Noticias
Fórmula 1 GP de Australia

Ferrari estrenará un coche evolucionado en el circuito de Imola

El mundial de Ferrari empezará en Imola: en el GP de Emilia Romagna, a finales de mayo, veremos en pista la evolución del coche que deberá relanzar la suerte del Cavallino. Además de una nueva suspensión trasera, también veremos la aparición de unos vientres de nuevo diseño, compatibles con la filosofía aerodinámica, pero que van en la dirección de la mejor competición.

Ferrari SF-23

El GP de Emilia Romagna, que se celebrará en Imola el 21 de mayo, no sólo será la carrera inaugural de la temporada europea, sexta prueba del campeonato 2023 de la Fórmula 1, y adquirirá un valor importante en el mundial, porque se espera que Ferrari estrene el SF-23 revisado y corregido.

La Scuderia se ha embarcado en un crono-programa que verá un coche rojo revisado y corregido alineado en el Enzo y Dino Ferrari, para afrontar el resto de la temporada con la esperanza de desafiar no tanto al Red Bull RB19, sino con la esperanza de alzarse con el papel de segunda fuerza, ahora merecidamente ocupado por Aston Martin.

Curiosamente, Mercedes también tiene previsto poner en pista en Imola el tan rumoreado W14 Evo, por lo que la carrera emiliana corre el riesgo de convertirse en un cruce importante en el campeonato del mundo.

Carlos Sainz, Ferrari SF-23

Carlos Sainz, Ferrari SF-23

Photo by: Ferrari

El plan inicial era llegar con las modificaciones a tiempo para el GP de Azerbaiyán, después del parón de tres semanas tras la carrera de este fin de semana en Australia, pero las nuevas piezas requieren una fase de construcción más larga, así que el verdadero campeonato del Cavallino empezará a orillas del Santerno.

Las intervenciones que ha puesto en marcha el director técnico, Enrico Cardile, tocarán varios aspectos del monoplaza: sabíamos de un nuevo tren delantero y ya habíamos hablado de una suspensión trasera que debería ir encaminada a un mayor control de la distancia al suelo gracias a un efecto anti-squat en aceleración, pero el SF-23 también está destinado a cambiar de forma, así que podemos esperar una intervención en los sidepods. 

No es que vaya a ir en la dirección del Red Bull RB19 y los flancos inclinados, pero desde luego no seguirá siendo el diseño que hizo único al coche rojo. El objetivo es conseguir que el Ferrari trabaje con la distancia mínima al suelo adecuada, que esté en línea con la medida en el túnel de viento: los ingenieros del Cavallino Rampante se habían centrado mucho en la búsqueda de la eficiencia aerodinámica, para reducir la resistencia, pero no tuvieron debidamente en cuenta el porpoising.

El porpoising a ciertas velocidades requiere que la parte inferior del coche rojo se levante del suelo para evitar daños al tocar los bordillos y el asfalto, por lo que hay una pérdida perjudicial de carga aerodinámica. Con menos carga aerodinámica, también llega menos energía a los neumáticos y el resultado es un desgaste imprevisto de los neumáticos, que trabajan en una ventana de funcionamiento demasiado estrecha.

Ferrari, por tanto, ha decidido cambiar los planes de desarrollo del SF-23, que debían diluirse a lo largo de la temporada, con constantes actualizaciones, prefiriendo meter la mano en la cartera para iniciar la evolución del coche rojo, que se comerá buena parte de los recursos concedidos por el tope presupuestario.

No debe sorprendernos: es un movimiento que intenta salvar un campeonato tras el paupérrimo inicio tanto en Bahréin como en Arabia Saudí. En Maranello siguen convencidos de que el potencial del coche es mucho mayor de lo que se ha visto hasta ahora, y por eso las intervenciones están pensadas para potenciar las cualidades "ocultas" del coche rojo.

Frederic Vasseur, Team Principal della Scuderia Ferrari

Frederic Vasseur, Team Principal della Scuderia Ferrari

Photo by: Mark Sutton / Motorsport Images

Fred Vasseur no ha iniciado las purgas exigidas por los de fuera, pero sí un plan de revitalización: ha nombrado a la persona que sustituirá a David Sanchez en el puesto de Jefe de Concepto de Vehículos. Se trata de una promoción interna y se dice que es un ingeniero italiano de confianza. Junto con Enrico Cardile y el jefe de aerodinámica, Diego Tondi, corresponderá a este triángulo tricolor dar con las claves de un relanzamiento de las fortunas de Ferrari.

Charles Leclerc, Ferrari

Charles Leclerc, Ferrari

Photo by: Ferrari

Mientras tanto, Charles Leclerc y Carlos Sainz tendrán que jugar a la defensiva: en Melbourne habrá novedades fruto de la enorme cantidad de datos que se han analizado tras los dos primeros Grandes Premios. Lo que ha quedado en el alambre es un Ferrari temeroso, que aún no es consciente de sus límites, pero también es un equipo que no parte derrotado a priori.

Ya en los entrenamientos libres del viernes entenderemos cómo serán las cosas: si desde las primeras vueltas vemos una buena adaptación del SF-23 a la ciudad de Melbourne podemos esperar un fin de semana menos difícil que en Jeddah (¡donde Ferrari fue cuarta fuerza!), de lo contrario resignémonos a esperar a Imola.

Mientras tanto, será necesario un trabajo de cohesión en el equipo, para evitar que todo explote al interior. 

Más de la Fórmula 1:

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo McLaren inicia una feroz campaña de reclutamiento en F1
Artículo siguiente Porsche deja la opción de F1; se centrará en resistencia y Fórmula E

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol