Hamilton y el 44

Nira Juanco se estrena en Motorsport.com con una columna sobre la relación entre el fin de semana del vigente campeón del mundo en China y uno de los distintivos de ese país.

China es un país donde la superstición forma parte de la vida diaria, y si hay un deporte lleno de supersticiosos, ése es la Fórmula 1. Mezcla explosiva. Hay pilotos, como Alonso, que evita a toda costa el 13. Vettel lleva una moneda con un "Glück Schwein" (cerdo de la suerte) en sus botas. Otros, como Massa, si realiza una buena crono, utiliza los mismos calzoncillos para la carrera. Y Raikkonen usa siempre los mismos calcetines para los domingos. Pero tranquilos, los lava...

"Los chinos evitan el número cuatro"

Para los chinos, lo realmente importante, lo que puede determinar que tengas suerte o no, son los números. Hay toda una ciencia alrededor de ellos. Y la cifra que intentan evitar a toda costa es el cuatro, sencillamente porque se pronuncia como la palabra muerte: 'shi'. Los edificios en su mayoría no tienen planta cuarta, ni catorce, ni veinticuatro...; eligen números de teléfonos que no incluyan este dígito y lo mismo con la matrícula de los coches porque es sinónimo de accidentes.

¿Y quién luce el número cuatro por duplicado en su monoplaza? Nada más y nada menos que el vigente campeón del mundo. Coincidencia o no, el fin de semana en el país de la superstición no le pudo ir peor a Lewis Hamilton. Empezó con una penalización de cinco posiciones por cambiar caja de cambios. Durante los libres del viernes y del sábado se vio siempre superado por su compañero de equipo. En clasificación no pudo ni marcar un tiempo en la Q1 debido a un problema con el MGU-H. Primera vez desde Hungría 2014 que caía a las primeras de cambio.

Y llegamos al domingo. Obligado a salir último, fue incapaz de evitar los problemas propios de una salida desde el fondo de la parrilla. Su alerón delantero se rompió tras un toque con Felipe Nasr y terminó debajo del fondo plano ocasionando daños que hicieron que el británico sintiera que "el coche estaba loco". Se le veía incómodo y obligado a remontar una y otra vez desde la cola en cada una de sus cinco paradas.

"En los compases finales de carrera no parecía Lewis Hamilton"

En los compases finales de carrera, no parecía Lewis Hamilton, el tricampeón del mundo que conduce un Mercedes. Ricciardo le arrancó las pegatinas, Massa resistió a sus continuos ataques y si la prueba hubiese tenido una vuelta más, Verstappen, que venía con mucho más ritmo, le hubiese dado caza.

Supersticiones al margen, la realidad es que Hamilton terminó séptimo, su peor resultado desde Brasil 2013 (sólo teniendo en cuenta carreras terminadas). Al vigente campeón no termina de sonreírle la suerte. Desde el 25 de octubre de 2015 no gana y está a 36 puntos de su compañero de equipo (que es más de una carrera de margen). Cierto que queda mucho mundial por delante, pero quizás debería encomendarse a algún ritual a partir del Gran Premio de Rusia a ver si su suerte cambia. Quién sabe...supersticiones...

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de China
Pista Shanghai International Circuit
Pilotos Lewis Hamilton
Tipo de artículo Artículo especial

Zona roja: lo que ahora está en tendencia