FIA: Es imposible revisar todas las piezas de todos los coches de F1

La FIA explica que es "imposible" revisar todos los componentes de todos los coches de Fórmula 1 en las verificaciones, en medio de la polémica por las descalificaciones de Lewis Hamilton y Charles Leclerc en Austin.

Mecánicos con sus coches en el Parc Ferme

Hamilton y Leclerc fueron excluidos del Gran Premio de Estados Unidos del pasado fin de semana después de que se descubriera que los tablones del suelo de sus coches se habían desgastado más de lo permitido. 

Pero aunque ambos equipos aceptaron que sus coches no cumplían la normativa, hubo bastante intriga por el hecho de que la FIA no había comprobado los tablones de todos los coches. 

También lee:

Más allá de los dos pilotos descalificados, sólo fueron examinados el Red Bull de Max Verstappeny el McLaren de Lando Norris

La situación de que la mitad de los coches revisados por la FIA no cumplieran con las normas provocó sugerencias de que el organismo rector debería haber abierto su revisión para incluir otros coches, ya que potencialmente había otros que habían desgastado demasiado sus tablones. 

Esto fue algo que el analista de F1 Martin Brundle sugirió en su habitual columna posterior a la carrera en Sky Sports

"Después de la carrera se revisaron cuatro coches, incluyendo el Red Bull de Verstappen y el McLaren de Norris, y se encontró que tanto el Mercedes de Hamilton como el Ferrari de Leclerc tenían demasiado desgaste, para lo cual el único remedio es la descalificación, por mínima que haya sido la indiscreción", escribe. "No puede haber ninguna zona gris en esto". 

"La siguiente gran pregunta, sin embargo, es que si el 50 por ciento de los coches revisados fallaron, entonces ¿no deberían haber sido revisados todos los que terminaron? La respuesta seguramente debe ser sí". 

Pero la FIA ha explicado que una inspección técnica tan detallada de coches tan complejos como los de F1 simplemente no puede suceder, ya que no es prácticamente posible revisar cada componente de cada finalista clasificado en el tiempo disponible. 

En su lugar, afirma que su antiguo protocolo de comprobar aleatoriamente varias piezas de los coches ha funcionado durante mucho tiempo porque los equipos nunca saben qué componentes se examinan en cada carrera, por lo que no pueden arriesgarse a intentar eludir las normas. 

Mechanics move the car of Kevin Magnussen, Haas VF-23, in Parc Ferme after the Sprint

Foto: Simon Galloway / Motorsport Images

Los mecánicos mueven el coche de Kevin Magnussen, Haas VF-23, en Parc Ferme después del Sprint

En una nota en la que detalla el proceso de escrutinio, la FIA ha explicado que este elemento aleatorio es lo suficientemente disuasorio como para garantizar que los equipos cumplan con el reglamento.

"Esto significa que, desde su perspectiva, cualquier parte del coche podría ser revisada en cualquier momento, y las consecuencias por el incumplimiento del reglamento técnico pueden ser severas", dijo la FIA. 

"El equipo técnico de F1 de la FIA tiene una gran experiencia, así como datos de una variedad de fuentes y sensores que ayudan a informar las decisiones sobre qué aspectos del cumplimiento podrían ser revisados".  

"La gran mayoría de las veces, todos los coches están en dentro de las normas. Sin embargo, como ocurrió en Austin, en ocasiones se detectan infracciones del reglamento que se comunican a los comisarios, que deciden las medidas oportunas." 

La FIA afirma que hay que tener en cuenta aspectos prácticos a la hora de comprobar los coches, y que siempre hay un tiempo límite después de la clasificación y la carrera, cuando suelen revisarse los coches. 

"En la realización de estas pruebas, se lleva a cabo una enorme cantidad  de trabajo en el limitado tiempo disponible tras la finalización de un gran premio y antes de que los coches deban ser devueltos a sus equipos para ser desmontados y transportados a la siguiente carrera", añade. 

"Sin embargo, aunque se realiza una amplia gama de comprobaciones, es imposible cubrir todos los parámetros de cada coche en el poco tiempo disponible, y esto es especialmente cierto en los fines de semana de carreras consecutivas, en los que también hay que tener en cuenta los plazos de transporte". 

"Por eso es tan valioso el proceso de selección aleatoria de una serie de coches para el control posterior a la carrera en varios aspectos del reglamento. Todos los equipos son conscientes de que la selección es posible y entienden que la posibilidad de que se descubra cualquier falta de cumplimiento es grande". 

El intento de garantizar que los equipos cumplen las normas también se ve reforzado por el hecho de que en cada evento se selecciona un coche para someterlo a pruebas más exhaustivas, que profundizan mucho más en los detalles de lo que es posible en las actividades inmediatamente posteriores a la carrera. 

La FIA añadió: "Estas 'inmersiones profundas' son invasivas y a menudo requieren el desmontaje de componentes significativos que no se comprueban regularmente debido al tiempo que lleva llevar a cabo el procedimiento".  

"Este proceso implica la comparación de los componentes físicos con los archivos CAD que los equipos deben suministrar a la FIA, así como la verificación de los datos de los equipos que son constantemente supervisados por los ingenieros de software de la FIA". 


¡Si quieres mantenerte informado al instante sobre las últimas noticias de la Fórmula 1, entra en nuestro canal de Telegram y recibirás todas las novedades de la categoría!


Más de la Fórmula 1:

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Checo Pérez: 2023, el año más complicado con Red Bull
Artículo siguiente Mercedes: la plancha del coche de Hamilton estaba intacta tras la FP1

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol