Fórmula 1
10 oct.
-
13 oct.
Evento finalizado
24 oct.
-
27 oct.
Evento finalizado
01 nov.
-
03 nov.
Evento finalizado
14 nov.
-
17 nov.
Evento finalizado
28 nov.
-
01 dic.
Evento finalizado

¿Cuánto ralentizó Mercedes a Bottas para que no pasara a Hamilton?

compartidos
comentarios
¿Cuánto ralentizó Mercedes a Bottas para que no pasara a Hamilton?
Por:
, Redactor
23 sept. 2019 16:14

Aunque mucho se ha hablado de la estrategia de Ferrari que permitió a Vettel hacer un undercut a Leclerc en Singapur, la de Mercedes fue más exagerada.

Vettel y Verstappen, tercero y cuarto hasta ese momento, decidieron entrar en la vuelta 19 de la carrera de Singapur. El líder Leclerc se protegió parando una vuelta después, pero se vio sorprendido por un excelente 'outlap' (vuelta de regreso al circuito) de su compañero, que le adelantó.

La primera plaza quedó en manos de un Hamilton que decidió mantenerse en pista al haberse visto sorprendido por la parada de sus rivales, y finalmente el británico quedó cuarto después de su pitstop. La pérdida de dos posiciones con Vettel y Verstappen que bajó a Lewis del podio pudo ser incluso mayor.

Y es que Mercedes, después de la parada de Bottas, pidió al finlandés bajar el ritmo para que Hamilton saliera delante de él y de Albon tras cambiar neumáticos. ¿Cuánto ralentizó el finlandés? En su primera vuelta completa con gomas nuevas (V24), rodó en 1:45.290 (más rápido incluso que Vettel, que lo hizo en 1:45.453) y, aunque es evidente que no podría haberlo repetido, la caída de sus tiempos fue mayor de lo esperado.

Vettel, con aire limpio, perdió un segundo y medio en el siguiente giro, cantidad a la que podría haberse acercado Bottas. Pero el finlandés hizo un 1:48.519 en la vuelta 25 que era 3.2 segundos más lento que su vuelta anterior, una bajada demasiado grande, el doble de lo que podría haber sido sin órdenes de equipo.

Un descenso que fue evidente poco más tarde: mientras el resto de pilotos fue rodando cada vez más lento por la obvia degradación de neumáticos y gestión del tráfico, los tiempos de Bottas bajaron tres décimas en las dos vueltas después de la parada de Hamilton, cuando ya no había peligro de undercut.

"No fue una gran decisión la que tomamos en ese momento, pero es que el undercut fue más poderoso de lo que todos esperaban", comentó el director Toto Wolff sobre la petición a Bottas. “No creo que Ferrari quisiera cambiar a sus pilotos, dejando a Sebastian parar primero. Nosotros arriesgamos la posición de Lewis al dejarle fuera para buscar la victoria. Por eso detuvimos a Valtteri, para mantener a Albon detrás, porque Lewis habría salido también tras Albon".

"Así que, en general, el resultado del equipo habría sido peor si Valtteri no hubiera aceptado, se lo tenemos que reconocer".

Bottas acató la táctica de su equipo, que siguió un código interno: “Siempre antes de la parada en boxes, el que está en mejor posición, tiene prioridad. Él eligió quedarse fuera. Y si hubiera mantenido el ritmo, Albon también le habría pasado".

También lee:

El #77 lo asume, pero espera que si se da una situación similar pero al revés, Hamilton y Mercedes se acuerden: "Veo completamente el sentido que tiene. Confío en que él hará lo mismo si es al revés, me aseguraré de que así sea".

Valtteri dijo que no es la situación ideal, pero que así funcionan las cosas en Mercedes: "Desde fuera se ve bastante mal, y por mi parte no tiene ningún sentido ir contra tu instinto al frenarte y no adelantar a tu compañero"

"Pero es un tipo de regla que lleva ahí al menos desde que yo llegué, y es en ambos sentidos, no solo para Lewis", concluyó.

Una orden de equipo que llegó solo un día después de que, según palabras de Bottas, Hamilton se saltara el plan y le perjudicara en clasificación.

Aun así, el ambiente entre ellos siempre ha sido bueno, nada que ver con estas 12 relaciones dañinas entre compañeros en la historia de la F1. Mira...

Galería
Lista

12: Esteban Ocon y Sergio Pérez (Force India)

12: Esteban Ocon y Sergio Pérez (Force India)
1/12

Foto de: Manuel Goria / Motorsport Images

Al igual que una pelea entre hermanos en una reunión familiar, esta pareja no pudo mantenerse separada. Finalmente, tuvieron que prohibirles competir entre sí después del Gran Premio de Singapur de 2018, donde Pérez cerró a Ocon con bastante eficacia en la primera vuelta después de que se hubiera atrevido a intentar pasarle por fuera. Ya habían tenido incidentes anteriores, por supuesto: Ocon incluso afirmó que recibió amenazas de muerte a través de las redes sociales después de que chocaran en los grandes premios de Azerbaiyán y Bélgica de 2017. Veamos cómo se lleva Pérez en 2019 con el hijo del dueño multimillonario del equipo. ¡Que alguien pase las palomitas!

11: Niki Lauda y Carlos Reutemann (Ferrari)

11: Niki Lauda y Carlos Reutemann (Ferrari)
2/12

Foto de: LAT Photographic

Después de su accidente casi mortal en el circuito de Nurburgring en 1976, Lauda se enfureció cuando Ferrari organizó una presentación anticipada para el piloto de Brabham Reutemann, quien reemplazaría al ocasionalmente rápido Clay Regazzoni en 1977. Lauda salió de su cama del hospital, obligando a Ferrari a alinear tres coches en Monza, y superó rápidamente a sus compañeros de equipo. Cuando le preguntaron al año siguiente si consideraba a Reutemann como un compañero de equipo o como un rival, Lauda respondió: "Ninguna de las dos". Reutemann ganó la segunda ronda de 1977, pero Lauda se hizo con el campeonato, mientras su compañero de equipo cayó al cuarto puesto.

10: Nigel Mansell y Alain Prost (Ferrari)

10: Nigel Mansell y Alain Prost (Ferrari)
3/12

Foto de: Sutton Motorsport Images

Hay dos razones para pensar en esto: o Prost era un maestro en doblegar a un equipo bajo su voluntad en detrimento de su compañero de equipo, o era un genio absoluto en los juegos mentales que la paranoia de Mansell no podía manejar. Cuando Prost se unió a Ferrari para la temporada 1990, después de su turbulenta relación con Senna en McLaren, Mansell ya estaba instalado y se creía un piloto "número uno". A mediados de la temporada, Mansell colgó los guantes, literalmente, y anunció que se retiraría del deporte, enfurecido porque sentía que Prost (que se había molestado en aprender italiano, a diferencia de Mansell) había puesto en su contra al equipo hasta el punto de ganar trato preferencial y equipamiento.

9: Ayrton Senna y Elio de Angelis (Lotus)

9: Ayrton Senna y Elio de Angelis (Lotus)
4/12

Foto de: Sutton Motorsport Images

Como una ventana al futuro, Senna jugó sus primeras trucos políticos en 1985 al acosar a la directiva del equipo Lotus para que centrara sus esfuerzo en él en lugar de en el carismático De Angelis. Senna logró persuadir al equipo para que cambiara al renombrado ingeniero Nigel Stepney y a un par de mecánicos que él quería para su coche, y De Angelis pronto se sintió infravalorado en el que había sido su "hogar". Los pilotos casi llegaron a las manos en Kyalami, la penúltima carrera de la temporada, ya que Elio, a pesar de su encanto, también se calentaba. Siguiendo la decisión del italiano de irse a Brabham (una asociación que terminaría en circunstancias trágicas), Senna pidió un compañero de equipo subordinado y, por lo tanto, vetó la elección del equipo de Derek Warwick. Asegurando que si lo fichaban, él también se iría a Brabham. ¡Imaginad el deleite de Angelis si eso hubiera sucedido!

8: Lewis Hamilton y Fernando Alonso (McLaren)

8: Lewis Hamilton y Fernando Alonso (McLaren)
5/12

Foto de: XPB Images

Alonso, bicampeón del mundo, llegó a McLaren esperando una travesía fácil, ya que su compañero de equipo, campeón de GP2, tardaría un tiempo en aprender los trucos, ¿no? ¡No! Hamilton fue una espina en su costado desde la primera curva en Melbourne, y después de presionar a Alonso mucho más de lo que este hubiera preferido en Mónaco y aguantarle en una batalla directa por la victoria en Indianápolis, las cartas se pusieron sobre la mesa en Hungría. Allí, Alonso intentó sabotear el intento de clasificación de Hamilton (esto posteriormente sería contraproducente, ya que la FIA le impuso una penalización en parrilla). Su lucha interna terminó con ellos empatados en puntos, lo que permitió a Kimi Raikkonen (Ferrari) robarles el título por un punto.

7: Alan Jones y Carlos Reutemann (Williams)

7: Alan Jones y Carlos Reutemann (Williams)
6/12

Foto de: LAT Photographic

No por primera vez en su carrera, Clay Regazzoni se vio sustituido en un equipo ganador por Reutemann. Y no por primera vez, Reutemann no encontró ninguna alfombra de bienvenida que le proporcionara su compañero de equipo. A Jones no le gustó la idea de repartirse los puntos con un compañero superrápido, a pesar de que Carlos había aceptado desempeñar un papel secundario. Entonces, Jones, consciente de lo fuerte que era su Williams FW07B en 1980, llegó a resentirse por el hecho de que su compañero de equipo hubiera entrado en un "modo 90%" y no estuviera quitándole más puntos a su rival por el título, Nelson Piquet, de Brabham. Finalmente, la tensión explotó después de la segunda ronda de 1981, en Brasil, cuando Reutemann desobedeció las órdenes del equipo, ignoró el recordatorio en el muro de boxes de Williams y superó a Jones por la victoria.

6: Mark Webber y Sebastian Vettel (Red Bull)

6: Mark Webber y Sebastian Vettel (Red Bull)
7/12

Foto de: LAT Images

Después de su choque en el Gran Premio de Turquía de 2010, esta fue siempre una relación tensa. Luego vino la debacle de Malasia 2013: el incrédulo Webber diciendo "Multi 21, Seb ... Sí, Multi 21" en la sala del podio es quizás una de los enfrentamientos más firmes que hemos visto entre compañeros de equipo. Vettel no tenía dónde esconderse cuando se lo dijeron a la cara. El líder de la carrera, Webber, bajó el modo de su motor después de la última parada en boxes, pero a pesar de que se les dijo de manera codificada "Mapa 2-1" (el número de Webber antes del de Vettel), Seb ignoró esta orden, y pasó a su compañero, para ganar la carrera. Desde que se retiró de la F1, Webber acusó a Vettel en su autobiografía de arrogancia, diciendo que también era propenso a los "derrumbes" y que a menudo culparía al equipo si le ganaban.

5: Lewis Hamilton y Nico Rosberg (Mercedes)

5: Lewis Hamilton y Nico Rosberg (Mercedes)
8/12

Foto de: Steve Etherington / Motorsport Images

Hamilton y Rosberg fueron buenos compañeros de equipo en sus años de karting. A pesar de sus diferentes orígenes, también se juntaban lejos de la pista, jugando a fútbol, ​​juegos de ordenador y tenis de mesa. Pero años más tarde se convirtieron en compañeros de equipo de Mercedes en la F1, y todo se volvió amargo... Desde que Rosberg se salió en Mónaco durante la clasificación de 2014, provocó una bandera amarilla y, por lo tanto, le negó a Hamilton la oportunidad de quitarle la pole, la relación empeoró hasta el punto de que se tocaron en el GP de Bélgica en Spa ese año. Aunque ese incidente benefició a Rosberg en ese momento, Hamilton volvió más fuerte. A medida que pasaba el tiempo, parecían molestarse cada vez más entre sí. Rosberg lanzó una gorra a la cabeza de Hamilton cuando Lewis ganó su tercer título en Austin. El clímax fue su primera vuelta y su doble abandono en España en 2016, pero en Austria unas carreras más tarde, Rosberg intentó sacar a Hamilton de pista y rompió su propio alerón delantero. Apenas hablaban en el momento en el que Rosberg finalmente venció a Hamilton por el título en 2016, en la final de Abu Dhabi, donde el líder Hamilton desafió las órdenes del equipo y taponó a su compañero de equipo ante los que llegaban por detrás, en vano. Incluso después de la retirada de Rosberg, todavía no hemos visto mucha evidencia de que hayan salido y hayan vuelto a jugar a juegos de ordenador juntos otra vez...

4: Rene Arnoux y Alain Prost (Renault)

4: Rene Arnoux y Alain Prost (Renault)
9/12

Foto de: LAT Images

Hasta 1979 y 1980, Arnoux había demostrado el gran rendimiento que había ofrecido en fórmulas inferiores, logrando sus dos primeras victorias, sumando un puñado de poles y jugando al inconformista ardiente junto al experto Jean-Pierre Jabouille en Renault. Cuando J-PJ se rompió las piernas en un accidente, Renault contrató al joven Prost para 1981, y el estudiante de segundo año de la F1 ensombreció a Arnoux en términos de victorias, ritmo y consistencia. Como franceses en lo que efectivamente era la segunda selección nacional francesa (junto con Ligier), comenzó a hervir una rivalidad. Luego, en 1982, Arnoux recuperó su rendimiento, pero siguió teniendo mala suerte, por lo que las esperanzas por el título del equipo volvieron a estar completamente en Prost. Pero en Paul Ricard, Arnoux ignoró un acuerdo previo a la carrera para permitir que Prost le adelantara y le dejó sin victoria. No le importó, ya que se iría a Ferrari para 1983.

3: Nigel Mansell y Nelson Piquet (Williams)

3: Nigel Mansell y Nelson Piquet (Williams)
10/12

Foto de: LAT Images

Piquet se unió a Williams en 1986 como campeón del mundo, justo cuando Mansell estaba encontrando su forma en F1 y entró entre los mejores. Aprendieron rápidamente a odiarse y el garaje de Williams se dividió en dos, cada uno guardando celosamente cualquier desarrollo de su compañero de equipo. Con Frank Williams en el hospital e incapaz de manejar la situación, sus pilotos perdieron suficientes puntos entre sí para permitir que Alain Prost les robara el título en un dramático final en Adelaida. Piquet sonrió por última vez al ganar el título en 1987, a pesar de un terrible accidente en Tamburello, en Imola, debido a que Mansell tendría su propio gran accidente en Suzuka, que le dejó fuera de las últimas dos carreras. Justo cuando pensaba que había terminado (cuando Piquet se unió a Lotus), surgió una entrevista en Playboy en la que el nuevo campeón apuntó: "La diferencia entre él y yo es que gané tres campeonatos mundiales y el perdió dos", antes de menospreciar la inteligencia, la capacidad técnica e incluso a la esposa de Mansell.

2: Alain Prost y Ayrton Senna (McLaren)

2: Alain Prost y Ayrton Senna (McLaren)
11/12

Foto de: LAT Images

Coloca dos gigantes del deporte en los coches más dominantes de su tiempo y ¿qué podría salir mal? ¡Mucho! Las chispas empezaron a saltar en 1988 cuando Senna empujó a Prost hacia el muro de boxes al comienzo de la segunda vuelta en el Gran Premio de Portugal, y hubo algunas palabras amargas en la prensa. Pero eso fue poco en comparación con la temporada de 1989. Para Imola, los pilotos de McLaren acordaron no luchar en la crucial curva de Tosa en la primera vuelta, y se concentrarían en alejarse de sus rivales. Senna tuvo un mejor arranque, pero la carrera se detuvo por el gran accidente de Gerhard Berger. En el reinicio, Prost tuvo una mejor salida y no se defendió en Tosa, momento en el que Senna optó por ignorar el acuerdo previo a la carrera y le pasó. Luego reescribió las palabras del acuerdo para adaptarlas a su movimiento. La furia de Prost se extendió hasta el enfrentamiento decisivo por el título en Suzuka, cuando deliberadamente golpeó a Senna en la chicane para asegurarse su tercer título mundial. Posteriormente, Senna señalaría a la FIA, por lo que consideraba una "manipulación" del campeonato, y su animosidad incluso aumentó después de que Prost se uniera a Ferrari. Solo después de que Prost se retirara, Senna de repente daría un giro en de 180º sobre sus sentimientos hacia él.

1: Gilles Villeneuve y Didier Pironi (Ferrari)

1: Gilles Villeneuve y Didier Pironi (Ferrari)
12/12

Foto de: LAT Images

El prometedor Pironi llegó a Ferrari en 1981 para reemplazar al jubilado Jody Scheckter y se unió al deslumbrante Villeneuve en lo que debería haber sido uno de los emparejamientos de F1 más fuertes de los años 80. A pesar de que encontró a Gilles como un colega acogedor y amante de la diversión, inicialmente Pironi tuvo problemas en su nuevo entorno, especialmente con el turbo del Ferrari 126CK. A Didier le asombró verse doblado por su compañero de equipo en Mónaco. Donde Pironi realmente iba al límite era en su inteligencia; era un personaje calculador y se enfadaba con los altos cargos de Ferrari. Eso resultó crucial después del Gran Premio de San Marino de 1982, que Pironi ganó al pasar a Villeneuve en la última vuelta, a pesar de que a ambos pilotos se les mostró un cartel de boxes que decía "lento", y las órdenes establecidas de Ferrari para el equipo eran que quien estuviera delante cuando el equipo tuviera a tiro un doblete, debía ser el ganador. Villeneuve, que superaba a Pironi en 1,5 segundos, estaba por delante cuando los Renault, un poco más rápidos, abandonaron, y asumió que Pironi no atacaría. Se demostró que estaba equivocado por lo que pasó después. La paranoia de Pironi no solo se duplicó (él tenía su propia versión de lo que significaba la señal "lento"), sino que también trató de poner a su propio equipo en su contra. El director, Marco Piccinnini, dijo después que Didier no había hecho nada malo. Gilles llevaría esta ira hasta la tumba. Habiendo jurado no volver a hablar nunca con Pironi, Villeneuve acababa de ver a su compañero de equipo superándolo por 0,1 segundos en la clasificación en Zolder cuando partió en su segundo intento. Luego, un malentendido con un doblado en una vuelta de desaceleración, una decisión fatídica de una fracción de segundo y, de repente, el piloto más rápido del mundo desapareció. Es el último relato trágico de hostilidad de un compañero de equipo que llevó, aunque indirectamente, a la desaparición prematura de uno de ellos.

Artículo siguiente
Encuesta Vettel-Leclerc Singapur

Artículo previo

Encuesta Vettel-Leclerc Singapur

Artículo siguiente

GALERÍA: las mejores imágenes del GP de Singapur

GALERÍA: las mejores imágenes del GP de Singapur
Mostrar comentarios