Análisis: Cómo el safety car nos robó la batalla Hamilton vs Vettel

China ofreció algunas fabulosas peleas rueda a rueda e intrigas estratégicas. Pero si no hubiera sido por ese coche de seguridad temprano, la apuesta de Sebastian Vettel por los slicks podría haber sido su llave a la victoria.

Después de dos carreras en la temporada 2017 de la Fórmula 1 y ya está claro que tenemos una batalla finalmente equilibrada entre Lewis Hamilton y Sebastian Vettel con iguales resultados, y sus equipos con sólo un punto de separación.

Las cosas podrían haber ido mal para cualquiera de los dos hombres en una complicada tarde de domingo en Shanghái, pero ambos demostraron su clase como campeones del mundo en múltiples ocasiones, además de eso, terminaron lejos de sus compañeros de equipo después de una carrera entretenida.

La perspectiva de la lluvia en el día de la carrera creó mucha incertidumbre para los equipos, especialmente dada su falta colectiva de conocimiento del nuevo neumático para condiciones de lluvia, cambiado a un compuesto más blando desde la prueba de Barcelona.

De todos modos, la pista se secó previo a la carrera y los neumáticos de lluvia ya no estuvieron en el menú al momento del arranque. En cambio, a medida que se acercaba el comienzo, se trataba de una cuestión de intermediarios o slicks, con algunos incluso tratando de probar las llantas para seco en la vuelta de reconocimiento antes de que el pit lane se cerrara.

Al momento de la formación de la parrilla aún había equipos trabajando en su elección, con el español Carlos Sainz apostando por los slick. La decisión del integrante de Toro Rosso parecía haber salido por la culata cuando perdió posiciones rápidamente, además de tener algunas salidas del circuito, pero ese riesgo se recompensó con un séptimo lugar.

Mientras tanto en el frente, se alejaron más o menos en formación, con Hamilton por delante de Vettel y Valtteri Bottas, mientras que Daniel Ricciardo adelantó a Kimi Raikkonen por el cuarto sitio.

Un período prácticamente inmediato del coche de seguridad virtual, causado por el choque entre Lance Stroll y el mexicano Sergio Pérez que terminó con el canadiense en la trampa de grava, creo una oportunidad para un cambio temprano a slicks - pero el único favorito que tomó esa opción fue Vettel, convencido de que podría funcionar.

Los dos Mercedes, los dos Red Bulls y el compañero de equipo de Vettel, Kimi Raikkonen, se quedaron fuera, pero todos los demás decidieron seguir al alemán.

El safety car arruina la fiesta de Vettel

Safety Car delante de Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W08
Safety Car delante de Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W08

Photo by: LAT Images

 ¿Podría esa estrategia atrevida haber sido un movimiento decisivo, suficiente para dar por ganador de la carrera a Vettel? Nunca sabremos lo que podía haber hecho con lo que él estaba convencido era una ventaja al montar temprano los slicks. Justo después de que el VSC terminó surgió el accidente de Antonio Giovinazzi que obligó a la salida del coche de seguridad, llevando a los líderes directamente a los fosos.

Y frustrante para Vettel - y para cualquier esperanza que tuvimos de ver un cambio en el orden de las posiciones. La posición del naufragio del Sauber también significó que todos los coches fueron canalizados en el pitlane.

En condiciones normales, los líderes debieron haber ido a boxes para cambiar de neumáticos, mientras que Vettel tendría que ir por la recta principal ya equipado con slicks. En cambio, los cinco primeros quedaron protegidos, por lo que Hamilton, Ricciardo (que en realidad no cambió de neumáticos hasta el segundo paso en el pitlane), Raikkonen, Verstappen (después de un brillante comienzo saliendo 16º) y Bottas (habiendo perdido tres lugares por una falla en el pit stop) regresaron en ese orden.

Vettel no tuvo más remedio que seguir en sexto.

"El coche de seguridad vino justo cuando estaba a punto de empezar a sentir que el neumático seco era mucho más rápido", dijo. "Así que no pude usar el impulso, la ventaja, y perdí muchas posiciones".
Él tenía mucho trabajo por hacer. Teniendo en cuenta el rendimiento que mostró durante el resto de la tarde, habría sido interesante ver cómo las cosas hubieran resultado si Giovinazzi no provocaba la salida del coche de seguridad.

Bottas pierde el juego 

Valtteri Bottas, Mercedes AMG F1 W08 y Daniel Ricciardo, Red Bull Racing RB13
Valtteri Bottas, Mercedes AMG F1 W08 y Daniel Ricciardo, Red Bull Racing RB13

Photo by: LAT Images

Otro giro se transformó cuando Valtteri Bottas se trompeó detrás del coche de seguridad cuando puso un poco más de entusiasmo en calentar sus neumáticos. El segundo Mercedes cayó de nuevo al puesto 11, abriendo la batalla en el frente.

Una vez que la bandera verde apareció al final de la séptima vuelta, la verdadera carrera comenzó, con Hamilton corriendo por delante de Ricciardo, Verstappen, Raikkonen y Vettel. Fue una magnífica vista la que se ofreció por algunas vueltas, sobre todo porque el Mercedes no desapareció en la distancia, como habría sido el caso la temporada pasada.

Sólo para agregar a la diversión, los dos pilotos de Red Bull habían optado por neumáticos super blandos, mientras que Hamilton y los pilotos de Ferrari estaban en blandos. Dada la falta de actividad el viernes, y el hecho de que la pista limpió la goma de la clasificación, nadie sabía con seguridad como los neumáticos se comportarían.

Esta división de estrategia garantizó una intriga extra, con el potencial de Ricciardo y Verstappen para encontrar un ritmo extra, mientras que los demás tenían otras condiciones. Mercedes colocó en el monoplaza de Hamilton neumáticos blandos porque abrió una ventana más grande, permitiéndole permanecer fuera y reaccionar ante lo que sus rivales hicieron.

Red Bull fue por el super blando porque el RB13 no están cómodo con los blandos.

Ricciardo perdió ante el volante Verstappen, y luego, cuando el holandés se alejó, sufrió una enorme presión de los pilotos de Ferrari que peleaban entre sí.

Ricciardo fue ayudado por el hecho de que Räikkönen estaba luchando, y por lo tanto lejos de atacarlo. Una vez que Vettel consiguió pasar al finlandés en la vuelta 20, sólo tardó dos giros más en pasar a Ricciardo tras una fabulosa batalla que vio un contacto en la curva 6.

Cuestión de longevidad 

Daniel Ricciardo, Red Bull Racing RB13, Max Verstappen, Red Bull Racing RB13 y Kimi Raikkonen, Ferrari SF70H
Daniel Ricciardo, Red Bull Racing RB13, Max Verstappen, Red Bull Racing RB13 y Kimi Raikkonen, Ferrari SF70H

Photo by: LAT Images

Fue en ese momento que el parloteo de la radio sobre la perspectiva de los pilotos con los neumáticos blandos llevó a otra ronda de paradas, dado que los equipos esperaban que Hamilton y Räikkönen lograran 52 vueltas con ese compuesto.

Räikkonen preguntó a su garaje: "¿de verdad piensas que estos neumáticos durarán hasta el final de la carrera ?, porque no parece". Mientras tanto, Hamilton fue preguntado sobre las posibilidades de llegar a la bandera, respondiendo, "Creo que puedo hacerlo".

Hamilton era inflexible respecto a que cualquier discusión para llegar al final era genuina y no un intento por difundir la desinformación a los rivales.

“No había juegos”, dijo. "Podría haber ido al final de la carrera. Ahora, después de ver los neumáticos, podría haber ido al final de la carrera, era sólo que todavía estamos aprendiendo acerca de estos neumáticos”.

Una segunda parada estuvo siempre en la agenda para los Red Bulls en sus super blandos y Verstappen fue el primero de los dos pilotos en ir a los cuando llegó la vuelta 29. Había perdido el agarre delantero y alcanzando por Vettel, por lo que fue degradado un lugar en medio de una nube de humo de neumáticos.

Cuando su ingeniero le contó que tenía que ir a boxes, respondió con unpoco de subestimación: "Puedo continuar, pero el frente izquierdo no está bien…”. 

Verstappen recibió un nuevo juego de super blandos, habiendo guardado tres conjuntos debido a que no avanzó más allá de la Q1.

Ricciardo cayó al cuarto en la vuelta 33, mejorando su situación con el downforce delantero.

Sin los Red Bulls, Vettel logró algunas vueltas rápidas, pero se mantuvo a 11-12 segundos detrás de Hamilton quien continuó colocando vueltas más rápidas y no parecía estar planeando ir con esos neumáticos hasta el final.

Hamilton tomó su oportunidad 

Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W08
Lewis Hamilton, Mercedes AMG F1 W08

Photo by: LAT Images

La oportunidad para Hamilton de ganar más tiempo se presentó cuando Vettel entró a los boxes en el giro 34 para colocar un segundo juego de blandos para ir hasta el final de la competencia. Por lo general, Hamilton habría respondido entrando a pits una vuelta después, pero se arriesgaba a salir detrás de Räikkönen, quien aún no había hecho un nuevo cambio.

Consciente quizás de lo que sucedió en Australia, cuando Hamilton se vio atrapado detrás de Verstappen, Mercedes lo dejó fuera por un par de vueltas para asegurarse de que, cuando entrara a boxes, tuviera suficiente margen para Räikkonen.

Probablemente habría tenido el ritmo de los neumáticos nuevos para mantener su diferencia, pero no valía la pena correr ningún riesgo. La estrategia funcionó y salió por delante de Iceman. Sin embargo, había perdido un poco de terreno contra Vettel, pasando de 12 a ocho segundos su ventaja.

Vettel tenía sus propias preguntas a su box, cuestionando cuánto tendría que ganar para estar a lado de Hamilton con cinco vueltas para el final, lo cual le habría permitido estar en una posición de intentar un rebase.

Le dijeron que el déficit era de siete décimas de vuelta, lo que habría sido un objetivo ambicioso, incluso sin que Hamilton respondiera con en un par de vueltas más rápidas, como si quisiera decir que tenía poco interés en ser atrapado.

Al llegar a la meta, la diferencia fue de 6.2 segundos, no mucho en el contexto de los últimos tres años dominantes de Mercedes, y muy alentador para el resto de la temporada.

Los Red Bulls ya estaban en tercera y cuarta posición, Verstappen se quedó frente a Ricciardo, pero al menos habían contribuido al show en la primera parte de la carrera.

Raikkonen y Bottas estaban justo detrás, pero ninguno de los dos hombres pudo quedar satisfecho con una tarde que los vio terminar tan lejos detrás de sus compañeros de equipo, y con las vueltas más rápidas que estaban a medio segundo.

Si Vettel no hubiera perdido lugares cuando salió el coche de seguridad producto del accidente Giovinazzi, habría sido una tarde aún más intrigante. Nunca sabremos cuán cerca pudo haber estar del Mercedes, pero probablemente habría estado cerca.

"Al final, en las últimas 20 vueltas, estábamos dando vueltas tan rápido como podíamos, intercambiando tiempos de vuelta", dijo Hamilton. "Y creo que eso es lo que se tratan las carreras”.

"Tal vez en el futuro habrá momentos en que no tendremos un coche de seguridad y no habrá esa brecha de seis segundos, estará en la cola de cualquier manera. Estoy emocionado por eso".

Nosotros también, Lewis ...

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de China
Pista Shanghai International Circuit
Pilotos Lewis Hamilton , Sebastian Vettel
Equipos Mercedes , Ferrari
Tipo de artículo Análisis

Zona roja: lo que ahora está en tendencia