Noticias
Fórmula 1 GP de Italia

Opinión: Ferrari, nerviosismo y muchos errores en Holanda

Tras el GP de Holanda hay quien ha levantado la voz por el decepcionante fin de semana en Zandvoort: Ferrari volvió de vacaciones con un coche que no estaba adecuadamente preparado. Entre deberes que no se hicieron bien y errores en pista, Leclerc y Sainz se encontraron con un SF-23 muy difícil de pilotar. Es posible que la plantilla de Vasseur sea modificada para la próxima temporada, cuando llegará un coche completamente nuevo.

Charles Leclerc, Ferrari SF-23,Carlos Sainz, Ferrari SF-23

Zandvoort ha dejado huella. Y menos mal que enseguida llega Monza para pasar página rápidamente, con la esperanza de que el GP de Italia vuelva a presentar un Ferrari decente ante el público del Cavallino. La cita del Gran Premio de Holanda no ha sido indoloro porque han aflorado algunos nudos que la Scuderia no consigue desenredar: el SF-23 es un mal coche y esto desde luego no es noticia porque a estas alturas lo saben hasta las paredes de la Dirección Deportiva, pero ni siquiera es un coche para tirar a la basura si, en determinadas situaciones, consigue plantar cara al Red Bull RB19 de Max Verstappen en la lucha por la pole position.

La pregunta que todo el mundo se hace en Maranello es una: cómo es posible que el coche no consiga encadenar dos carreras positivas y, cada vez que ilusiona a los aficionados con algún signo de recuperación, se enzarza de inmediato en una ronda desastrosa como la de Holanda. El quinto puesto de Carlos Sainz esconde problemas mucho mayores que los de un equipo que, por momentos, ni siquiera parece puntero. Y a la vuelta del Mar del Norte, por fin alguien empezó a levantar la voz...

El regreso a la pista tras el parón veraniego fue desastroso: Ferrari no logró configurar un alerón trasero adecuado para el trazado de Zandvoort, una pista que requiere la máxima carga aerodinámica. Charles Leclerc y Carlos Sainz se vieron obligados a afrontar el peralte con una configuración sin carga que hacía que el SF-23 fuera inconducible. Como resultado, los pilotos perdieron gradualmente la confianza en el coche, sumando una serie de largas pasadas en la frenada de la curva 1 como prueba de un tren delantero que no seguía la trayectoria ideal, flotando en la frenada.

Esta es una película que ya hemos visto esta temporada y uno se pregunta cómo es posible que después de 12 Grandes Premios todavía no hayamos descubierto cómo hay que poner a punto este monoplaza para que funcione de forma decente. En Zandvoort la velocidad punta no sirve para nada, porque la velocidad media cuenta. El coche rojo fue claramente el más rápido en la trampa de velocidad, pero fue simplemente ridículo en el resto. ¿Por qué?

¿Es posible que en Maranello sean incapaces de deliberar sobre una configuración aerodinámica que permita a los dos pilotos tener un coche adecuado para las dunas holandesas y que les proporcione un coche que al menos sea conducible?

Surgen fuertes dudas sobre el material que se preparó para Zandvoort y surgen fuertes dudas sobre la incapacidad en pista de poder limitar el alcance de los problemas, como si los dos mundos tuvieran visiones diametralmente diferentes. McLaren, Aston Martin y Williams han cultivado una línea de desarrollo que está dando resultados y no nos extrañaría ver en las próximas carreras una continuidad en el rendimiento de la que, en cambio, carece Ferrari.

Il muretto Ferrari durante il GP d'Olanda: ci sono state chiamate poco convincenti

El muro de Ferrari durante el GP de Holanda: hubo llamadas poco convincentes

Foto de: Sam Bloxham / Motorsport Images

Por supuesto, todos los focos están puestos en el proyecto 676, que arranca con buen pie, pero la temporada 2023 tiene un calendario en el que aún quedan nueve rondas: haber cerrado la puerta a la evolución del coche no significa que sólo haya que presupuestar vergüenzas. Porque incluso los neumáticos de mojado que no estaban listos al final de la primera vuelta cuando llovía copiosamente, atestiguan que en la comunicación piloto-pared de carrera hay que estudiar estrategias que permitan a Ferrari no tirar por la borda una docena de segundos.

Cuando no se tiene un coche competitivo, hay que saber aprovechar las oportunidades que se abren en lo que son carreras anómalas. Y Holanda era una de ellas, pero no se aprovechó adecuadamente.

Carlos Sainz e Charles Leclerc con le tute che veranno usate a Monza

Carlos Sainz y Charles Leclerc con los monos que se utilizarán en Monza.

Foto: Ferrari

La oportunidad de redimirse llegará en Monza. En el Templo de la Velocidad el SF-23 debería sufrir menos: el Stradale requiere la mínima carga aerodinámica, apostando todo a la eficiencia aerodinámica y a la potencia de la unidad de potencia 066/10. Al menos en clasificación, ¿veremos a una Red capaz de ilusionar a sus aficionados con una pole position? Después de la debacle de Zandvoort, en Maranello decidieron no hacer proclamas y guardar silencio. Una sabia decisión.

Para las largas rectas del GP de Italia se había pensado en un flanco más ahuecado precisamente para reducir la resistencia al avance: ¿quién sabe si se verá el viernes en el pitlane o si el derroche holandés llevará a revisar los planes?

Más de la Fórmula 1:

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Stella: Zandvoort fue un podio perdido para McLaren
Artículo siguiente La innovación de Aston Martin que se rompió en una prueba de pits

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol