Noticias
Fórmula 1 GP de Gran Bretaña

Ferrari y los problemas técnicos que los han relegado a ser la cuarta fuerza

Ferrari llevará un extractor menos potente al GP de Gran Bretaña con la intención de controlar los saltos que afectan al rendimiento de Leclerc y Sainz en curvas rápidas. Con tres sesiones de entrenamientos libres, los ingenieros de Maranello esperan encontrar la puesta a punto útil para explotar el verdadero potencial del SF-24.

Ferrari SF-24 detalles técnicos

El sueño se ha hecho añicos. Hubo un momento en el que parecía que Ferrari podría desafiar a Red Bull junto con McLaren. El equipo de Woking estuvo a la altura de las expectativas al llevar a Lando Norris a pelear directamente contra Max Verstappen, mientras que la Scuderia parece condenada a recibir una paliza incluso de Mercedes, habiéndose colado en el incómodo papel de cuarta fuerza.

El SF-24 no está a la altura de las expectativas, de hecho decepciona. El paquete de actualizaciones introducido en Barcelona le ha dado más carga aerodinámica, pero el efecto negativo es que la mayor carga aerodinámica generada por el tren inferior genera "porpoising", es decir, saltos en las secciones más rápidas.

La palabra sucia, que de forma un tanto sorprendente caracterizó el inicio de la historia de los monoplazas con efecto suelo, la F1 ha preferido sustituirla por bouncing, se cambia el término pero no cambia la sustancia. El coche de Ferrari con bouncing tiene pérdidas de carga repentinas que generan dos efectos negativos: primero, los pilotos se ven obligados a levantar el pie del acelerador en las curvas rápidas; segundo, los neumáticos traseros se sobrecalientan debido a la falta de agarre.

Carlos Sainz, Ferrari SF-24

Carlos Sainz, Ferrari SF-24

Foto de: Ferrari

Ferrari ha sido golpeada por el enemigo más insidioso, que en el túnel de viento no es fácil de ver y, por lo tanto, resulta difícil de erradicar. De hecho, incluso las simulaciones de Silverstone dicen que el SF-24 debería ser competitivo, tal y como esperaban que fuera en Austria, pero en Spielberg todos sabemos cómo acabó aquello.

Ayer Carlos Sainz estuvo en el simulador, hoy es el turno de Charles Leclerc. Los pilotos se han puesto a disposición del equipo para intentar encontrar una solución, porque saltarse las normas mina la confianza de los que están al volante. En el Red Bull Ring los dos intentaron compensar la menor velocidad en las curvas rápidas con una frenada más agresiva, aferrándose a uno de los puntos fuertes del coche rojo.

El resultado fue que el sábado, en la carrera Sprint, los discos ya se sobrecalentaban en la segunda vuelta, obligando a los pilotos a levantar y costear al final de las rectas, perdiendo más rendimiento. Está claro que todo esto resta confianza a los pilotos. Y si pierden confianza, las indicaciones al equipo para buscar la mejor puesta a punto se vuelven menos precisas. En definitiva, parece que hay un perro que se muerde la cola.

En todo esto vemos a los mecánicos juguetear constantemente con las cestas de freno: encontrar el umbral de refrigeración adecuado para la curva, sin penalizar la eficiencia del coche, es un equilibrio difícil de encontrar, especialmente esta temporada. La sensación es que en Maranello han llegado al umbral de un ataque de nervios.

Charles Leclerc, Ferrari SF-24

Charles Leclerc, Ferrari SF-24

Foto de: Zak Mauger / Motorsport Images

Fred Vasseur le quita importancia: el director del equipo está convencido de que hay más potencial en el SF-24 del que se puede ver en la pista, y que todo lo que se necesitaría es un poco de motivación en la clasificación (en las elecciones de equipo y en la motivación de los pilotos) para quedar por delante de Mercedes, al menos.

El hecho es que Red Bull, McLaren y Mercedes tienen líneas de rendimiento ascendentes. Sólo Ferrari está cuesta abajo y la caída debe ser drenada rápidamente. En Silverstone veremos un difusor trasero menos "potente" con la esperanza de controlar el "porpoising": se da un paso atrás con la esperanza de dar luego dos hacia delante. Veremos el alerón trasero diseñado para la pista británica y los cambios de detalle que formaban parte del paquete británico, en la creencia de que con tres sesiones de entrenamientos libres es posible encontrar una puesta a punto de compromiso que permita a los pilotos aprovechar el rojo.

Estamos en una etapa crucial de la temporada: además de defender el segundo lugar en el Campeonato de Constructores del ascenso de McLaren, es importante encontrar certidumbre en la definición del SF-25, un monoplaza que tendrá una suspensión delantera pull-rod y una nueva carrocería con una distribución de peso diferente.

El Ferrari para Lewis Hamilton, como ya se le está llamando, no tendrá que arrastrar los defectos que el SF-24 arrastra de forma más o menos disimulada.

Más de la F1:

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Mazepin vuelve a los circuitos europeos tras levantamiento de sanciones para él
Artículo siguiente Villeneuve: El campeonato se está cerrando, la temporada será interesante

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol