¿Es Miami el lugar que la F1 necesita para conquistar Estados Unidos?

Estados Unidos tiene el récord como país que ha celebrado grandes premios en más sedes que ninguna otra nación, eso evidencía todo sobre las dificultades de la Fórmula 1 para afianzarse ahí.

¿Es Miami el lugar que la F1 necesita para conquistar Estados Unidos?

Algunos circuitos de la lista de 10, como Sebring, Watkins Glen y Long Beach, tuvieron bastante éxito en su época, pero dejaron de utilizarse a medida que el deporte se expandía y avanzaba.

Otros, como Las Vegas, Detroit, Dallas, Phoenix e Indianápolis, tuvieron sus momentos, pero finalmente no lograron el gran impacto que la Fórmula 1 esperaba se produjera en el país.

Con el Circuito de las Américas de Austin ya en el calendario, la F1 vuelve a intentar dar un paso más en el país norteamericano y tras un viaje de 10 años está lista para expandir su presencia a una segunda carrera con el Gran Premio de Miami a partir de 2022.

La decisión de celebrar la carrera ha sido anunciada por el director general de la Fórmula 1, Stefano Domenicali, como un momento importante para el campeonato en su intento de construir un futuro más brillante.

"Estamos orgullosos, y no lo digo yo, estamos orgullosos como F1 porque estamos mirando hacia adelante", dijo durante el anuncio de la nueva carrera en el fin de semana del GP de Emilia Romagna.

"Estamos poniendo los cimientos para un futuro increíble de la F1. Y este es un hito que todos queríamos".

"Anoche, cuando compartimos la información con todos los equipos, todo el mundo estaba realmente emocionado y decían 'Wow, este es el camino correcto, esto es realmente donde debemos estar'. Así que esta es la dirección que vamos a tomar para un gran futuro para la F1".

Pero a pesar del optimismo, algunos siguen dudando sobre si el actual proyecto de Miami tendrá realmente tanto impacto como el plan original de hace varios años para una carrera cerca del puerto de la ciudad.

En aquel entonces, la F1 iba a pasar por encima de uno de los principales puentes de Miami, y tendría un espectacular telón de fondo.

Ahora, al correr alrededor de un aparcamiento (aunque grande) fuera de un estadio, se teme que no ofrezca el mismo factor sorpresa.

 

El propio Domenicali hace caso omiso de esas preocupaciones y es categórico al afirmar que el plan del estadio de Miami no significa que la F1 se haya quedado corta en sus ambiciones de convertir a Miami en un gran evento.

"Es genial y no es algo que comprometa el evento", dijo. "Como siempre, cuando se busca una solución diferente, hay que tener en cuenta todos los elementos que hacen feliz a todo el mundo".

"Se habló mucho de un trazado diferente. Estoy seguro de que el trazado que verán alrededor del Miami Hard Rock Stadium y de Miami Gardens será fantástico. Hemos construido algo que será espectacular".

El promotor de la carrera, Tom Garfinkel, director general de los Miami Dolphins, cree que la nueva solución es en realidad una mejora respecto al plan original que pensaba correr en el centro de la ciudad.

Porque, si bien es cierto que hacer una pista alrededor de un aparcamiento puede despertar malos recuerdos de la Fórmula 1 en Las Vegas, él cree que en realidad es algo positivo: porque ha dado a los diseñadores de la pista una hoja de papel en blanco

"Creo que en ciertos aspectos será mucho mejor”, expresó.

"Cuando originalmente miramos el diseño en la ciudad, teníamos muchas limitaciones alrededor de la pista. La primera prioridad es crear un gran circuito de carreras para los pilotos, para los aficionados, con múltiples oportunidades de adelantamientos”.

"Cuando estudiamos el estacionamiento del Hard Rock, teníamos básicamente una hoja en blanco para trabajar con los diseñadores y con la F1. Evidentemente, la FIA ha creado un circuito que es dinámico en muchos aspectos”.

"Además, para poder ofrecer grandes experiencias que reflejen de forma única la diversidad de Miami y todo lo que hacemos, tenemos la infraestructura existente allí, y las cosas en su lugar. Creemos que estamos en una mejor posición para poder hacerlo".

Garfinkel cree que el entorno del estadio permitirá a los promotores de la carrera una mejor oportunidad de ofrecer a los aficionados la experiencia que desean, además de garantizar unas vistas espectaculares del circuito.

"Por ejemplo, si nos fijamos en lo que hicimos con el Open de Tenis de Miami, lo que vamos a poder hacer es transformar completamente [la zona] en un campo con jardines y todo tipo de oportunidades para zonas diferentes de entretenimiento, comida y bebida", explicó.

También lee:

 

"Queremos crear un entorno en el que la gente se quede boquiabierta cuando llegue allí. Y creo que, de nuevo, partiendo de una especie de hoja en blanco, hemos sido capaces de diseñar un circuito junto con la gente de la F1 y la FIA para crear muchas oportunidades de adelantamiento”.

"Habrá vistas desde el estadio que se encuentra en el centro del circuito. Podrías pasear por la cubierta superior del estadio y ver todas las curvas del circuito. Creo que es una oportunidad única”.

"Va a ser precioso y no veo ninguna limitación. De hecho, sólo veo oportunidades".

Sin embargo, el plan del Hard Rock para que la F1 y los aficionados al circuito cumplan con los requisitos es sólo una parte de la ecuación, ya que la clave para el deporte está en utilizar los grandes premios para garantizar que todo Estados Unidos quede finalmente cautivado por el campeonato.

El plan de la F1 para asegurarse de que los dos grandes premios del país, el de Miami y el de Austin, se mantengan separados en el calendario es intentar repartir los picos de interés, además de garantizar que cada evento pueda maximizar su promoción.

Y, aunque Austin ha dado a la F1 el hogar más permanente para Estados Unidos durante años, la F1 sigue buscando el siguiente paso: algo extra especial que atraiga el interés del público y de los medios de comunicación en general para ayudar a aumentar el alcance del deporte.

La audiencia de Estados Unidos sigue siendo relativamente pequeña: alrededor de un millón de espectadores en televisión de una población total de 328 millones.

Hay un enorme potencial sin explotar, pero si alguna vez hubo una oportunidad para capitalizar y hacer incursiones, es ahora.

Un factor que no se puede subestimar en este último impulso de la F1 en Estados Unidos es el hecho de que su perfil es muy diferente ahora al de hace cinco años.

Antonio Giovinazzi, Alfa Romeo Racing C38, leads Lance Stroll, Racing Point RP19, and Sergio Perez, Racing Point RP19

Antonio Giovinazzi, Alfa Romeo Racing C38, leads Lance Stroll, Racing Point RP19, and Sergio Perez, Racing Point RP19

Photo by: Mark Sutton / Motorsport Images

Donde antes, un siete veces campeón del mundo como Michael Schumacher podía ir felizmente de vacaciones allí sin ser reconocido, ahora el éxito de la serie de Netflix: Drive to Survive ha cambiado todo.

No sólo todos los pilotos son ahora celebridades, sino que otras grandes personalidades del paddock -como el director general de McLaren, Zak Brown- se han hecho muy conocidas.

El efecto Netflix fue citado por el gigante de la tecnología informática Oracle como una de las razones por las que las principales empresas estadounidenses han mostrado un mayor interés en el deporte este año para llegar como patrocinadores principales.

La oportunidad para la F1 en Estados Unidos nunca ha sido mayor que ahora. Pero una cosa es hablar de abrirse paso en el mercado, y otra muy distinta es ir allí y conquistar el país.

El acuerdo de Miami está hecho, pero el trabajo duro apenas va a comenzar.

compartidos
comentarios
Cómo Aston Martin lucha contra su desventaja por el rake

Artículo previo

Cómo Aston Martin lucha contra su desventaja por el rake

Artículo siguiente

Vettel quiere acabar con su mala racha en clasificación en Portugal

Vettel quiere acabar con su mala racha en clasificación en Portugal
Mostrar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Autor Jonathan Noble