Análisis

Por qué equipos de F1 nombran a ingenieros como jefes de escudería

El mundo de la F1 cambiando muy rápidamente: hace ocho años, la dirección de los equipos se confiaba a directivos que habían realizado un largo aprendizaje en el automovilismo, mientras que ahora vemos la promoción de ingenieros que abandonan la dirección técnica para ampliar sus competencias a los aspectos políticos, deportivos, financieros y comerciales.

Andrea Stella, Director Ejecutivo de McLaren Racing

Hace ocho años, en el organigrama de todos los equipos de Fórmula 1, el papel de director de equipo se confiaba a profesionales con un bagaje de gestión a sus espaldas. Historias evidentemente diferentes, pero en muchos casos caracterizadas por una larga militancia en el automovilismo y en particular en la F1, una experiencia considerada como el verdadero valor añadido que permitía acceder a un papel de gran responsabilidad.

Sin embargo, algo empezó a cambiar poco después, con la llegada al timón de sus respectivos equipos de Andreas Seidl, Gunther Steiner, Mattia Binotto, Frederic Vasseur, Otmar Szafnauer, Jost Capito, hasta los recientes ascensos de Mike Krack, Andrea Stella y James Vowles.

Todos estos nombres tienen algo en común, y es su formación en ingeniería, a la que ha seguido (en diferentes formas en cuanto a tipo y duración) la experiencia en la pista. Recorriendo la lista de equipos que estarán en el inicio del Campeonato del Mundo de Fórmula 1 de 2023, destaca la presencia de sólo tres directores de equipo sin formación en ingeniería, a saber, Toto Wolff, Christian Horner y Franz Tost. El cambio de tendencia es drástico, y hay varias razones que lo explican.

Toto Wolff, Team Principal e CEO di Mercedes AMG

Toto Wolff, Team Principal e CEO di Mercedes AMG

Photo by: Carl Bingham / Motorsport Images

Christian Horner, Team Principal Red Bull Racing

Christian Horner, Team Principal Red Bull Racing

Photo by: Glenn Dunbar / Motorsport Images

Franz Tost, Team Principal Scuderia AlphaTauri

Franz Tost, Team Principal Scuderia AlphaTauri

Photo by: FIA Pool

El primero está sin duda relacionado con el notable aumento del porcentaje de personal técnico en pista. La plantilla de un equipo de Fórmula 1 oscila actualmente entre 500 y 1.000 personas, pero sólo unas setenta están presentes en los circuitos los fines de semana de carrera, y en su mayoría son técnicos.

Las restricciones logísticas, y la limitación de la disponibilidad de pases que incluso los propios equipos tienen que cumplir, han llevado a reducir el número de personas no estrictamente necesarias para el fin de semana de la carrera. En el pasado, no era raro encontrar también en el circuito a directivos que combinaban el trabajo realizado en la sede con la experiencia directa sobre la pista, completando su formación con el conocimiento del funcionamiento de los circuitos.

Al cabo de varias temporadas con este planteamiento, se vio que las personas con más experiencia eran, de hecho, los ingenieros que operaban en la pista, que año tras año se familiarizaban también con cuestiones y ámbitos no exclusivamente técnicos, y forjaban relaciones con realidades cruciales como la FIA y Liberty Media.

Este personal también tenía una experiencia considerable en términos de organización, que a menudo comenzaba sólo en la estructura de ingeniería pero luego se ampliaba a otras ramas del equipo.

James Vowles, Williams

James Vowles, Williams

Photo by: Williams F1

El papel puramente técnico ha sido en varios casos una puerta de entrada a un escenario más amplio, como también confirmó Toto Wolff al comentar el paso de James Vowles al papel de director de equipo en Williams.

"Creo que un director de equipo tiene que tener una buena visión comercial y política", explicó Wolff, "y obviamente tiene que ser capaz de evaluar lo que le dice el área técnica. Creo que James reúne muchas de estas cualidades, porque desde el punto de vista comercial ha participado en muchas de las actividades que hemos venido realizando en los últimos años."

"Aunque su formación es de ingeniero, creo que tras la trayectoria que ha completado en los últimos años en Mercedes se ha acercado mucho más a mi campo en cuanto a aptitudes. También es una cuestión de personalidad: se puede ser ingeniero y tener la personalidad adecuada para desempeñar el papel de director de equipo, del mismo modo que se puede tener formación empresarial o financiera".

Por último, hay un último aspecto que explica esta tendencia. Algunos equipos han modificado su estructura corporativa con el tiempo, añadiendo la figura del CEO, es decir, un director general que se interpone entre la propiedad y el director del equipo.

Zak Brown, CEO McLaren Racing

Zak Brown, CEO McLaren Racing

Photo by: Gareth Harford / Motorsport Images

Andreas Seidl, Alfa Romeo

Andreas Seidl, Alfa Romeo

Photo by: Sauber

Es el caso de McLaren, con Zak Brown, pero también de Aston Martin (con la llegada de Martin Whitmarsh) o la reciente llegada a Alfa-Sauber de Andreas Seidl, lo que ha supuesto una reducción de las responsabilidades del director del equipo en diversos aspectos, como la elección de pilotos o las relaciones con proveedores y patrocinadores.

En el pasado estas eran las competencias del director del equipo, que dependía directamente de la propiedad, ahora hay un escalón más con el que dividir las tareas, que actualmente están en manos de profesionales con más formación empresarial que técnica.

También lee:

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Brown: Andretti-Cadillac es "una propuesta convincente" para la F1
Artículo siguiente Stella: falta de experiencia de Piastri no hará retroceder a McLaren

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol