Fórmula 1
R
GP de Estiria
09 jul.
-
12 jul.
Próximo evento en
R
GP 70º Aniversario
06 ago.
-
09 ago.
Próximo evento en
R
GP de Singapur
17 sept.
-
20 sept.
24 sept.
-
27 sept.
08 oct.
-
11 oct.
R
GP de Estados Unidos
22 oct.
-
25 oct.
R
GP de México
29 oct.
-
01 nov.
12 nov.
-
15 nov.
R
GP de Abu Dhabi
26 nov.
-
29 nov.

La historia interna del trágico final de Gilles Villeneuve

compartidos
comentarios
La historia interna del trágico final de Gilles Villeneuve
Por:
8 may. 2020 15:53

Han pasado 38 años desde que Gilles Villeneuve perdió la vida en Zolder. Aquí te contamos la historia de aquel trágico fin de semana y los eventos que llevaron a él.

Sábado 8 de mayo de 1982. Sólo quedaban unos minutos de la última sesión de clasificación para el GP de Bélgica del día siguiente, y para aquellos pilotos que esperaban mejorar sus posiciones en la parrilla, era ahora o nunca.

Gilles Villeneuve nunca, nunca renunció a tales esperanzas. A pesar del hecho de que su segundo y último juego de neumáticos clasificación había dado varias vueltas, y por lo tanto ya habían pasado su mejor momento, seguía presionando. Y esta vez, tenía un incentivo extra.

Durante los últimos 13 días, su mente había estado llena de furiosos pensamientos. En el GP de San Marino dos semanas antes, se había peleado con su compañero de equipo en Ferrari, Didier Pironi, que había ignorado las órdenes y robado lo que debería haber sido una victoria fácil para Gilles. Sus amigos nunca habían visto al canadiense, normalmente relajado, en un estado tan preocupado y agitado.

Aquí en Zolder, circuito situado en un bosque de pinos en la parte flamenca de Bélgica, sólo una cosa importaba: quería ir más rápido que Pironi. Pero mientras los minutos pasaban, el tiempo de su rival permanecía fuera de alcance.

Consciente de que sus neumáticos estaban gastados, y una vuelta más rápida era por lo tanto poco probable, el equipo Ferrari le señaló desde los boxes a Gilles que debería entrar al final de la siguiente vuelta. Nadie sabe si realmente planeaba detenerse, pero ciertamente no disminuyó la velocidad.

A la mitad de la vuelta salió de la chicana y subió la colina que le seguía. La siguiente curva era una rápida curva a la izquierda. Al salir de ella vio un auto lento en la distancia.

Sabía que el auto se interpondría en el camino justo cuando llegó a la siguiente curva a la derecha. En cuestión de segundos, tuvo que tomar una decisión. Podía retroceder y pisar los frenos, o podía mantener el pie en el acelerador y pasarlo, ya sea a la izquierda o a la derecha.

Fue una de las docenas de decisiones instintivas y críticas que cualquier piloto de Fórmula 1 tiene que tomar cada fin de semana. Pero para Gilles Villeneuve, el piloto más rápido y popular de su época, iba a ser la última.

El camino a la cima

Gilles Villeneuve, Ferrari 126C2

Gilles Villeneuve, Ferrari 126C2

Photo by: David Phipps

Nacido en 1950, Gilles creció en Quebec con una pasión por todo lo que tenga que ver con motores y con ir rápido. Su primer amor fueron las competencias de motonieve, un deporte en el que sobresalió a nivel internacional, pero una vez que descubrió las carreras de autos, se enganchó.

Tuvo su gran oportunidad cuando varios de los mejores pilotos de F1 fueron invitados a Canadá para participar en un evento en Trois Rivieres en 1976. Era prácticamente su patio trasero, y él debidamente venció a las estrellas visitantes.

Uno de ellos fue James Hunt. Impresionado por su velocidad, y por su carácter modesto, Hunt le dijo a su jefe del equipo McLaren, Teddy Mayer, que Villeneuve, entonces desconocido en Europa, era un talento que valía la pena ver.

Se hizo el contacto, y Gilles fue firmado para conducir un tercer McLaren en el GP de Gran Bretaña de 1977. En los entrenamientos, llamó la atención al trompear en casi todas las curvas. Nunca golpeó nada, y casualmente explicó que sólo intentaba encontrar los límites de un auto desconocido para él. Una gran actuación en la carrera se vio arruinada por una parada en boxes innecesaria, provocada por un indicador defectuoso.

McLaren no le ofreció un asiento a tiempo completo para el '78, y eligió a Patrick Tambay en su lugar. La suerte salió el lado de Villeneuve cuando Niki Lauda dejó Ferrari por Brabham. Para llenar la vacante, Enzo Ferrari apostó por el novato.

Allí estaba un tipo aún casi desconocido en Europa, sin haber completado la tradicional escalera de F3 y F2 antes de llegar a la cima, y con una sola carrera disputada en F1. Y aún así estaba reemplazando a un doble campeón del mundo en el equipo más grande y carismático de la categoría. Un equipo cuyas legiones de rabiosos fans italianos a menudo elevaban a sus estrellas favoritas a un estatus mítico.

Una estrella en Ferrari

Gilles Villeneuve, Ferrari 312T3

Gilles Villeneuve, Ferrari 312T3

Photo by: Motorsport Images

Hubo accidentes mientras Gilles aprendía su camino. Sin embargo, en octubre de 1978 ganó su carrera de casa, celebrada por primera vez en el nuevo circuito de Montreal. Tres victorias más le siguieron en el '79, pero Gilles estaba feliz de obedecer las órdenes del equipo y ayudar a su nuevo y más experimentado compañero de equipo, Jody Scheckter, a asegurar el título mundial. Sabía que su momento llegaría con seguridad.

"Siempre trabajé muy bien con Gilles", me dijo Scheckter unos años después. "Teníamos una relación muy honesta y abierta, que fue parte del éxito que tuvimos. Realmente no nos engañamos el uno al otro".

"Si se ponía un ala o hacía un ajuste y se iba más rápido, me lo decía y yo se lo decía, por muy doloroso que fuera a veces. Eso es lo que nos mantuvo en tan buena relación, y fue parte de que ganáramos el campeonato".

Villeneuve siempre mostró una velocidad increíble y una calidad feroz y determinada que lo llevó a ser querido por los tifosi. Confirmó su reputación de nunca darse por vencido al conducir hasta los pits en Holanda en tres ruedas, mientras que las historias de conducciones salvajes en carreteras le sumaban mística, aunque Scheckter recordaba que a veces jugaba con su reputación.

"No creo que hiciera cosas que lo pusieran en peligros no calculados. Creo que era un tipo responsable. Siempre tuvo esta imagen de ser un loco, y no lo era realmente. La única vez que estaba loco era cuando quería estarlo, porque esa es la imagen que le gustaba dar".

"Siempre cuento la historia de haber venido en auto desde Mónaco con él. No quería hacerlo, porque odiaba ser un pasajero. Pero todo el tiempo condujo perfectamente, hasta que llegamos a las afueras de Módena, y pronto las ruedas empezaron a girar y él empezó a deslizarse y todo. Esa fue la prueba de lo que sentía".

El GP de España de 1981:

La temporada de 1980 se fue desastrosa, ya que la 312T5 era irremediablemente poco competitiva. Ferrari luchó en el '81 con una nueva máquina con turbocompresor, siguiendo la ruta iniciada por Renault.

Mientras tanto Scheckter se retiró, y fue reemplazado por el frío y calculador francés Didier Pironi, que había ganado una carrera con Ligier. Villeneuve se llevaba bien con Pironi, pero tuvo que trabajar duro para mantenerse en cabeza.

El turbo de 1981 era potente, pero su pobre chasis no era rival para los Williams, Brabham y Renault. Y aún así Villeneuve consiguió dos virtuosas victorias, la primera en las calles de Mónaco, la segunda en España, cuando un tren de cuatro coches potencialmente más rápidos no pudo encontrar el camino para adelantarlo. Más que nada, esas dos victorias alimentaron la creciente leyenda de Villeneuve.

En 1982, Enzo Ferrari prometió a sus pilotos un auto que hiciera justicia a sus talentos. Rompió con la tradición al contratar a un diseñador británico que aportaría un conocimiento de la tecnología moderna de la que carecían los italianos.

Harvey Postlethwaite, que había estado últimamente con Wolf y Fittipaldi, se encargó del monoplaza. En las primeras pruebas, la nueva Ferrari 126C2 se mostró prometedora, y parecía que finalmente Gilles tendría una oportunidad de ir por el título mundial.

Las tres primeras carreras no trajeron mucha suerte ni para Villeneuve ni para Pironi, aunque Gilles mostró el potencial del auto al clasificarse tercero en Sudáfrica, y segundo en Brasil, muy por delante de su compañero de equipo.

La cuarta ronda fue el GP de San Marino en Imola, celebrado en la pista que lleva el nombre de Dino Ferrari, el difunto heredero de Enzo.

Un conflicto en Imola

Didier Pironi, primera posición en el podio

Didier Pironi, primera posición en el podio

Photo by: Motorsport Images

Una disputa política hizo que la mayoría de los equipos británicos se perdieran la carrera en señal de protesta, por lo que sólo 14 autos estaban presentes y únicamente los Renault de Alain Prost y René Arnoux que podrían desafiar al dúo de Ferrari. Cuando Arnoux se retiró, Villeneuve y Pironi subieron al primer y segundo lugar, y no había nadie más a la vista.

El equipo sabía que los autos eran marginales en cuanto a consumo de combustible, y si empujaban, ambos pilotos se arriesgaban a quedarse sin combustible. La señal de los boxes decía "Lento", lo que para Villeneuve significaba que los dos debían mantener la posición.

Consciente del combustible, siempre apretado en Imola, aflojó el ritmo, y se sorprendió cuando Pironi lo pasó. Pensó que tal vez el francés estaba tratando de dar un espectáculo para los aficionados, que habían pagado un buen dinero para ver una carrera con media parrilla.

A una vuelta del final, Pironi pareció dejar pasar a Gilles otra vez, y una vez al frente, el canadiense asumió que su compañero de equipo había estado jugando para la multitud, y ahora finalmente estaba cayendo en la línea. Sin embargo, en la última vuelta se quedó atónito cuando Pironi lo adelantó y se dirigió a la bandera a cuadros. Villeneuve cruzó la línea en un segundo sin palabras, a solamente tres décimas.

Al bajar del auto, estaba en una rabia inusual. Finalmente fue persuadido para unirse a Pironi en el podio, pero se negó a celebrar, o a reconocer la presencia de su rival.

Se mantuvo firme en que la victoria le había sido robada, y que eso sucediera en el terreno de Ferrari, y frente a los fans que lo amaban, era demasiado.

Un hombre para el que la confianza y el honor eran cruciales, juró no volver a hablar con Didier. Sin embargo, la situación llevó a un reencuentro con su anterior compañero de equipo.

"Tuvimos una pequeña discusión sobre algo personal, y luego no lo vi durante un año", relató Scheckter.

El GP de Estados Unidos del Oeste de 1979:

"Sin embargo, después de que tuvo ese incidente cuando Pironi lo superó en Imola en 1982, me llamó, y fuimos juntos a Módena en su helicóptero. Supongo que una relación vale más que un argumento. Al menos eso es lo que sentí".

"Hablamos mucho. Odiaba lo que había pasado en Imola. Se dio cuenta de la buena relación que habíamos tenido, y que nunca nos peleamos, y que éramos muy honestos y abiertos, y Pironi no lo había sido. Creo que nunca pensó que podría suceder".

"Gilles era un tipo realmente genuino y honesto, y de hecho si tenía una debilidad, era honesto hasta el punto de ser ingenuo. Confió en Pironi. Le habría afectado mucho durante un tiempo, y digo esto porque la gente muy honesta e ingenua se sorprende cuando algo así les sucede. Los ladrones piensan que esa es la forma en que debería suceder..."

El último fin de semana

Gilles Villeneuve, Ferrari 126C2

Gilles Villeneuve, Ferrari 126C2

Photo by: Motorsport Images

La disputa pesó mucho en la mente de Villeneuve durantes siguientes dos semanas, y cuando llegó a Bélgica en su helicóptero Agusta, su único pensamiento era vencer a Pironi. Fue, como él dijo, "guerra".

Por única vez la familia no estaba con él, ya que su esposa Joann se había quedado con sus hijos Melanie y Jacques en Mónaco, por lo que se alojó en un hotel en lugar de en su motorhome, que era su práctica habitual para las carreras europeas. Con la familia ausente, no tenía mucho que lo distrajera de su furia ardiente.

El viernes fue el quinto más rápido, pero crucialmente para él, estaba 1s2 y diez lugares por delante de un complicado Pironi. Ahora todo se reducía a la clasificación final.

Yo estaba en Zolder como espectador, y puedo atestiguar su estado de ánimo cuando pasó junto a mí en el paddock ese sábado por la tarde. Su cara tenía una expresión sombría. No tenía tiempo para autógrafos, y la puerta del garaje fue en mi cara.

Poco más de una hora después, Gilles dejó los boxes para su última clasificación, consciente de que Pironi era más rápido, aunque sólo por una décima. Nunca fue fácil encontrar una vuelta clara en el tráfico, y para cuando había usado los mejores neumáticos, no había podido mejorar a su compañero de equipo.

Después de ser llamado a boxes, pasó por la chicana y dobló la curva de la izquierda que le seguía, y vio la lenta marcha de Jochen Mass por delante.

El veterano alemán conocía bien a Gilles, ya que habían sido brevemente compañeros de equipo en McLaren en 1977, y más tarde habían pasado un tiempo socializando en Mónaco. Volvía a los pits después de terminar sus esfuerzos de clasificación para lo que sería su 100° gran premio en la F1.

Viendo un destello rojo en sus espejos, Mass giró a la derecha para permitir a Gilles pasar por la izquierda. Sin embargo, para entonces Villeneuve ya había tomado su decisión: se comprometió a pasar por la derecha.

"Creo que en Zolder estaba bajo una gran presión para vencer a Pironi, que era más rápido que él en la clasificación", recuerda Scheckter.

"Todos hemos tenido problemas con ese tipo de situación. Recuerdo que casi aplasto a un camarógrafo de televisión en Mónaco, porque pensé que Gilles era más rápido que yo, pero resultó que yo había sido más rápido. Te esfuerzas tanto que te pones agresivo".

"Ciertamente me enfadé en un auto de carreras muchas veces. Llegas al final de los entrenamientos y estás tan enfadado y queriendo ir a por ello, que haces cosas estúpidas".

"No sé exactamente lo que pasó en Zolder, pero parece que eso es lo que pasó. Gilles se arriesgó y no dio resultado. Fue por un hueco que no estaba allí, y se quedó atrapado. Yo lo he hecho, y me salí con la mía".

Gilles Villeneuve, Ferrari 126C2, por delante de Manfred Winkelhock, ATS D5-Ford

Gilles Villeneuve, Ferrari 126C2, por delante de Manfred Winkelhock, ATS D5-Ford

Photo by: Motorsport Images

Lo último que Villeneuve vio fue a Mass moverse en el camino que había elegido. El neumático delantero izquierdo de la Ferrari tocó la parte trasera derecha del March e instantáneamente voló hacia el cielo y hacia la derecha, desapareciendo brevemente de la vista de la cámara de televisión que casi había captado el momento del impacto. El auto cayó de punta con una fuerza asquerosa, y dio una vuelta mortal.

En el curso de la violenta caída, la parte delantera del chasis fue arrancada, y Villeneuve fue lanzado como si hubiera sido catapultado por un asiento eyector.

Aterrizó en las vallas de protección en el exterior de la curva. Había perdido su casco, pero seguía envuelto en los cinturones de seguridad de la Ferrari, que estaban unidos a una pieza arrancada del chasis. Mass saltó de su coche y corrió para ver qué podía hacer, y otros, incluyendo a Rene Arnoux y Derek Warwick, también se detuvieron. Cuando Pironi llegó a la escena, Jochen lo alejó.

Unos minutos más tarde, vi a Didier paseando por el paddock, con la cara roja. En su mano llevaba dos cascos, el suyo y el de Gilles, que estaba muy dañado después de su vuelo por la pista. Se dirigió al motorhome de Ferrari, y cerró la puerta de un portazo.

Scheckter estaba en su casa en Mónaco, recuperándose de una reciente operación. Alguien lo llamó desde Zolder y lo informó sobre el accidente. Luego le informó a Joann, que viajó directamente a Bélgica con la entonces esposa de Jody, Pam.

Además:

Villeneuve se aferró a la vida durante unas horas en el hospital de Lovaina. Había sufrido enormes lesiones, incluyendo una fractura de cuello, y era cuestión de esperar a que Joann llegara de Mónaco y diera permiso para que se apagara el sistema de soporte vital. Murió ese sábado por la noche. Para entonces el devastado equipo de Ferrari ya había empacado sus camiones y comenzado el viaje de regreso a casa.

El mundo del deporte motor estaba conmocionado, e Italia y Canadá se pusieron de luto. Enzo Ferrari había perdido demasiados pilotos en su larga y majestuosa carrera, pero la muerte de Villeneuve lo golpeó duro. Sin embargo, las carreras, como siempre, tenían que continuar.

"Gilles podría haber ganado el campeonato en 1982, y Ferrari era ciertamente capaz", dijo Scheckter. "Pero nunca se puede decir... Él estaba todavía en esa etapa temprana de su carrera. En un momento era más agresivo, pero a medida que avanzas te das cuenta de que tienes que terminar las carreras".

"La forma en que funcionan los puntos, así es como te conviertes en campeón del mundo. Algunas personas nunca salen de esa etapa. Pensaba que ganar vueltas era importante. Y así fue en cierto modo; a la prensa le encantaba cuando se ponía los neumáticos de clasificación y era el más rápido".

Una placa en Zolder al cumplirse 30 años de la muerte de Gilles Villeneuve

Una placa en Zolder al cumplirse 30 años de la muerte de Gilles Villeneuve

Photo by: Adam Cooper

 

Repasa en fotos la victoria de Gilles Villeneuve en Long Beach en 1979, el día de su único Grand Chelem en F1:

Galería
Lista

Mario Andretti, Lotus 79 Ford, Gilles Villeneuve, Ferrari 312T4

Mario Andretti, Lotus 79 Ford, Gilles Villeneuve, Ferrari 312T4
1/9

Foto de: Rainer W. Schlegelmilch

Gilles Villeneuve, Ferrari 312T4

Gilles Villeneuve, Ferrari 312T4
2/9

Foto de: LAT Images

Gilles Villeneuve, Ferrari celebra su victoria en el podio con el tercer puesto Alan Jones, Williams

Gilles Villeneuve, Ferrari celebra su victoria en el podio con el tercer puesto Alan Jones, Williams
3/9

Foto de: David Phipps

Gilles Villeneuve, Ferrari

Gilles Villeneuve, Ferrari
4/9

Foto de: Ercole Colombo

Jody Scheckter, Ferrari 312T4

Jody Scheckter, Ferrari 312T4
5/9

Foto de: LAT Images

Jean-Pierre Jarier y Mario Andretti

Jean-Pierre Jarier y Mario Andretti
6/9

Foto de: LBGPA

Jean-Pierre Jarier

Jean-Pierre Jarier
7/9

Foto de: LBGPA

Mario Andretti

Mario Andretti
8/9

Foto de: LBGPA

Mario Andretti

Mario Andretti
9/9

Foto de: LBGPA

Artículo siguiente
La Fórmula 1 no va a "regalar dulces" a equipos ni promotores

Artículo previo

La Fórmula 1 no va a "regalar dulces" a equipos ni promotores

Artículo siguiente

La F1 podría perder muchos equipos, advierte Williams

La F1 podría perder muchos equipos, advierte Williams
Mostrar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Pilotos Gilles Villeneuve
Equipos Scuderia Ferrari
Autor Adam Cooper