Análisis

¿Qué ha provocado el carrusel de jefes de equipo de la F1?

La Fórmula 1 está acostumbrada a ver movimientos explosivos en la silly season del mercado de pilotos, cuando los acontecimientos desencadenan un efecto dominó en otros ámbitos.

Andreas Seidl, director del equipo McLaren, Frederic Vasseur, director del equipo Alfa Romeo Racing, Guenther Steiner, director del equipo Haas F1, en la conferencia de prensa de los directores de equipo

No hay más que ver cómo la decisión de Sebastian Vettel de retirarse antes del parón veraniego de la F1 desencadenó una cadena de acontecimientos que acabó con Fernando Alonso en Aston Martin, Pierre Gasly en Alpine y Nyck de Vries en AlphaTauri (y eso sin contar los tejemanejes de Oscar Piastri a McLaren).

Lo que es mucho más raro es que este tipo de carrusel de locuras implique a los directores de los equipos de Fórmula 1 en la medida en que lo ha hecho esta semana.

Aunque los movimientos de altos cargos no son infrecuentes en la F1 -como demostró el cambio de Otmar Szafnauer de Aston Martin a Alpine el pasado invierno-, el hecho de que cuatro equipos vayan a tener nuevos jefes de equipo la próxima temporada es bastante extremo.

De hecho, es difícil recordar un día tan loco como éste, en el que la confirmación por parte de Ferrari de un nuevo director de equipo en Fred Vasseur se vio eclipsada por la conmoción que supuso para McLaren la pérdida de Andreas Seidl y la promoción de Andrea Stella para sustituirle.

Aunque los cambios de esta semana en Ferrari, Alfa Romeo, McLaren y Williams son consecuencia de circunstancias ligeramente diferentes, hay un tema común que los une: en la era de la limitación de costes de la F1, la responsabilidad recae en el jefe de equipo como nunca antes.

Hubo un tiempo, incluso tan reciente como hace unos años, en el que una de las funciones clave de los directores de equipo era acudir al consejo de administración de la empresa, o al fabricante de coches matriz, y tratar de obtener la financiación necesaria para realizar el trabajo adecuado.

 

Y, si lo que se quería era ascender en la parrilla, dar la vuelta a un posible declive o solucionar un error en el concepto de un coche, la mejor manera de arreglar las cosas era pedir otro cheque para que un equipo pudiera gastar lo necesario para mejorar su rendimiento.

Press Conference Frederic Vasseur, Team Principal, Alfa Romeo Racing

Press Conference Frederic Vasseur, Team Principal, Alfa Romeo Racing

Photo by: Glenn Dunbar / Motorsport Images

Sin embargo, esos días han quedado atrás. Con el límite presupuestario, la F1 ya no es una competición de gastos en la que los errores se pueden tapar con dinero extra.

Lo que importa ahora es ser eficiente, disciplinado, tener un plan adecuado y, sobre todo, ser inteligente.

Los presupuestos finitos, que son iguales en todos los niveles, significan que ya no es posible escudarse en la excusa de que los rivales lo hacen mejor porque tienen más presupuesto.

Ahora todos tienen lo mismo. Así que si la cagas, la culpa es tuya.

En la F1 actual, los directores de equipo tienen más responsabilidad que nunca sobre si se han logrado o no las ambiciones en la pista.

En el caso de Jost Capito, Williams no había logrado el progreso que el propietario Dorilton Capital había anticipado en la nueva era de las reglas de la F1, por lo que se tomó la decisión de no continuar con él y su fichaje técnico FX Demaison.

En el caso de Mattia Binotto, su dimisión se produjo después de que el presidente de Ferrari, John Elkann, y el director general, Benedetto Vigna, perdieran la fe en él por considerar que Maranello no había ofrecido todo lo que debería haber sido capaz de ofrecer durante la campaña de 2022.

La tendencia de Ferrari al apostar por Vasseur, y de Sauber al atraer a Seidl como su nuevo CEO, es la de apostar por figuras de la alta dirección que entiendan bien lo que se necesita con esta mentalidad de limitación de costes.

Hoy en día, el rendimiento no se consigue actualizando el alerón delantero en cada carrera, porque simplemente no hay dinero en el ajustado presupuesto para hacerlo.

En su lugar, el progreso consiste en mejorar en áreas en las que las ganancias deben salir gratis.

Hay que saber dónde concentrar mejor los niveles de personal y los nombramientos para obtener el máximo rendimiento de cada miembro de la organización.

Andrea Stella, F1 Team Principal McLaren, Zak Brown, CEO, McLaren Racing

Andrea Stella, F1 Team Principal McLaren, Zak Brown, CEO, McLaren Racing

Photo by: McLaren

Hay que conocer a fondo las normas y excepciones para garantizar que cualquier gasto se destina al 100% a mejorar el rendimiento del coche y no se malgasta.

Hay que asegurarse de contar con lo mejor de cada uno a todos los niveles, desde el diseñador que concibe el coche en la pantalla de un ordenador hasta el personal de boxes que cambia las ruedas el domingo de Gran Premio.

En cada paso del camino, cada individuo tiene que aportar su granito de arena, porque ya no hay redundancia en el sistema para cubrir los puntos débiles.

Por eso, los jefes de equipo también tienen que ser motivadores e impulsar a sus tropas. Deben asegurarse de que sus empleados creen plenamente en lo que hacen y en el viaje que emprenden.

Ahora también es clave el momento de las actualizaciones para encontrar el punto de Ricitos de Oro. No querrás ir demasiado rápido con las mejoras al principio de la temporada y quedarte sin nada más adelante, cuando se acabe el dinero.

De la misma forma, si no lo haces y dejas las mejoras para el final de la temporada, corres el riesgo de quedarte rezagado.

Hay que hacer las cosas bien.

Todos estos elementos son algo que sólo un director de equipo astuto y experimentado, que conozca el sistema y lo haya vivido y respirado, puede hacer bien desde el principio.

Andreas Seidl, Team Principal, McLaren, in the team principals Press Conference

Andreas Seidl, Team Principal, McLaren, in the team principals Press Conference

Photo by: FIA Pool

Probablemente no es una coincidencia que, a finales del año pasado, McLaren bajo Seidl abriera una campaña de contratación porque sabía que había áreas de gasto en las que podía mejorar ahora que sabía cómo funcionaban mejor las cosas bajo el límite de costes.

Como dijo Seidl en el GP de Abu Dhabi: "Es por eso que hemos puesto mucho trabajo duro, también junto con el departamento financiero, sabiendo que estamos trabajando en un entorno de límite de costes también, para encontrar sinergias y eficiencias dentro de la forma actual en que hacemos F1.

"Eso nos ha permitido empezar, hace más o menos dos meses, una campaña significativa de contratación de más ingenieros para simplemente tener más gente disponible, para poder, en el futuro, hacer las cosas más en paralelo.

Este cambio de enfoque, impuesto por la limitación de los costes, y la necesidad de contar con manos experimentadas, firmes e inteligentes que puedan ofrecer resultados, es lo que ha puesto a los directores de equipo en el punto de mira como nunca antes.

Esta influencia añadida conlleva una mayor responsabilidad, lo que significa más gloria cuando las cosas van bien, pero también significa que ahora estás en la línea de fuego cuando no van bien.

También lee:

Be part of Motorsport community

Join the conversation

Related video

Artículo previo Andrea Stella es el nuevo jefe de equipo de McLaren F1
Artículo siguiente "Checo" Pérez: mi 2022 volvió a la normalidad tras malas carreras

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol