Noticias

La inundación en Imola casi pone en riesgo también el GP de Mónaco

La crecida del río Santerno llegó hasta el lugar donde se encontraba todo el equipamiento que utiliza la Fórmula 1 para realizar las transmisiones de TV.

Inundación en el paddock de F1

La Fórmula 1 dejó Imola sin la celebración del GP de Emilia Romagna y el Gran Circo ya está trabajando para instalarse en Mónaco, escenario de la siguiente ronda de la temporada 2023 el próximo fin de semana.

La inundación que azotó la región italiana está dejando, por desgracia, profundas huellas en términos de vidas perdidas, familias desplazadas y daños difíciles de evaluar a corto plazo, pero se habla de unos cuantos miles de millones de euros.

El paddock, donde se instalaron las zonas de hospitalidad de los equipos, y los boxes donde se habrían alojado los monoplazas no se vieron afectados por el agua, aunque con la crecida del vecino río Santerno las estructuras situadas en el llamado 'paddock 2' si se vieron con agua a su alrededor.

Hemos visto las imágenes de los camiones de Pirelli, único proveedor de neumáticos de la F1, rodeados de agua, la cual ya ha sido completamente drenadoa por el personal del Autódromo Enzo y Dino Ferrari, cuya labor ha sido digna de elogio no sólo por montar la estructura lista para organizar el GP, sino también por intervenir para superar cualquier problema incluso con mal tiempo.

Más de la Fórmula 1:

Quien pudo recuperar el aliento cuando el agua bajó fue Roberto Dalla, Director General a cargo del Centro de Medios y Tecnología de la F1, quien pasó unas horas de aprensión porque la zona del 'TV Compound', como se conoce el sector que reúne todo lo necesario para llevar adelante las transmisiones de la F1, estaba rodeada de agua.

"Nos fue bien", explicó Dalla, "porque nuestra estructura estaba montada sobre una plataforma de 700 mm de altura y el agua, afortunadamente, no superó los 400 mm. Estar elevados nos permitió evitar cualquier daño en los equipos necesarios para la retransmisión, por lo que serán trasladados a Montecarlo".

"De lo contrario, no habríamos tenido Imola, pero quizás ni siquiera el GP de Mónaco, porque es cierto que gestionamos gran parte de la transmisión desde Biggin Hill, la instalación permanente con sede en el Reino Unido, y tenemos muchos equipos de reserva, pero los daños que habríamos sufrido habrían sido importantes. En la catástrofe general de Emilia Romagna, salimos bien parados".

El agua sólo había invadido las cabinas de los comentaristas de televisión, que aún no habían sido equipadas con monitores y todo lo necesario, por lo que no se produjeron daños.


¡Si quieres mantenerte informado al instante sobre las últimas noticias de la Fórmula 1, entra en nuestro canal de Telegram y recibirás todas las novedades de la categoría!

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Técnica: Así se construyó paso a paso el Mercedes W14B
Artículo siguiente Steiner: Los circuitos clásicos de F1 deben tomar el estilo de Miami

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol