Análisis
Fórmula 1 GP de São Paulo

Técnica: Así se dieron los fallos para el abandono de Leclerc

Charles Leclerc terminó tristemente su Gran Premio de Brasil parado en una escapatoria después de sufrir un problema que envió el motor a protección tras perder el sistema hidráulico, lo que provocó el bloqueo trasero que desencadenó el trompo. Según la explicación de Ferrari, la secuencia de acontecimientos fue causada por un fallo en la electrónica, y el SF-23 número 16 será analizado a fondo una vez de vuelta en Maranello.

Charles Leclerc, Ferrari SF-23

Tras un sprint sacrificado para mirar al domingo, estaba claro que todas las atenciones de Ferrari estaban puestas en el Gran Premio en el que, partiendo también desde la primera fila ganada en la calificación del viernes, el SF-23 podría aprovechar ese nuevo juego de blandos guardado el día anterior.

A pesar de que el Cavallino Rampante era consciente de ciertos límites ya mostrados en el sprint, donde se había visto frenado por la degradación de los neumáticos y los problemas de sobrecalentamiento de la Unidad de Potencia, existía la esperanza de que la carrera larga pudiera convertirse en una buena oportunidad para recuperar algunos puntos en el Campeonato de Constructores sobre un Mercedes que parecía tener dificultades.

Sin embargo, precisamente en este último aspecto, el Gran Premio de Brasil huele a oportunidad perdida, a un Ferrari que se complicó la vida a los pocos metros. Habían pasado pocos días desde Halloween, pero la imagen del SF-23 de Charles Leclerc detenido contra las barreras en la curva seis de la vuelta de formación provocó un silencio y un escalofrío por toda la espina dorsal, con esa fina sensación de encontrarte en una pesadilla de la que te gustaría despertar cuanto antes, como pulsando un botón de reinicio.

Charles Leclerc, Ferrari

Charles Leclerc, Ferrari

La cita brasileña de Sao Paulo no pudo empezar peor para el equipo italiano, que en el espacio de unos segundos se encontraron fuera de carrera con su mayor esperanza de lograr un resultado destacado. Repasando los momentos previos al incidente, el procedimiento parecía ser el mismo que en otras etapas del campeonato, con la clásica desactivación del limitador de velocidad y la búsqueda del punto de arranque, es decir, el método para identificar el punto de corte del embrague, fundamental para una buena salida.

Una vez iniciada la vuelta de reconocimiento, el monegasco se dedicó a su tarea habitual de mantener el calor en los neumáticos que acababan de ser retirados de las cubiertas, y por los datos de telemetría no se apreciaba nada anormal, al menos hasta la curva del caos. En ese momento, el de Ferrari estaba pasando por la sexta curva sin hacer ningún cambio en su trayectoria, entre otras cosas porque a más de 250 km/h no habría habido necesidad de hacerlo, ya que es una curva que pone una buena cantidad de energía en los neumáticos. Sin embargo, de repente, el motor del SF-23 número 16 se apagó y el coche giró hasta chocar contra las barreras.

Los datos de telemetría muestran que en ese momento Leclerc no estaba pisando el acelerador, sino el freno para afrontar la entrada en la curva seis. Lo que se puede ver tanto en los datos de a bordo como en los de telemetría es cómo, tan pronto como el monegasco reduce a quinta marcha, el motor térmico se apaga: de hecho, los datos muestran cómo las revoluciones del motor caen casi instantáneamente a cero, demostrando que la Unidad de Potencia se ha apagado. Lo interesante es que el bloqueo trasero que desencadenó entonces el trompo no parece haberse producido al mismo tiempo que la parada del motor, sino más bien en las fases posteriores.

La telemetria di Charles Leclerc in Brasile, durante il giro di formazione

Foto de: Gianluca D'Alessandro

Telemetría de Charles Leclerc en Brasil, durante la vuelta de formación

De hecho, inicialmente se ve a Leclerc intentando continuar la fase de dirección con el volante, que en ese momento se ha vuelto muy pesado y duro debido a la pérdida de apoyo de la parte hidráulica y, en consecuencia, también de la dirección asistida. Sólo unos instantes después se produjo el bloqueo de la parte trasera, que generó el trompo, con el coche ya imposible de dirigir. No hubo, por tanto, un único momento en el que todos los elementos se superpusieran, sino más bien una secuencia de acontecimientos, que finalmente llevaron al bloqueo de los neumáticos traseros desencadenando el trompo.

"Perdí el volante porque la dirección asistida no funcionaba, así que lo noté rígido y duro. Fui recto y el motor se paró por razones de protección, lo que provocó el bloqueo de la parte trasera, enviándome a un trompo", relató el monegasco durante las entrevistas, explicando cómo el bloqueo trasero habría sido generado por un mapa de protección del motor activado por la ECU. No se trata de un escenario totalmente anormal, ya que ha habido otros episodios en el pasado en los que los pilotos han tenido que lidiar con algo similar, pero en este caso lo que hay que entender es la causa subyacente del fallo electrónico que generó el apagado del coche y sus sistemas asociados.

La telemetria di Charles Leclerc in Brasile, durante il giro di formazione

Foto de: Gianluca D'Alessandro

Telemetría de Charles Leclerc en Brasil, durante la vuelta de formación

Tras la inicial y comprensible desesperación en el interior del monoplaza, Leclerc intentó reiniciar el coche con la ayuda del motor híbrido, demostrando que, al menos la parte eléctrica, había seguido funcionando incluso en el momento del impacto contra las barreras. Tras volver a arrancar el coche con el apoyo del MGU-K durante un breve instante, el sistema hidráulico también volvió a activarse, hasta el punto de que el monegasco pudo reducir la marcha a primera para volver a la pista e intentar regresar a boxes.

Sin embargo, al cabo de unos treinta metros reapareció el mismo problema de antes, lo que provocó el apagado del motor y la retirada definitiva del ferrarista. Una ilusión que duró apenas unos segundos, el tiempo justo para subir una marcha, lo que en cualquier caso es un indicio de que no se trataba de un problema que pudiera solucionarse con un banal ciclo de encendido, ese procedimiento que consiste en volver a arrancar el coche, como una especie de botón de reinicio.

Como explicó brevemente el director del equipo, Frederic Vasseur, durante las entrevistas, el problema no estaría estrictamente relacionado con la parte hidráulica, que de hecho no suele provocar la parada completa del coche, sino más bien con un sistema que desencadenó entonces una reacción en cadena: "El sistema apagó el sistema hidráulico y el motor. Es más algo relacionado con un control electrónico que otra cosa". Ahora esperarán a que el coche regrese a Maranello, donde se llevarán a cabo análisis más profundos sobre la causa del abandono del monegasco. 

 

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Albon señala su buena salida como la causa del choque en Brasil F1
Artículo siguiente Paso a paso, cómo Alonso logró técnicamente ganarle a Checo Pérez

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol