Por qué Ferrari mantiene el optimismo pese a su "peor inicio" en 2023

Ferrari ha tenido un comienzo flojo en la temporada 2023 de Fórmula 1 y aún no ha logrado ni un solo podio después de tres carreras. Pero aunque los resultados dejan mucho que desear, la marca italiana sigue siendo optimista sobre sus posibilidades este año.

Charles Leclerc, Ferrari SF-23

A estas alturas del año pasado, Charles Leclerc tenía dos victorias en su haber para liderar el floreciente desafío de Ferrari por el título, su más creíble desde 2018. Doce meses después, solo ha terminado una carrera de tres para calificarlo como el "peor inicio de temporada de su historia". Mientras tanto, un lejano sexto lugar en Arabia Saudita dejó a su compañero de equipo, Carlos Sainz, convencido de que ahora son esenciales cambios importantes en el coche, en lugar de pequeños ajustes de configuración. 

Ferrari ocupa la cuarta posición de la tabla, mientras que su rival de 2022, Red Bull Racing, mantiene un récord perfecto de victorias. Sin embargo, el nuevo jefe del equipo, Fred Vasseur, se muestra mucho más optimista. "Vamos en la dirección correcta", afirma. "El ambiente en el equipo es más que bueno".

Este sentimiento positivo se produce a pesar de que descarta la posibilidad de que Maranello diseñe un coche de "especificación B" para más adelante este año. Si no hay una bala de plata en el horizonte que reavive la suerte, ¿por qué se muestra tan optimista? 

En primer lugar, hay que reconocer que tanto los pilotos como Vasseur son culpables de haber exagerado. Leclerc pronunció su discurso poco después de un trompo inducido por un contacto con Lance Stroll que lo envió a la grava en la primera vuelta del Gran Premio de Australia. Hablando en el calor del momento, es comprensible que tuviera una visión particularmente sombría. Vasseur, por su parte, no querría hundir la moral o disgustar a la directiva de Ferrari tan pronto en su cargo, por lo que se inclinaría a ser un poco más optimista. 

También es fácil criticar a Vasseur, que cita las tres primeras citas de Bahréin (asfalto abrasivo), Arabia Saudita (dominada por el rendimiento en línea recta) y Australia (muy perturbada por las banderas rojas) como anómalas. Y añade que el rápido Bakú también es poco convencional, por lo que incluso después de cuatro rondas, el verdadero orden competitivo podría no estar claro. Sólo cuando la temporada se asiente en circuitos más convencionales, el concepto de coche de Ferrari, dominado por la carga aerodinámica, sacará músculo.  

The retired car of Charles Leclerc, Ferrari SF-23

El coche retirado de Charles Leclerc, Ferrari SF-23

Foto de: Lionel Ng / Motorsport Images

Sin embargo, el problema con este argumento es que descartar cuatro circuitos es dar por perdida una cuarta parte de la temporada. Además, el equipo ganó en dos de esos circuitos el año pasado y podría haber sumado un tercero en Azerbaiyán si el motor de Leclerc no hubiera detonado. Por último, la limpia barrida de Red Bull en este tiempo demuestra que un coche puede adaptarse a diversas circunstancias. Pero el SF-23 no lo es. 

Resulta más fácil validar el optimismo de Vasseur al repasar un fin de semana que podría considerarse una oportunidad perdida. Un Melbourne más apretado debería haberse adaptado mejor a los puntos fuertes de la Scuderia respecto a la ronda anterior en Yeda. Pero la clasificación resultó decepcionante una vez más, ya que Sainz fue quinto y Leclerc, séptimo.  

Sin embargo, parte de su déficit de medio segundo respecto al polesitter Max Verstappen se puede atribuir a la mala gestión desde el muro de pits. Los de Ferrari gestionaron mal el tráfico en sus vueltas de preparación, lo que hizo que la temperatura de los neumáticos bajara y obstaculizara sus primeros sectores. Según Vasseur, uno de los pilotos perdió la posibilidad de salir desde la primera fila. 

Si bien eso marca una mala ejecución, el complicado sector final en Melbourne allana el camino para que los coches tropiecen unos con otros. En otros circuitos, Ferrari debería organizarlo mejor para estar más en la mezcla. Y perfeccionar las operaciones en pista es una tarea teóricamente más sencilla que mejorar un coche fundamentalmente inferior. Por lo tanto, no todo es pesimismo. 

Podría decirse que los acontecimientos 24 horas después también resultaron engañosos. Leclerc fue eliminado de la carrera antes de completar un solo sector. Sainz, por su parte, superó la interrupción de la bandera roja para ocupar una sólida cuarta plaza cuando cruzó la línea tras el coche de seguridad. Luego cayó al 12º lugar por la penalización de cinco segundos por golpear a Fernando Alonso en la primera curva, una decisión que Ferrari ha solicitado un derecho de revisión a la FIA.  

Dejando a un lado la frustración con los comisarios, Sainz se vio rápidamente obligado a limitar los daños tras entrar en boxes inmediatamente antes de la primera detención de la carrera. La inminente bandera roja comprometió significativamente la estrategia. Pero como parte de su recuperación, el ritmo de carrera fue comparable al de Lewis Hamilton y Alonso, dentro de 0,2s por vuelta, mientras le tenía tomada la medida a Stroll.  

Frederic Vasseur, Team Principal and General Manager, Scuderia Ferrari

Frederic Vasseur, director del equipo y director general de la Scuderia Ferrari

Foto de: Ferrari

Vasseur explica: "Tomamos una dirección un poco diferente en términos de desarrollo para Australia. Dio sus frutos. La sensación fue extraña después porque estábamos muy frustrados. En la clasificación, no estuvimos lejos de hacer un buen trabajo y por diferentes razones no lo conseguimos. En la carrera, el ritmo para mí fue bueno. Tuvimos un poco de mala suerte con la bandera roja del coche de seguridad y tuvimos que hacer una parada extra en boxes. Pero después (Sainz) pudo remontar, adelantar a un par de coches y forzar los neumáticos". 

Una vez que Sainz se había calmado tras su castigo por parte de Control de Carrera, Vasseur se mostró igualmente tranquilo: "Se llevó también lo positivo del fin de semana, teniendo en cuenta que aunque no hayamos puntuado por diferentes motivos, hemos dado un verdadero paso adelante en términos de rendimiento y aún nos quedan 20 carreras por delante. Tenemos que mirar hacia el futuro. Tuvo una buena reacción. Estuvo con nosotros en el simulador (la semana pasada) y con un buen espíritu de lucha". 

Cuando se trata de mirar al futuro, Vasseur promete que los aficionados de Ferrari no tendrán que esperar mucho. Aunque no habrá una "especificación B" (una decisión motivada por el límite de costos, las restricciones aerodinámicas y la creencia de que hay mucho más por hacer con la versión actual), se están preparando una serie de actualizaciones menores.  

Éstas no se introducirán en Bakú, cuando muchos rivales estrenarán nuevas piezas tras el parón de cuatro semanas y sacando provecho de una carrera mucho más cerca de sus sedes europeas para ahorrar en transporte. Además, Ferrari considera que ya tiene una configuración aerodinámica optimizada para Azerbaiyán. Por otro lado, la adopción de una segunda sesión de clasificación para la primera carrera sprint hace que la ronda sea menos atractiva para las actualizaciones. Existe un mayor riesgo de accidentes cuando el programa revisado añade un elemento competitivo adicional, y el menor número de sesiones de entrenamientos deja menos tiempo para correlacionar el impacto de los nuevos componentes. 

En su lugar, llegarán piezas nuevas para cada una de las rondas de Miami, Imola y Barcelona. Ferrari insiste en que ha reaccionado con rapidez a su tibio comienzo. Ha ajustado la ruta de desarrollo para poner el énfasis en resolver el equilibrio del coche y la actualización originalmente prevista para España llegará ahora a tiempo para la primera visita a Italia, por ejemplo.  

Aunque el programa de actualización favorece la evolución frente a la revolución, Vasseur confirma que Ferrari seguirá siendo agresivo: "Seguiremos actualizándolo y trataremos de hacerlo de forma masiva... Tenemos la sensación, y espero que estemos en lo cierto y vayamos en la dirección correcta, de que aún tenemos mucho margen de mejora en el coche". 

"Significa que mientras sigamos siendo capaces de desarrollar el coche para conseguir puntos, y la aerodinámica para conseguir un mejor equilibrio para conseguir una mejor estabilidad, tiene sentido empujar en esta dirección". 

La positividad de Vasseur tiene un límite. Se abstiene de comprometerse con el objetivo de superar a Red Bull, Mercedes y Aston Martin. Más bien quiere que su equipo se aísle. Ferrari ha rendido por debajo de sus posibilidades y debe centrarse en sacar el máximo partido a su coche, perfeccionar la estrategia y evitar más problemas de fiabilidad (incluso si se trata de carencias que se arrastran desde 2022). Pero, sobre todo, Vasseur dice que ha visto suficiente potencial. Esto es lo que subraya su tono optimista y el del equipo.  

"El ambiente en el equipo es increíblemente bueno para el nivel de resultados que tenemos", insiste Vasseur. "Todo el mundo está muy motivado y concentrado. Los pilotos nos apoyan mucho. La relación con John (Elkann, presidente) o con Benedetto (Vigna, director general), créeme que también es muy positiva. Por supuesto, no tenemos los resultados que esperamos. Pero estamos trabajando todos juntos para mejorar la situación". 

Charles Leclerc, Ferrari SF-23

Charles Leclerc, Ferrari SF-23

Foto de: Ferrari

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo AlphaTauri: El cambio en el suelo es el primero de cinco o seis pasos
Artículo siguiente La F1 piensa aumentar el precio de ingreso para equipos nuevos

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol