Fórmula 1 GP de Italia

Ferrari demuestra que aún hay lugar para los sentimientos en la F1

En medio de la seguidilla de victorias sin precedentes de Max Verstappen y Red Bull, Ferrari insufló algo de vida a la Fórmula 1 2023 con su particular enfoque para el Gran Premio de Italia en Monza.

Podio: segundo lugar Sergio Pérez, Red Bull Racing, ganador Max Verstappen, Red Bull Racing, tercero Carlos Sainz, Scuderia Ferrari

En un deporte en el que los números lo son todo, cada vez hay menos espacio para los sentimientos. Pero cuando Ferrari se dirigió a Monza, no pudo evitar hacer todo lo posible.

Más de 304.000 discípulos acudieron al templo de la velocidad durante todo el fin de semana del Gran Premio de Italia. Mientras continúa la espera por el primer título de constructores en 15 años, el fandom Ferrari sigue siendo religión en Italia, con la presión de la expectativa de los atronadores tifosi omnipresente independientemente del estado de forma de la Scuderia.

En 2023, Ferrari ha tenido problemas para convertir su a menudo sólida velocidad de clasificación en un ritmo de carrera consistente, padeciendo en la mayoría de los circuitos de alta carga aerodinámica hasta ahora. Por eso, cuando en Bakú se puso de manifiesto su relativa fortaleza en los circuitos de baja carga aerodinámica, fue fácil para Ferrari apostar fuerte en su carrera de casa.

El límite presupuestario de la F1 y sus restricciones en las pruebas aerodinámicas exigen una cierta disciplina, ya que los equipos tienen que elegir muy bien sus proyectos de CFD y de túneles de viento. Por lo tanto, la mayoría de los equipos, entre ellos el dominante Red Bull, retocaron y recortaron los perfiles de los alerones existentes para la cita de Monza.

Pero Ferrari ideó un paquete a medida para el fin de semana, a pesar de saber que sus esfuerzos serían inútiles en otros circuitos. El equipo también instaló unidades de potencia nuevas en los coches de Carlos Sainz y Charles Leclerc para maximizar su potencia. 

El "especial Monza" dio sus frutos, con Sainz derrotando al dominador Red Bull de Max Verstappen, en la clasificación por un margen de 0,013s, mientras que el otro coche rojo de Leclerc fue tercero.

"Se me ha puesto la piel de gallina desde que he cruzado la línea de meta, toda la vuelta viendo a la multitud y, obviamente, al bajar del coche y ver esto", dijo Sainz después de obtener la pole más significativa de su carrera.

Pole man Carlos Sainz, Scuderia Ferrari, gives a thumbs up

El hombre de la pole, Carlos Sainz, Scuderia Ferrari, levanta el pulgar.

Foto: Simon Galloway / Motorsport Images

"No se me ha parado la piel de gallina. Es increíble. En el hotel, al llegar a la pista, dondequiera que vayamos. Es sólo ruido, apoyo y ánimo, y es la mejor sensación que puedes tener como piloto y como atleta".

La primera parte del trabajo ya estaba hecha para Ferrari, y el equipo aún disfrutaba de la energía el domingo por la mañana.

"¿Has visto cuánto rojo hay entre la multitud? Imagínate", bromeó Jock Clear, ingeniero de rendimiento de Ferrari, cuando Motorsport.com le preguntó hasta qué punto el sentimiento jugó un papel en su decisión de poner una cantidad significativa de sus fichas en una carrera de gloria en Monza.

"Obviamente, hay un tope de costos y todo el mundo tiene que decidir en qué quiere gastar su dinero. Hoy en día es una carrera única, el único lugar donde correríamos con una carga aerodinámica absolutamente baja".

"Pero al principio de la temporada nos dimos cuenta de que la baja carga aerodinámica nos venía mejor. No sólo desde un punto de vista sentimental, no sólo porque el público está repleto de rojo. Pero es claramente un circuito que nos iba a beneficiar".

"Hacer un paquete a medida era lo correcto desde el punto de vista del rendimiento. Por supuesto, eso viene acompañado de la pole de Ferrari en Monza. Y eso tiene un enorme valor para todos nosotros: la motivación, el público, los tifosi, los pilotos; no hay nada mejor".

El jefe del equipo Red Bull, Christian Horner, no le envidió a Ferrari su día bajo el sol, sabiendo que aunque Ferrari tenía el mejor paquete de baja resistencia de Monza, la carga aerodinámica adicional de Red Bull le ayudaría en la sofocante carrera del domingo.

Carlos Sainz, Ferrari SF-23

Carlos Sainz, Ferrari SF-23

Foto: Erik Junius

No sólo el ritmo de carrera de Red Bull parecía tres décimas más rápido, sino que sus mayores niveles de carga aerodinámica también proporcionarían una mejor gestión de los neumáticos.

"Que Ferrari consiguiera la pole position, se podía ver lo que significó para los tifosi", reconoció Horner. "Yo estaba en el mismo hotel que los pilotos de Ferrari. Era alrededor de la una de la madrugada cuando por fin empezaron a calmarse...".

Para su deleite, un animado Sainz se defendió a capa y espada de Verstappen, pero tras un bloqueo en la curva 1 en la vuelta 15, el español finalmente tuvo que ceder su liderato, que ya nunca recuperaría. Verstappen consiguió su décima victoria consecutiva y Red Bull la 15º, ambos récords históricos en la F1.

"Ferrari era muy rápido en las rectas y creo que Max pudo ver que eran un poco más duros con el neumático trasero", dijo Horner. "Eso formaba parte de nuestra estrategia en cuanto a la puesta a punto que adoptamos, sabiendo que las temperaturas iban a ser un poco más altas".

"Monza ocupa un lugar tan importante en su temporada que se puede ver que el paquete que trajeron aquí se centraba en la velocidad en línea recta. Hicieron un gran trabajo en la clasificación, pero pusimos más empeño el domingo que el sábado, y creo que al final dio sus frutos con una carrera muy fuerte".

"Carlos defendió muy duro y robusto, lo que se hace en un Ferrari en Monza. Pero finalmente, Max fue capaz de hacer ese adelantamiento".

La batalla con Red Bull acabó diluyéndose, con el segundo coche de Sergio Pérez logrando pasar a los dos Ferrari para asegurar el 1-2 de Red Bull. Pero Ferrari no se detuvo ahí.

La atención se centró en una apasionante batalla dentro del equipo entre Sainz y Leclerc. Este último había estado un paso por detrás de su compañero de equipo durante todo el fin de semana hasta la carrera. Con Sainz gastando sus neumáticos en su valiente pero inútil defensa contra Verstappen, lo que provocó una parada en boxes más temprana, Leclerc parecía tener la sartén por el mango en el segundo stint.

Carlos Sainz, Ferrari SF-23, Charles Leclerc, Ferrari SF-23, Kevin Magnussen, Haas VF-23

Carlos Sainz, Ferrari SF-23, Charles Leclerc, Ferrari SF-23, Kevin Magnussen, Haas VF-23

Fotografía de: Andy Hone / Motorsport Images

Ninguno de los dos pilotos cedió un ápice, queriendo ahora ser el héroe que recibiera los aplausos de los tifosi en el podio de Monza, un lugar único e icónico. Un tercer puesto que se celebraría como una victoria ante la hegemonía de Red Bull.

Se podría haber perdonado fácilmente al jefe del equipo, Fred Vasseur, por congelar las posiciones, ya que Ferrari ha sido criticada a menudo en el pasado por tener miedo a los errores, una actitud que a veces ha provocado deslices estratégicos.

Sin embargo, Ferrari dio libertad a sus pilotos hasta el final, lo que proporcionó un entretenimiento muy necesario durante una temporada asfixiada por el dominio sin precedentes de Red Bull.

"Si hubiera congelado las posiciones, me preguntarían exactamente lo mismo: ¿por qué congelaste la situación?", explicó un Vasseur típicamente jovial. "Creo que era la mejor manera de agradecer a todo el mundo el apoyo de los tifosi".

"No me sentía tan cómodo como para congelar algo a cinco vueltas del final. Confío en ellos, pero les dije que no arriesgaran en absoluto. Estoy muy orgulloso de la decisión y del trabajo de los pilotos".

Finalmente, Sainz aguantó para asegurarse la tercera plaza, justa recompensa a uno de sus mejores fines de semana en la F1. Estaba claro lo que significaba para el español, pero aún más reveladora fue la respuesta de Leclerc tras la carrera.

Después de haber experimentado el éxtasis de Monza cuando ganó la edición de 2019, Leclerc no envidió a Sainz su turno para saludar a las masas. Y su emocionante batalla lo dejó lleno de adrenalina.

Max Verstappen, Red Bull Racing,Sergio Perez, Red Bull Racing,Carlos Sainz, Ferrari

Max Verstappen, Red Bull Racing,Sergio Pérez, Red Bull Racing,Carlos Sainz, Ferrari.

Foto: Erik Junius

"Sinceramente, lo he disfrutado mucho. Es probablemente la carrera más divertida de la temporada, al menos dentro del casco", dijo Leclerc. "Estoy seguro de que el muro de boxes no daría la misma respuesta, pero esto es exactamente lo que debería ser una carrera".

"Estoy seguro de que Carlos vivió un momento muy especial, así que debería disfrutarlo".

El memorable fin de semana de Ferrari en Monza no será la cura para todos los males, y el próximo fin de semana de carrera será probablemente mucho más difícil en un circuito urbano de Singapur caliente y revirado.

Pero mientras la Scuderia se centra en su proyecto del coche de 2024, puede ser un tónico revigorizante que levante cabezas en la fábrica de Maranello. Ferrari también demostró que, a veces, todavía hay lugar para el sentimiento en la F1 moderna.

Carlos Sainz, Ferrari, Charles Leclerc, Ferrari

Carlos Sainz, Ferrari, Charles Leclerc, Ferrari

Foto de: Ferrari

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Lawson cree que perdió los puntos en el arranque en Italia
Artículo siguiente Los dueños de la F1 admiten que el dominio de Verstappen es "un reto"

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol