El instrumento de Pirelli para medir la rugosidad de las pistas de F1

Desde Silverstone, el único proveedor de neumáticos de la F1 dispone de un nuevo instrumento para medir el agarre de los diferentes asfaltos que componen las pistas del calendario de la máxima categoría y cada jueves, el ingeniero Martin Wahl da una vuelta a la pista con el rugosímetro y revela los datos necesarios para definir el nivel de agarre de una pista en comparación con otra.

El instrumento de Pirelli para medir la rugosidad de las pistas de F1

Martin Wahl es uno de los ingenieros de Pirelli que, el jueves por la mañana de cada Gran Premio, es invitado a dar una vuelta a la pista con un artefacto llamado “el doggy”, apodo que recibe el curioso triciclo, que ha pasado desapercibido desde el GP de Gran Bretaña en Silverstone.

El rugosímetro es el nuevo instrumento que Pirelli ha utilizado recientemente para medir la rugosidad del asfalto en las pistas que componen el calendario de la Fórmula 1. Martin Wahl, entre otras tareas que tiene en un fin de semana de carrera, se encarga de dar una vuelta a cada circuito con este aditamento siguiendo las trayectorias que utilizarán los monoplazas durante la competencia.

El neumático delantero se ha instrumentado para poder recoger datos referentes al agarre de la superficie de la pista de forma repetitiva.

La rugosidad es la propiedad de la superficie de un cuerpo formada por microimperfecciones geométricas que generalmente adoptan la forma de surcos o arañazos, que varían en forma, profundidad y dirección.

Por lo tanto, " el doggy " tiene la tarea de analizar la textura macro y micro del asfalto. Las investigaciones han demostrado que, a altas velocidades, el agarre se reduce menos en el caso de una superficie con mayor macrotextura; mientras que, a bajas velocidades, el agarre aumenta con una superficie con mayor microtextura.

También lee:

Martin Wahl utiliza el comprobador de rugosidad para medir la formación del asfalto: a nivel macro, mide las distancias entre una piedrita y otra y la profundidad de los surcos que componen la matriz asfáltica, mientras que a nivel micro analiza las piedritas individuales.

Los datos recogidos en la doble medición permiten conocer cuál es el coeficiente de fricción de la pista, lo que hace posible comparar la información de un circuito con la de otro y permite construir una base de datos que puede ser muy útil en la fase de simulación, por ejemplo, a la hora de elegir un neumático para una pista en la que nunca ha corrido la F1, como ocurrió en Losail y como ocurrirá en Yeda.

El ingeniero de Pirelli con el doggy.

El ingeniero de Pirelli con el doggy.

Photo by: Steven Tee / Motorsport Images

compartidos
comentarios
Barcelona renueva acuerdos con la F1 y el MotoGP hasta 2026
Artículo previo

Barcelona renueva acuerdos con la F1 y el MotoGP hasta 2026

Artículo siguiente

Red Bull: Mercedes ya no goza de una ventaja "anormal" de velocidad

Red Bull: Mercedes ya no goza de una ventaja "anormal" de velocidad
Mostrar comentarios