Noticias
Fórmula 1 GP de São Paulo

Problema del coche de Leclerc pudo iniciar por un fallo del diferencial

El SF-23 de Leclerc aún no ha regresado a Maranello, pero el análisis de los datos de telemetría habría revelado que el sensor que se volvió loco en la vuelta de formación de parrilla del GP de Brasil fue el diferencial. El bloqueo repentino del coche rojo habría partido del divisor de par, poniendo en recuperación los sistemas gestionados por el sistema hidráulico y el motor. La unidad de potencia está a salvo, pero en Maranello tienen que entender si un ajuste del embrague realizado en el último momento puede tener algo que ver.

Charles Leclerc, Ferrari SF-23

Ahora también hay confirmación: el motor de Charles Leclerc está a salvo. Lo anticipó el Corriere dello Sport, pero no podía ser de otra manera, dado que el piloto monegasco acabó contra las barreras en la curva 6 durante la vuelta de formación de parrilla del GP de Brasil debido a un apagón electrónico que envió literalmente al bloqueo la unidad de potencia y todos los servicios servidos por el sistema hidráulico: freno-by-wire, caja de cambios, diferencial, hidrodrive.

El SF-23 de Charles aún no ha regresado a Maranello para ser desmontado, pero un cuidadoso análisis de los datos de telemetría ha dirigido la búsqueda de información y parece que el elemento que generó la alarma fue el diferencial. El fallo de un sensor habría enviado la señal de que había un problema grave en el divisor de par, cuando en realidad no había ningún fallo. Pero la alarma era tan grave que había superado el primer umbral de peligro, activando la segunda protección, que paralizó drásticamente el sistema hidráulico y todos los sistemas que se activan por encima.

Charles Leclerc contro le barriere di Interlagos nel giro di formazione del GP del Brasile

Charles Leclerc contra las barreras en Interlagos en la vuelta de formación del GP de Brasil

El bloqueo de las ruedas traseras del coche rojo, por tanto, habría empezado por el diferencial: en televisión vimos la ligera humareda de los neumáticos antes de que el SF-23, privado de cualquier forma de control (la dirección estaba clavada sin la hidroguía) se estrellara contra las barreras.

Los ingenieros del Cavallino tendrán que averiguar ahora por qué todo el coche entró en protección sin que hubiera realmente un punto de rotura. Tanto Carlos Sainz como Charles Leclerc sufrieron problemas con el reglaje del embrague. No se puede descartar que el origen de los problemas tuviera su origen en un cambio realizado en el reglaje del embrague.

Aunque parezca paradójico, debió ocurrir algo parecido a una alineación de los planetas en el espacio: una impensable secuencia de pequeños hechos habría provocado que Charles Leclerc se convirtiera de repente en un "pasajero" de su monoplaza sin control. Menos mal que ocurrió antes del inicio del GP y no cuando el ferrarista ya estaba en carrera, porque es fácil imaginar lo que podría haber pasado.

Charles Leclerc, Ferrari

Foto de: Red Bull Content Pool

Charles Leclerc, Ferrari

Este grave episodio ha puesto de manifiesto que hay "agujeros" en el sistema de control del coche rojo y corresponderá a los ingenieros electrónicos que responden a Enrico Cardile y Enrico Gualtieri encontrar la solución que, para salvar una parte de la mecánica, un piloto podría acabar contra las barreras. Bien está lo que bien acaba...

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Imola y Monza: hay acuerdo de renovación con la F1 hasta 2030
Artículo siguiente Magnussen aún tiene dudas de las mejoras del Haas con los neumáticos

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol