Análisis
Fórmula 1 GP de México

Mis emociones en el GP de México 2017

Giselle Zarur narra los capítulos que le hicieron vivir una experiencia única durante la visita de la Fórmula 1: las entrevistas a los pilotos, los desfiles y la entrega de la gente...

Giselle Zarur, Canal F1 Latin America con Sergio Perez, Sahara Force India

 

Giselle Zarur, Canal F1 Latin America con Sergio Perez, Sahara Force India
Giselle Zarur, Canal F1 Latin America con Sergio Perez, Sahara Force India

¿Alguna vez han experimentado algo que no pueden describir en palabras? Algún momento en el cual las palabras no sean suficientes, vivencias buenas, malas, felices, tristes, en todo puede ser así. 

Por evidentes razones la semana del Gran Premio de México es muy especial para mí, la alegría de estar en casa, de poder compartir con mi gente se suma una mayor carga de trabajo, de compromiso y responsabilidad.

Desde hace tres años que la Máxima Categoría volvió a México, la Fórmula Uno me dio la oportunidad de participar en el “Drivers Parade”.

El primer año, 2015, entrevisté a Checo Pérez en el Foro Sol, la afición mostró total emoción de vivir por primera vez, después de 23 años de ausencia, la ferviente alegría de un evento de esa magnitud. El escenario era una completa novedad, ningún circuito del mundo tiene una zona de estadio como la del Hermanos Rodríguez. Eran, únicamente en esa parte del recinto, más de 30,000 almas coreando el nombre de “¡Checo!” y “¡México!” en una sola voz. El efecto: piel de gallina, ningún piloto esperaba ese recibimiento, México sorprendió por su calidez.

Para el segundo año, 2016, la adrenalina fue mayor, México tenía dos representantes, dos hombres que se pintaron de verde, blanco y rojo honrando a su país. Checo Pérez y Esteban Gutiérrez llegaron en sus respectivos autos antiguos al mismo lugar, y una vez más, ahí estaba yo, agradeciendo la oportunidad y feliz de compartir con ellos ese momento.

La afición era más entregada que el año anterior, era como si una nube de energía abrazará el Autódromo y se elevara con la alegría de que la fiesta estaba por comenzar, pero antes había que hacerle saber a los ídolos mexicanos, que ahí estaba la afición para hacer valer la localía. 

Hace unos días, en la edición 2017 del Gran Premio de México, la afición lo volvió a hacer. Y este año tuve el privilegio y el honor de no sólo vivirlo en el Foro Sol, si no durante toda la vuelta del desfile. Pude comprobar en propia piel lo que tanto trataban de expresar los pilotos al respecto. Acompañé a Pérez en su vuelta, nos subimos al Mercedes clásico, arrancó e inició el recorrido de grada por grada, desde la principal hasta volver a pits.

Cada tribuna regalaba una emoción distinta, se entregaba con elogios, con gritos, con aplausos. Se desbordaban de cariño y admiración por Checo y este correspondía en sus respuestas, con una sonrisa y mucha emoción a flor de piel, más de 100,000 personas entregando buena vibra. Es inevitable no contagiarte, es inevitable ser mexicana y no sentir ganas de llorar. Lo hablamos durante la vuelta sin micrófonos Checo, Carlos Slim, quien iba con nosotros en el auto, y yo, no hay palabras para describirlo. Esa nube de energía que abrazó el Autódromo el año anterior se convirtió en una ola que ahoga, pero que al sumergirte te da más opciones de vivir, porque te hace darte cuenta del deseo de gloria y de felicidad que tiene el corazón latino.

Agradecida por la oportunidad, pero más sorprendida de no encontrar palabras suficientes para describirlo. Lo que les pueda decir se queda corto con el sentimiento, con la sensación de la vuelta.

En alguna ocasión, hablaba con Lewis Hamilton sobre sus sensaciones al conducir su monoplaza sobre curvas rápidas, sobre rectas largas, me dijo que le gustaría tener la oportunidad de subirnos a su flecha plateada para poder expresar con actos lo que en palabras es indescriptible. 

Así me sentí el domingo, con ganas de invitar a todos a vivirlo, y eso que sólo acompañé a Checo para hacerle entrevistas. Si mi corazón latió tan rápido como un F1, supongo que el de él, iba tan veloz como un avión y que ha guardado en su memoria cada vuelta de estos tres años como un gran tesoro que la afición le ha regalado.

Simplemente, una fecha y momento inolvidable.

Sergio Pérez, Force India
Sergio Perez, Force India
Esteban Ocon, Sahara Force India
Nico Hulkenberg, Renault Sport F1 Team
Sergio Perez, Sahara Force India
Lance Stroll, Williams
Sergio Perez, Sahara Force India
Brendon Hartley, Scuderia Toro Rosso
Fernando Alonso, McLaren
Kevin Magnussen, Haas F1 Team
Fernando Alonso, McLaren
11

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Räikönen pone en duda el retiro de Felipe Massa
Artículo siguiente Pérez: "Nos mandarán la cuenta si dañamos los autos"

Top Comments

¿No hay comentarios. Por qué no escribes uno?

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol