Ferrari y su entrenamiento con futuras estrellas

Así viven las futuras estrellas de Ferrari una semana entre lujos, entrenamientos y otros detalles que solamente Motorsport.com te puede mostrar.

Motorsport.com tuvo acceso al exclusivo campamento de entrenamiento para futuras estrellas de Ferrari y esto es lo que sucede...

El ruido del simulador (que tenía la parte frontal del Ferrari F2004 para darle un toque de autenticidad) proporcionó una pista de respaldo siempre presente para la sesión de entrenamiento a gran altitud que hacían todos los pilotos de la Ferrari Driver Academy (FDA).

Cada vez que uno de los jóvenes pasaba por la zona de recepción, tenía la tentación de dar una vuelta más con el y, si rompía el récord de vuelta, mandaba un WhatsApp al resto para avisarles.

Sin embargo, al final de la semana, los jóvenes tuvieron que rendirse a la experiencia, ya que la vuelta de Giancarlo Fisichella (1:24.815) en Monza se mostró imbatible. Su rendimiento al volante demostró ser tan bueno como los consejos que dio a los chicos.

Junto a Andrea Bertolini, que se preparaba para correr en Fiorano en los históricos coches de F1, la participación de los mayores fue una parte importante de la semana para unos jóvenes ansiosos por escuchar, aprender y acelerar su progreso.

Entre los canteranos de este año estaban algunos veternos miembros de la academia y nuevas incorporaciones: Antonio Fuoco, Giuliano Alesi, Callum Ilott, Enzo Fittipaldi y Gianluca Petecof.

Hubo tres pilotos de la FDA que no pudieron estar. Robert Shwartzman y Marcus Armstrong tenían que disputar las Toyota Racing series en Nueva Zelanda, y Guan Yu Zhou tenía otros compromisos.

Esta reunión de una semana, organizada por el gerente del programa Massimo Rivola, va mucho más allá de un simple campo de entrenamiento físico, ya que también hubo reflexión y análisis.

Y en la base hay un concepto muy claro, porque apoyar y financiar a un joven en el camino de desarrollo hacia la Fórmula 1 tiene un coste considerable.

Así que, antes de que se puedan poner los cascos y el mono, se exige algo a cambio. Fuera del circuito se puede ver el espíritu de sacrificio, los márgenes de aprendizaje, aspectos de carácter, reacciones a la vida en grupo o a la derrota, y muchos otros aspectos.

"Estar en las montañas en un contexto nuevo, y lejos de nuestro hogar, crea una nueva situación para nuestros chicos", explica Rivola.

"Es normal que los atletas hagan solo las actividades en las que están bien, pero aquí todos deben participar en el mismo programa. El objetivo es estimular la competencia, evaluar las reacciones al éxito y la derrota".

En el automovilismo a menudo se dice que tu primer rival es tu compañero de equipo, y en la FDA también es así.

Convivir con tu rival es un paso crucial para el futuro profesional, y en el caso de Fittipaldi y Petecof, la comparación empezó al compartir la habitación del hotel. Es el primer paso de lo que será una vida juntos en la F4 con Prema este año.

Rivola añadió: "La competición crea estrés y la comparación que empieza en estas tres semanas de actividades les ayuda a entender cómo gestionar esto. El entrenamiento y las competiciones que se pueden hacer en el gimnasio, o con esquís, dice mucho sobre un piloto".

"Cuando llegó Leclerc, atacaba en cada enfrentamiento, pero a menudo pagaba el precio por ese esfuerzo inicial, que era ganar menos de lo esperado".

"Hemos hecho un buen trabajo con él. Ser un entrenador o entrenador mental como aquí te hace parecer un ingeniero de pista, que en teoría sería un trabajo exclusivamente técnico pero realmente necesita comprender aspectos psicológicos importantes".

Si fabricar coches y motores no es nada nuevo en la F1, lo que ha evolucionado de forma espectacular en los últimos años es la evaluación de los pilotos.

Aunque ahora se da por sentado que los pilotos necesitan la actitud correcta para derribar las puertas de la F1, una gran fortaleza mental se considera una prioridad incluso más allá del talento puro. Un piloto muy rápido, pero con una actitud psicológica "normal", no duraría mucho en el entorno de olla a presión que supone luchar por el mundial.

"En nuestro grupo de pilotos hay chicos más experimentados como Fuoco, que disputará su segunda temporada en Fórmula 2, y otros pilotos más jóvenes que acaban de terminar en karting", continúa Rivola.

"Queremos entrenarlos juntos, porque incluso aunque el más experto pueda tener un conocimiento que en teoría le da una ventaja, un piloto muy joven puede ponerle en apuros".

Las diferencias de edad se ven en las pruebas que simulan el inicio de una carrera, donde los jóvenes pilotos siempre tratan de sorprender, pero al hacerlo cometen demasiados errores y olvidan que es la regularidad lo que más importa cuando se trata de juzgar el rendimiento.

Pero la semana tampoco es solo trabajo duro. Durante el descanso hay risas. De repente uno de los pilotos se da cuenta de que ha perdido el móvil, aunque en realidad uno de sus compañeros se lo ha robado de broma. Aparecen los culpables (esta vez Fittipaldi y Petecof) y, como venganza, revuelven toda su habitación.

Sin embargo, incluso estos momentos más relajados, que tienen poco que ver con las carreras, son observados por la academia para estudiar la aptitud mental y la personalidad.

Para la FDA realmente ha evolucionado como proyecto, y está a un mundo de distancia de cómo empezaron los "programas de jóvenes pilotos" a principios de la década de los 2000. En aquel entonces, el enfoque parecía simplemente dar cierto apoyo económico a una estrella en ascenso, elegirles una categoría y, después de firmar algunos cheques, esperar que lograran victorias y campeonatos.

Ya no es así. El objetivo va más allá de juzgar la velocidad y el talento: se trata de evaluar cómo reaccionará un piloto cuando tenga la oportunidad de probar en F1, y especialmente cuál será su respuesta después de haber cometido un error grave o si se enfrenta a un compañero de equipo que de repente le complica la vida.

"Usamos Prema como referencia, porque es un equipo que cubre el camino de la Fórmula 4 a la Fórmula 2", dice Rivola. "Siempre tratamos de tener mucha información directa desde el campo de la competición, e intentamos comprender la gran cantidad de variables que están detrás de una victoria o un fin de semana malo". 

El valor de la Academy se ha incrementado claramente en los últimos meses, ya que la nueva asociación de Alfa Romeo con Sauber ha mostrado que ahora las futuras estrellas de Ferrari tienen camino directo a la F1. El ascenso de Charles Leclerc ha dado a todos los jóvenes la esperanza real de que la academia de Ferrari puede llevar a cualquiera si rinden.

Rivola añade: "Cuando supimos que Charles había sido elegido para convertirse en piloto de F1, fue una gran satisfacción. Demostró que todos habían trabajado en la dirección correcta".

"No importa lo convencido que estés de que estás haciendo el trabajo correcto, sin un resultado como ese no tienes la certeza. Ahora nuestros jóvenes tienen una motivación más. Saben que el camino hacia la cima es posible, así que ahora es más importante aún para ellos conseguir los resultados esperados".

Otra cosa que también ha cambiado en los programas de jóvenes pilotos es la edad. Hace una década, se consideraba que un 'joven' piloto tenía 18 años, y ahora vemos a jóvenes de 14 años cargando con la responsabilidad de marcas tan importantes como Ferrari.

Pero empezar tan joven también puede llevar a un escenario donde, si las cosas no funcionan, se acabe una carrera profesional antes de que haya empezado. Y, ¿qué pasa entonces si los sueños no se hacen realidad y se descubre que un joven no tiene lo que se necesita para llegar a la máxima categoría?

"Hay quienes deciden buscar categorías alternativas independientemente de nosotros, pero nosotros mismos tratamos de comprender si un joven tiene los requisitos para participar en carreras de GT, por ejemplo, una categoría muy desafiante en la que Ferrari tiene una presencia importante".

"Es una alternativa muy profesional y muy apreciada por los pilotos que se han embarcado en este proyecto. Pero nuestra principal tarea sigue siendo identificar y ayudar al crecimiento de aquellos que pueden aspirar a los objetivos más altos".

Así como el diseño y la construcción de un coche de F1 se trata de garantizar que cada detalle esté al 100%, la Ferrari Driver Academy no deja nada al azar cuando se trata de quienes están detrás del volante.

Y en los pasillos de Maranello, las famosas palabras de Enzo Ferrari siguen empujando a la FDA: "Me gusta pensar que Ferrari puede fabricar tanto a los pilotos como a los coches".

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Fórmula 1
Equipos Ferrari
Tipo de artículo Noticias
Etiquetas 2018, entrenamiento, f1, fda 2018, ferrari, ferrari fda 2018, formula 1, futuras estrellas, jóvenes promesas, pilotos, semana ferrari