La columna de Massa: un fin de semana especial y temido

En su úlltima columna, Felipe Massa reflexiona sobre un difícil Gran Premio de Singapur, uno de los eventos más temidos por la escudería Williams.

Existen muchas razones por las cuales el Gran Premio de Singapur es un fin de semana muy especial. La más obvia por supuesto es que se trata de una carrera nocturna en medio de la ciudad, con un gran ambiente para el público presente en la pista y los espectadores que están en sus casas.

Pero también hay otros aspectos muy específicos en este evento. Todos mantenemos el horario de vida europeo, lo que significa que dejamos el circuito cerca de las tres de la mañana y nos acostamos a las cinco de la mañana.

Ponemos la alarma del despertador para las 14:00h, ¡y llegamos al paddock para empezar a trabajar cuando ya está anocheciendo! Después de un par de días uno se acostumbra, pero al principio siempre es extraño.

A las peculiaridades del evento hay que añadirle las expectativas que tenía el equipo Williams antes de llegar allí. Sabíamos que podía ser un fin de semana cuesta arriba para nosotros, pero en los entrenamientos las cosas funcionaron bien y en clasificación estábamos en la lucha para llegar a la Q3.

No pudimos cumplir el objetivo por un pequeño margen, pero debido a la penalización impuesta sobre Sergio Pérez por no respetar la regla de banderas amarillas, Valtteri (Bottas) y yo comenzamos desde la décima y 11° posición en la parrilla, lo cual fue positivo.

La primera parte de la carrera fue buena, gracias a una salida que me permitió colocarme en la novena plaza. Pensé que había una posibilidad real de terminar la carrera en los puntos, lo cual hubiera sido un gran éxito considerando que esta es una pista que no encaja particularmente bien con nuestro coche.

Desafortunadamente, dos factores jugaron en nuestra contra: la estrategia y las paradas en boxes. Al inicio, nos centramos en hacer una carrera con tres paradas con los compuestos de neumáticos más blandos, sabiendo que deberíamos intentar recuperar posiciones para llegar a los puntos.

Pero después de un buen inicio, pensándolo tras la carrera, hubiera sido mejor cambiar a una estrategia de dos paradas con un stint muy largo con el neumático blando, debido a que la necesidad inicial de atacar se convirtió en una situación donde tuvimos que defendernos para mantener nuestra posición.

Nos mantuvimos con la estrategia original de tres paradas y, desafortunadamente, esta elección provocó que cada vez que volvía a la pista me veía obligado a recuperar posiciones en tráfico. Y eso no es nada sencillo en el circuito de Marina Bay.

Además, y esta es la primera vez que nos ha sucedido esta temporada, las paradas en boxes no fueron las mejores. Creo que nos acostumbramos a hacer un trabajo magnífico en ese sentido, ¡y es hasta noticia que no hayamos sido los más rápidos!

En la última parada de hecho perdí algunos segundos, y eso me hizo quedar taponado tras coches más lentos en el final de la carrera, lo cual me costó la posibilidad de sumar algunos puntos.

Pero al menos ahora hemos dejado detrás una de las pistas a la que más temíamos. Los próximos circuitos deberían encajar bien con nuestro coche, y definitivamente mejor que Singapur. Así que creo que vamos a luchar hasta la última carrera por el cuarto puesto en el campeonato de constructores.

En Monza les sacamos cinco puntos (a Force India), mientras que en Singapur han recuperado cuatro. Pero creo que en las siguientes carreras vamos a estar en igualdad de condiciones.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Singapur
Pista Singapore Street Circuit
Pilotos Felipe Massa
Equipos Williams
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas f1, felipe massa, formula 1, gp singapur, gp singapur 2016, massa