes que llevarán a la caída de la potencia térmica V6 (no se espera que cambie el número de cilindros): menos combustible disponible, menos complejidad en el frente tecnológico (para tener menos impacto en los costes) y la menor eficiencia de los biocombustibles.

El objetivo es aumentar los 120 kilovatios actuales a 350, y para lograrlo es probable que la recuperación de energía se aplique también al eje delantero. Sin embargo, no hay una visión común en este frente, ya que no todas las partes están a favor de una Fórmula 1 con cuatro ruedas motrices.

El compromiso podría ser utilizar el tren delantero sólo para la recuperación de energía, dejando la tracción exclusivamente en el eje trasero.

También lee:

compartidos
comentarios
La FIA investigará la sacudida que sufrió Sainz en Monza

Artículo previo

La FIA investigará la sacudida que sufrió Sainz en Monza

Artículo siguiente

Aston Martin F1 confirma a Vettel y Stroll como pilotos para 2022

Aston Martin F1 confirma a Vettel y Stroll como pilotos para 2022
Mostrar comentarios