Lo que puede ofrecer Ford a Red Bull en F1 que Porsche no

La inminente confirmación de la asociación de Ford con Red Bull Powertrains da a la escudería de Milton Keynes más poder de atracción en el mercado estadounidense. Es uno de los aspectos clave que la marca de Detroit puede ofrecer y que Porsche, que esperaba asociarse con Red Bull antes de que el acuerdo fracasara, no podía ofrecer.

Karl Wendlinger, Sauber C14 Ford

Red Bull presenta su temporada 2023 de Fórmula 1 en Nueva York. A primera vista, una ostentosa presentación en la metrópolis más conocida del mundo es totalmente coherente con las increíbles campañas de marketing de la escudería, que ningún otro equipo de la parrilla puede igualar. Pero la razón para cruzar el charco es mucho más importante esta vez: en otro secreto muy mal guardado, Red Bull está a punto de anunciar una asociación estratégica con Ford.

A la sombra de la Estatua de la Libertad, la empresa de bebidas energéticas se reencuentra con un viejo amor. Y la razón por la que Milton Keynes y Michigan creen que pueden hacer que el romance funcione a la tercera vaina es la libertad que hay en el corazón de la unión. Intencionado o no, el simbolismo no falta. 

Por supuesto, no estaba destinado a ser así. Hace ocho meses, se cruzaban las T y se ponían los puntos sobre las íes en un comunicado de prensa que confirmaba que Red Bull colaboraría con Porsche para la llegada del reglamento de motores de 2026. Esta noticia histórica estaba fijada para el GP de Austria, la carrera de casa del equipo. Sin embargo, el anuncio nunca saldría de la carpeta de "Borradores". 

Había crecido la preocupación de que Christian Horner y compañía no iban a tener la autonomía necesaria para mantener la estructura que estaba a punto de dar a Max Verstappen su segundo título de pilotos consecutivo y devolver a Red Bull a la cima del campeonato de constructores por primera vez desde 2013. Luego, en septiembre, se confirmó que el acuerdo estaba completamente cancelado. 

Un esperado acuerdo con Porsche no otorgó a Red Bull la autonomía que esperaba

Un esperado acuerdo con Porsche no otorgó a Red Bull la autonomía que esperaba

Photo by: Zak Mauger / Motorsport Images

Horner aludió al choque cultural, diciendo: "Red Bull siempre ha sido un equipo independiente. Ha sido uno de nuestros puntos fuertes; ha sido la columna vertebral de lo que hemos conseguido y de nuestra capacidad para movernos con rapidez. Forma parte del ADN de lo que somos.

"No somos una organización dirigida por una empresa, y ese es uno de nuestros puntos fuertes como equipo de carreras. Es un requisito imprescindible para el futuro".

Horner hablaba en un momento en el que la recién creada división Red Bull Powertrains estaba a punto de meter en el banco de pruebas un motor con especificaciones para el reglamento 2026 y el difunto cofundador de Red Bull, Dietrich Mateschitz, se encontraba en un estado de salud cada vez peor.

En ese contexto, una gran inversión para asegurar el futuro a largo plazo del proyecto de F1 siempre era sido la opción preferida. De ahí que, una vez que el acuerdo con Porsche fracasó, las especulaciones siguieron adelante y se evaluó la posibilidad de reavivar la asociación con Honda, pero ahora tenemos la confirmación inminente de una alianza técnica con Ford.

Ford cumple todos los requisitos para Red Bull, y viceversa. La F1 está disfrutando de su auge global de popularidad impulsado por Netflix. Este año, el GP inaugural de Las Vegas complementará las rondas ya existentes en Miami y Austin (Texas). Ese creciente atractivo en Estados Unidos es la razón por la que Andretti Autosport está tan cerca de la F1 y ha reforzado sus credenciales para cualquier entrada incipiente asociándose con General Motors. Su mayor rival, Ford, también quiere un trozo del pastel.

Red Bull y Ford tienen antecedentes, ya que se unieron en Sauber en 1995

Red Bull y Ford tienen antecedentes, ya que se unieron en Sauber en 1995

Photo by: Ercole Colombo

El empeño de la F1 por alcanzar la emisión neta de carbono cero en 2030 ayuda a vender el sueño a los directivos de Detroit, que están llevando al mercado la contradicción inherente que suponen los vehículos totalmente eléctricos de más de dos toneladas. Competir en la máxima categoría a partir de 2026, cuando los combustibles sean totalmente sostenibles y aumente la capacidad eléctrica de la cadena cinemática híbrida, se percibirá en línea con ese impulso a la sostenibilidad. Si esto se combina con el lema "ganar el domingo, vender el lunes" -que, en asociación con Red Bull, Ford tiene muchas posibilidades de conseguir desde el principio-, cualquier presencia importante en la F1 tiene un valor comercial real.

Además, Ford atrae a Red Bull, ya que lo que aportará y lo que no aportará tiene la misma importancia. Firmar un gran cheque es un punto de partida importante. Porsche estaba preparándose para comprar una participación del 50% en Red Bull Advanced Technologies (la rama de la operación que alberga el equipo de carreras) y respaldar la división Powertrains en un acuerdo de 10 años. Ford no va a desembolsar tantos dólares como habría requerido esa operación. En su lugar, se cree que invertirá únicamente en el programa de unidades de potencia. A cambio, se espera que el famoso óvalo azul aparezca en la cubierta del motor de las futuras creaciones de RB y que las caras prominentes de Ford aparezcan en todas las carreras importantes y tengan sus citas al pie de los comunicados de prensa clave de Red Bull.

Pero el director del equipo, Horner, y Helmut Marko no serán apartados de repente para acomodar a sus homólogos americanos, como pretendía hacer Porsche al inculcar sus propios jefes de confianza. A Red Bull no le interesa ese nivel de burocracia que, en última instancia, sólo le hará más lento a la hora de responder a la amenaza de Mercedes y Ferrari y diluirá la esbelta estructura de gestión que tantos éxitos le ha dado desde 2005. 

¿Disfrutará Ford de un exitoso regreso a la F1 con Red Bull?

¿Disfrutará Ford de un exitoso regreso a la F1 con Red Bull?

Photo by: Andy Hone / Motorsport Images

Ford ya tiene experiencia en este tipo de apoyo. Véase el Campeonato Mundial de Rallies donde está asociada con el equipo M-Sport de Malcolm Wilson, cuyos coches, como ha sucedido, también llevan con orgullo los logotipos de Red Bull. El equipo dirige el desarrollo, no el mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos. No tiene inconveniente en dejar que los expertos en ingeniería se pongan manos a la obra sin impedimentos y, como resultado, sigue cosechando éxitos. 

Esta falta de intervención es exactamente lo que desea el equipo Red Bull de F1. No es que el enfoque de Porsche fuera fundamentalmente erróneo para las carreras de GP, sino que es totalmente contrario a que esa asociación técnica en particular funcione bien. Y esto tampoco quiere decir que Ford vaya a tener una participación nula en los trenes de potencia de Red Bull, sólo que tendrá un toque decididamente más ligero que el que deseaba Stuttgart. Donde Ford tenga experiencia con la tecnología pertinente, es de esperar que se traslade absolutamente a RB.  

Más de Red Bull:

Y esta libertad comparativa no debería hacer saltar las alarmas de que Ford está a punto de repetir errores de su pasado en la F1. A principios de la década de 2000, antes de que Red Bull comprara la escudería Jaguar, los directivos de Detroit estudiaban las hojas de cálculo sin saber por qué se pagaban millones a un tal "Sr. E. Irvine". 

Dos décadas después, Jim Farley, actual presidente y consejero delegado de Ford, puede ser visto corriendo con su Ford GT40 en el Goodwood Revival o deslizándose en un AC Cobra. Conoce el mundillo a la perfección. Además, la F1 ya no es una actividad europea de nicho que Ford intentará utilizar para modernizar la imagen de una submarca especializada en berlinas de cuero y madera. Esta vez, el proyecto estará firmemente en el radar de los mandamases americanos, que ofrecerán a Red Bull la libertad con la que ha estado soñando.

Más de Fórmula 1:

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Ford confirma su regreso a la Fórmula 1 para 2026
Artículo siguiente "Checo" Pérez revela su casco para la temporada 2023 de F1

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol