El día que Villeneuve corrió su primer GP en un McLaren en 1977

Hace unos años, René Fagnan, tuvo la oportunidad de hablar con el hombre que preparó el coche McLaren con el que Gilles Villeneuve compitió en su primer carrera en 1977.

El día que Villeneuve corrió su primer GP en un McLaren en 1977
Gilles Villeneuve, McLaren M23
Gilles Villeneuve
Gilles Villeneuve, McLaren M23
Gilles Villeneuve, McLaren M23
Gilles Villeneuve, McLaren M23
Gilles Villeneuve, McLaren M23
Gilles Villeneuve, McLaren M23
Gilles Villeneuve, McLaren M23
Gilles Villeneuve, McLaren M23
Gilles Villeneuve, McLaren M23
Gilles Villeneuve, McLaren M23
Gilles Villeneuve, McLaren M23
Gilles Villeneuve, McLaren M23
Gilles Villeneuve, McLaren M23

El 21 de febrero de 1977, Gilles Villeneuve firmó un contrato con McLaren mientras cumplía sus metas dentro del deporte motor en Norteamérica, compitiendo en la Fórmula Atlantic contra pilotos como Keke Rosberg, Bobby Rahal, Bill Brack y pilotos de F1 como Didier Pironi, Jacques Laffite y Patrick Depailler.

El contrato de aquel tiempo mencionaba que: “McLaren quiere contar con los servicios del piloto [Gilles Villeneuve] para conducir un auto McLaren en ciertos eventos de carreras de 1977", sin especificar el número de eventos de grandes premios que eso comprometía.

Finalmente, McLaren decidió ingresar a un automóvil para Villeneuve en el Gran Premio de Gran Bretaña en Silverstone en julio de 1977. Un talentoso mecánico del equipo McLaren, el australiano Leo Wybrott obtuvo un ascenso a mediados de los 70.

"Mi posición en ese momento en McLaren era gerente de proyectos", me dijo Wybrott. "Mis responsabilidades eran construir y probar los autos nuevos, así que yo no era miembro del equipo real. Cuando había eventos especiales, Teddy [Mayer, el director del equipo] nos dejaría a mí y a mis muchachos para manejar ese auto. Así es como estuvimos con Gilles Villeneuve en 1977 y Bruno Giacomelli en 1978 ".

El primer contacto con el M23

Antes de esa ocasión, Villeneuve nunca había manejado un coche de F1. El canadiense corrió con una máquina más antigua respecto a la temporada que disputaba.

"James [Hunt] y Jochen [Mass] competirían con sus M26 habituales", dijo Wybrott. "El M23-Cosworth más antiguo fue el que asignamos a Gilles con el chasis número 8. Gilles vino a la fábrica para crear su asiento, y él hizo un recorrido por el lugar con Teddy [Mayer] ".

Wybrott recibió ayuda de Stevie Bun y John Hornby para manejar el automóvil de Villeneuve en Silverstone. Como había demasiadas inscripciones para la carrera, los organizadores realizaron una sesión de precalificación con 13 pilotos en la que tomó parte Villeneuve. Solo los siete competidores más rápidos pudieron continuar durante el fin de semana.

"Desde muy temprano, desde el momento en que [Villeneuve] conducía el automóvil, había una confianza y una capacidad", recordó Wybrott. "Es una de esas cosas con las que te encuentras. A partir de los tiempos que se estaba preparando, sabíamos que era muy capaz ".

No es ningún secreto que el canadiense hizo piruetas en su McLaren en varias ocasiones durante las sesiones de práctica. "Giró dos o tres veces durante la sesión previa a la calificación, pero salió más rápido", dijo el ex hombre de McLaren. "Luego, en la primera sesión de práctica, sufrió más trompos a alta velocidad, pero estaba entendiendo el auto. Siempre lo traía de vuelta en una sola pieza. Terminó como el 11º más rápido. Aquí es cuando las personas comenzaron a tomar conciencia del desempeño de Gilles”.

Wybrott agregó que Villeneuve tenía el control del automóvil y que quería cambiar la configuración para que se adaptara mejor a su estilo de conducción.

"Empezamos a cambiar la configuración del automóvil y él iba cada vez más rápido", dijo Wybrott. "En un momento dado nos llegamos a colocar en el cuarto y quinto sitio. Finalmente calificó noveno. No calificamos mejor porque no teníamos acceso a los neumáticos suaves de Goodyear ".

Wybrott confirmó que Villeneuve estaba casi tan interesado en el diseño y la construcción del automóvil, ya que quería conducirlo al límite absoluto.

"Estaba prendiendo fuego a todo el lugar", declaró. "Fue un placer trabajar con él. Gilles se quedó con nosotros todas las noches y quería comprender la complejidad del automóvil. Estaba con nosotros y hablaba con nosotros. Tenía un interés genuino de su parte por entender cómo se fabricó y cómo trabajaba”.

Una falla casi fatal 

El día de la carrera, Wybrott y la persona del muro de pits se colocaron al final del pit lane, cerca de la curva de Copse, mientras que el pit box de Villeneuve estaba situado en el otro extremo del carril de pits.

Villeneuve tuvo una buena salida y completó la vuelta de apertura en el séptimo sitio, por delante de su compañero de equipo, el alemán Jochen Mass quien corría en el nuevo M26. En la vuelta 10, el canadiense apareció en el 12 ° lugar para un giro más tarde ir a los boxes.

"Lo vimos tomar la calle de boxes completamente y se detuvo en su cajón en el otro extremo de los pits", recordó Wybrott. "Los autos estaban funcionando a temperaturas extremadamente altas en ese momento, el agua apenas lograba mantenerlos lo suficientemente fríos como para operar. En el momento en que detuvo el motor, el calor se hundió desde el motor al sistema de agua sin que la bomba hiciera circular el agua, y simplemente hirvió al instante. Gilles le mostró a Stevie [Bun] la aguja del medidor de agua atascada que se encontraba en su máxima temperatura. Stevie miró el agua que salía del motor y estaba listo para decirle que se retirara”.

"Corrí por el pit lane lo más rápido que pude. Gilles todavía estaba en el auto y me mostró el indicador de agua. Le dije que mirara el indicador de temperatura del aceite: esa sería una fuente confiable de información. La temperatura del agua no importaba. Rápidamente agregamos algo de agua en el sistema, sacamos el motor de arranque y le dijimos que encendiera el motor. Se reincorporó a la carrera en el puesto 21 y presionó con fuerza para terminar 11°, aunque dos vueltas por detrás del líder”, recordó Wybrott.

El británico y favorito de los fanáticos, James Hunt, ganó la carrera con el McLaren, venciendo a Niki Lauda en su Ferrari y Gunnar Nilsson en un Lotus.

El pequeño equipo que manejaba el McLaren No. 40 quedó inmensamente alegre con el resultado del canadiense. “Todos quedamos muy impresionados con él. Cada vez que él y su esposa Joann me vieron después, los dos fueron muy amables conmigo y vinieron a hablar un poco. Gilles fue un verdadero caballero”, finalizó el hombre que estuvo a cargo de su primer monoplaza de F1.

compartidos
comentarios
Marsella albergará un espectáculo callejero de F1 como el de Londres

Artículo previo

Marsella albergará un espectáculo callejero de F1 como el de Londres

Artículo siguiente

La F1 podría tener agentes fiscales para controlar los gastos

La F1 podría tener agentes fiscales para controlar los gastos
Mostrar comentarios