Noticias
Fórmula 1 GP de Singapur

El accidente de Stroll lanza dos advertencias de seguridad para FIA

Stroll volverá al GP de Japón con un AMR23 completamente reconstruido tras el terrible accidente sufrido durante la Q1 del GP de Singapur. El canadiense salió prácticamente ileso del accidente, pero el choque en la última curva de Marina Bay será puesto bajo investigación por la FIA: un cono de intrusión lateral se partió en la barrera TecPro y los cables de retención de una rueda se rasgaron en el impacto.

Lance Stroll, Aston Martin AMR23, sale de su coche gravemente dañado tras un accidente al final de la Q1.

Lance Stroll volverá a la pista con regularidad en Suzuka y participará en el GP de Japón. El piloto canadiense se pondrá a los mandos del Aston Martin AMR23, que tendrá que ser reconstruido en los garajes japoneses a partir del chasis de repuesto después de que el coche quedara destrozado en el terrible accidente al término de la Q1 del GP de Singapur.

Stroll acabó en el bordillo exterior de la penúltima curva, que se toma en sexta velocidad a unos 240 km/h, y perdió el control de su coche, estrellándose contra las barreras del exterior de la curva 19. El impacto contra las barreras fue muy violento, a una velocidad estimada de más de 210 km/h.

 

La célula vital del Aston Martin resistió perfectamente el impacto con una deceleración estimada de 40 Gs. El piloto salió ileso del choque: Lance salió del habitáculo sin ayuda exterior y sólo fue trasladado al Centro Médico para seguir las prácticas de la FIA. Stroll había obtenido el OK de los médicos para tomar parte en la carrera, pero tras una reunión con el equipo se decidió abandonar el GP tanto porque el piloto estaba dolorido por todo el cuerpo (habían aparecido moratones con marcas de cinturones) además de que quedaba muy poco del AMR23 y era mejor proceder a la reconstrucción del segundo coche con la debida calma.

El accidente, por espectacular que fuera, no habría dejado más secuelas que el drenaje del presupuesto que cada equipo presupuesta para no sobrepasar el límite de costes: ¡se habla de un perjuicio de 1,2 millones de dólares! En realidad, la dinámica de este accidente está bajo la lupa de los comisarios técnicos de la FIA y será estudiada por la comisión especial que trabaja en Lausana.

En este choque, que podría haber tenido efectos dramáticos, se produjeron dos hechos que elevaron el umbral de alarma de seguridad. Puede parecer un contrasentido, dado que Lance salió del coche por su propio pie y no presentaba más que un evidente estado de shock, pero el examen de los restos del AMR23 reveló dos señales de alarma.

Stroll aveva sbattuto a Spa-Francorchamps durante le qualifiche: si vedono i cavi di ritenzione che avevano tenuto

Stroll se había estrellado en Spa-Francorchamps durante la calificación: se pueden ver los cables de retención que habían sujetado

Foto de: Sam Bloxham / Motorsport Images

La rueda delantera izquierda se desprendió del chasis, saliendo volando peligrosamente: podría haber acabado en la grada o en el pitlane cercano, o podría haber rodado contra otro monoplaza, ya que Oscar Piastri llegaba en el McLaren y el australiano hizo bien en evitar el impacto. Desde 2018, la Federación Internacional ha hecho obligatorios tres cables metálicos de retención para cada rueda con el fin de garantizar la estanqueidad en caso de que se rompan todos los brazos de suspensión.

I cavi di ritenzione delle ruote sono diventati tre a partire dal 2018, mentre prima ne bastavano due

Los cables de retención de las ruedas han pasado a ser tres a partir de 2018, cuando antes bastaba con dos

Foto de: Giorgio Piola

El "desgarro" se habría producido en los anclajes de los cables en el lado del chasis, lo que da una confirmación más de la energía que se habría liberado en el impacto, mostrando que, quizás, las velocidades de paso por curva eran demasiado altas para ciertos circuitos urbanos con vías de escape muy limitadas.

El segundo elemento de preocupación se refiere al cono de intrusión lateral: el elemento compuesto hizo perfectamente su trabajo, pero algunas fotos tomadas de los restos del AMR23 muestran que el cono no se habría comprimido, absorbiendo la violenta carga, sino que se habría incrustado en la barrera TecPro y en la rotación del coche durante el choque se habría roto. Surgiría así un nuevo problema que habría que analizar cuidadosamente.

Los técnicos de la FIA están muy atentos y preparados y podrán estudiar los datos del choque de Stroll (recordemos que desde 2016 en la raíz del Halo también hay una microcámara Marelli que graba con imágenes HD a 200 fotogramas por segundo todo lo que sucede en el cockpit y sus alrededores), muy conscientes de que la investigación en materia de seguridad nunca debe detenerse.

Lance no sufrió ninguna consecuencia en Singapur, por lo que los sistemas de protección del piloto funcionaron todos, pero un par de criticidades este accidente las puso en conocimiento de los comisarios federales, y estamos seguros de que serán estudiadas con la atención necesaria.

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Mercedes: No hay reparos en desechar el "rapidísimo" W14
Artículo siguiente Brown: Un 11° equipo de calidad no disminuiría el valor en F1

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol