Análisis

Explicación: Cómo la F1 llegó a una decisión sin precedentes

Aunque las cancelaciones de carreras de Fórmula 1 se convirtieron en algo recurrente durante la pandemia del coronavirus, es excepcionalmente raro que los eventos se suspendan a causa del mal tiempo como ocurrió hoy con el GP de Emilia Romagna en Imola.

Bandera del circuito de Imola

Claro que ha habido carreras afectadas por la lluvia, como la de Spa en 2021, y días perdidos por eventos extremos como el tifón que azotó el día de la clasificación de Suzuka en 2019, pero la suspensión de todo un Gran Premio pocos días antes de su inicio es algo sin precedentes.

Pero al igual que ocurrió con la última cancelación que no estuvo relacionada al COVID, la del inicio de la temporada 2011 en Baréin por la situación política del país, hay ocasiones en las que lo que ocurre fuera de un circuito hace imposible que nada tenga lugar en pista.

Alerta roja

Desde el momento en que la región de Emilia Romagna fue puesta bajo alerta roja el lunes por la noche, era muy probable que hubiera algún trastorno en el evento de Imola.

Sin embargo, las previsiones a largo plazo anunciaban una mejora a medida que se acercaba el fin de semana de la carrera, por lo que se confiaba en que, una vez pasadas las peores 24 horas, la situación mejoraría lo suficiente para que la F1 pudiera seguir adelante.

Sin embargo, a lo largo del martes, la situación cambió radicalmente, ya que la cantidad de lluvia caída en la región superó con creces incluso los peores escenarios que se habían pronosticado.

Mientras que se había hablado de 100 mm de lluvia en las zonas más afectadas a lo largo de ese día, y de 150 mm de media a finales del miércoles, las cosas fueron considerablemente peor que eso.

A mediodía del miércoles, las precipitaciones en las montañas al sur de Imola, que alimentan los ríos de la zona, alcanzaron los 250 mm en las 36 horas anteriores.

Alarma en los ríos

Este exceso de lluvia hizo que los ríos crecieran de forma espectacular a lo largo del martes. En el circuito, situado justo al lado del río Santerno, la alarma se disparó muy pronto por la rapidez con la que crecía.

Con un metro de altura a las 6 de la mañana del martes, alcanzó el primer nivel de alerta de dos metros poco después de las 11 de la mañana, y no mostraba signos de desaceleración.

A medida que se acercaba al segundo nivel de alerta de inundación de 2,5 metros a las 12 de la noche, se tomó la decisión de evacuar el circuito como medida de precaución en caso de que el río desbordara las orillas e inundara toda la pista.

El siguiente gráfico de los niveles del río muestra lo rápido que creció, y cómo el pico fue mucho mayor que las inundaciones que afectaron a la región recientemente.

Hydrometric level river graphic

Gráfico del nivel hidrométrico del río

Foto: Sin acreditar

Incluso sin el impacto del río, algunas zonas del circuito ya estaban bajo el agua el martes por la tarde, con imágenes del área de televisión de la F1 inundado circulando por las redes sociales.

A medida que el personal de la F1 se retiraba a sus hoteles, la situación empeoraba en lugar de mejorar, mientras se perfilaba un panorama desolador de la devastación que afectaba a la zona. Ciudades y pueblos quedaron bajo el agua al desbordarse los ríos y afectar a decenas de miles de personas.

El Santerno alcanzó un máximo de 3,8 metros a las 7 de la tarde, lo que provocó inundaciones generalizadas en la región, mientras las autoridades advertían de al menos medio día más de lluvias.

La decisión

Aunque la mañana del miércoles trajo consigo un respiro, ya que la lluvia amainó ligeramente y el nivel del Santerno empezó a bajar, las noticias que llegaban del resto de la región eran terribles: casas y negocios inundados, puentes derrumbados y una devastación generalizada.

Estaba claro que no se iba a llegar a una solución de compromiso para mantener la carrera a toda costa, sino que se iba a suspender todo.

Las cosas en la pista tampoco parecían ideales, ya que el río Santerno había pasado por encima del paddock de la F2, ubicado junto al de la F1, dejándolo bajo el agua.

Aunque en teoría había posibilidades de reducir el evento de F1 a dos días, o incluso de celebrarlo a puertas cerradas, la terrible situación en torno al circuito dificultaba incluso la entrada y salida del personal de la F1.

La realidad de los coches de alquiler bajo el agua, los hoteles locales inundados, las carreteras cerradas, los puentes derrumbados, el riesgo de corrimientos de tierra y las zonas del circuito de Imola invadidas por el agua sucia del Santerno hacían que hubiera pocas razones para pensar que el evento pudiera seguir adelante desde un punto de vista práctico.

No sólo era imposible prever la entrada y salida de cientos de miles de espectadores cada día, sino que incluso la gestión de un par de miles del personal esencial de la F1 habría planteado importantes retos, y no habría estado exenta de riesgos.

Que miles de vehículos adicionales atascaran las carreteras locales en un momento de extremo peligro era algo ilógico.

Pero, quizás más importantes que las cuestiones puramente prácticas, eran las cuestiones de moralidad.

En un momento en el que estaba claro que se estaba produciendo una emergencia extrema cerca del circuito, no habría sido una buena imagen que la F1 siguiera adelante con un evento deportivo que requería recursos de los servicios de emergencia locales que realmente estaban mejor situados en otro lugar.

Al final, no hubo discrepancia entre la F1, la FIA y las autoridades locales en cuanto a que no había forma de que las cosas siguieran adelante, y que lo correcto en todos los frentes era suspenderlo.

Regreso en 2024

Aunque el momento no fue el ideal, ya que muchos miembros de los equipos ya habían llegado a Italia o estaban de camino cuando se hizo el anuncio final, la F1 estuvo más acertada de lo que estuvo en Australia 2020, cuando se canceló el evento el viernes por la mañana.

La cancelación de Imola significa al menos que los servicios de emergencia pueden dedicar sus recursos donde son más necesarios, que es en ayudar a los afectados por las inundaciones.

The 2020 Australian Grand Prix was called off at the 11th hour due to the COVID-19 pandemic

El Gran Premio de Australia 2020 se canceló a última hora debido a la pandemia de COVID-19

Foto de: Dirk Klynsmith / Motorsport Images

El hecho de que la cancelación se haya producido con el acuerdo de todas las partes significa que la situación también está clara para el promotor, que no se enfrenta a la ruina financiera al tener que reembolsar a los espectadores y pagar la cuota de organización de la carrera de F1. La invocación de la fuerza mayor significa que no se paga el canon.

Si bien la naturaleza comprimida del resto del calendario de 2023 significa que el regreso a Imola este año es muy poco probable, no hay duda de que se hará todo lo posible para garantizar que su carrera en 2024 sea un éxito total, si la madre naturaleza lo permite.


¡Si quieres mantenerte informado al instante sobre las últimas noticias de la Fórmula 1, entra en nuestro canal de Telegram y recibirás todas las novedades de la categoría!

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo ¿Es posible que la F1 regrese a Imola esta misma temporada?
Artículo siguiente Imola apunta a recuperar en 2026 el GP de F1 perdido en 2023

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol