El motor Renault no tuvo la culpa del accidente de Verstappen en Bahrein

El jefe de Red Bull Racing, Christian Horner, ha confirmado que no hubo ningún problema con el coche o con el motor en el accidente del holandés en el primer tercio de la clasificación del GP de Bahrein.

Horner asegura que el accidente fue resultado de que el holandés pisase el acelerador cuando atravesaba uno de los pianos. Después del incidente, Verstappen se quejó de que un aporte extra de 150 CV había provocado su error, desatando algunos comentarios de sus rivales.

Nico Hulkenberg, que también usa motores Renault, dijo: "Me gustaría saber de dónde vienen esos 150 CV. ¿También tienen algún modo fiesta? No lo he experimentado nunca. No cambia de una vuelta a otra. Es como si me hablasen en griego".

Aunque algunos observadores sugirieron que podría haberse debido a un fallo técnico, posiblemente a que el pedal se quedase enganchado, pero Horner insistió en que no hubo fallos mecánicos y que fue el piano el que lo provocó.

"El acelerador no se quedó atascado. Creo que cuando subió por encima del piano, se le movió el pie. Es bastante obvio. El cambio de marchas siempre ha sido un poco tosco allí, y creo que fue una combinación de eso, ir a fondo, sobre el piano, una oscilación en el pie... muchas cosas juntas, eso es lo que pasó. Por lo que no hay ninguna lectura que hacer".

Cyril Abiteboul, jefe de Renault Sport, confirmó que el fabricante francés no había encontrado nada erróneo en sus investigaciones.

"El motor hizo exactamente lo que el acelerador le pidió, está muy claro. Es una cosa obvia, causa y consecuencia. Cuando aprietas el acelerador, algo sucede en el motor", explica. "El motor reaccionó de la manera en la que se suponía que tenía que reaccionar".

 

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Fórmula 1
Pilotos Max Verstappen
Tipo de artículo Noticias
Etiquetas f1 2018, max verstappen, noticias f1, red bull f1, renault f1