Fórmula 1
R
GP de Estiria
09 jul.
-
12 jul.
Próximo evento en
R
GP 70º Aniversario
06 ago.
-
09 ago.
Próximo evento en
R
GP de Singapur
17 sept.
-
20 sept.
24 sept.
-
27 sept.
08 oct.
-
11 oct.
R
GP de Estados Unidos
22 oct.
-
25 oct.
R
GP de México
29 oct.
-
01 nov.
12 nov.
-
15 nov.
R
GP de Abu Dhabi
26 nov.
-
29 nov.

Las 10 mejores actuaciones en lluvia en la F1

compartidos
comentarios
Las 10 mejores actuaciones en lluvia en la F1
Por:
Traducido por: Luis Ramírez
15 abr. 2020 3:53

Una de las (muchas) medidas de los grandes pilotos es su destreza en la lluvia, cuando el factor humano puede compensar las deficiencias en su maquinaria. Hemos ideado nuestras 10 mejores actuaciones, limitadas a una por piloto, para resolver el antiguo debate.

Sin escasez de grandes premios de campeonato mundial afectados por la lluvia, seleccionar las carreras para esta lista no fue una tarea fácil e implicó una extensa investigación, así como hablar con algunas de las personas involucradas. También decidimos usar las redes sociales para averiguar lo que el público piensa y los resultados hacen una lectura interesante y bastante diferente.

La única regla para nuestra lista principal era que cada piloto solo podía aparecer una vez. Eso significaba elegir entre el GP de Portugal de 1985 y la victoria más famosa de Ayrton Senna en Reino Unido, el GP de Europa de 1993 en Donington Park. Como era de esperar, este último encabezó nuestra encuesta de lectores de 2017.

En nuestra opinión, el éxito anterior se logró en un automóvil más difícil. La principal oposición de Senna en Donington, principalmente el complicado (en esas condiciones) Williams FW15Cs del novato Damon Hill y Alain Prost (quien hizo siete paradas en boxes), también fue más débil de lo que Senna enfrentó ocho años antes. Pero no hay duda de que Donington fue una de las mejores carreras de F1 de todos los tiempos y es una de las victorias más conocidas en condiciones de pista mojada.

El segundo lugar en la encuesta de lectores fue la victoria del GP de Canadá de 2011 de Jenson Button. Si hubiera sido una lista de las carreras de clima húmedo más dramáticas él habría estado, pero Button requirió demasiada suerte, primero sobreviviendo a dos detenciones y beneficiarse de un período del automóvil de seguridad. De hecho, su éxito en el GP de China en 2010, después de un duelo con su compañero de equipo en McLaren Lewis Hamilton, fue probablemente más impresionante.

Quizás la carreras más sorprendente es la del GP de Brasil 2016 de Max Verstappen, que ocupó el cuarto lugar, detrás de la primera victoria de Michael Schumacher en Ferrari en el GP de España de 1996, en parte debido a que es reciente y a la popularidad del holandés.

Se sugirieron muchos otros candidatos impresionantes y la única carrera en nuestra lista principal que no se mencionó fue el GP de Alemania de 1962.

Gracias a todos los que participaron y, finalmente, felicitaciones a la persona que sugirió el GP de Alemania de 1926, una carrera ganada quizás por el primer maestro de la lluvia de automovilismo, Rudolf Caracciola. Si estuviéramos seleccionando una de las obras maestras del clima húmedo del gran piloto alemán, probablemente sería el GP de Mónaco de 1936.

A continuación te mostramos el top 10 de los pilotos que se han destacado en carreras con lluvia.

(Presiona las flechas para cambiar de imagen) 

Galería
Lista

10. Damon Hill, GP de Japón de 1994, Williams FW16

10. Damon Hill, GP de Japón de 1994, Williams FW16
1/10

Foto de: Sutton Motorsport Images

Arranque:
Resultado:

A pesar de no ser considerado uno de los grandes por muchos, Damon Hill tenía un buen historial en carreras con pista mojada. El GP de Brasil de 1996, a menudo olvidado, en el que superó el Ferrari de Michael Schumacher, es un ejemplo, pero la carrera en Suzuka en 1994 es el evento que el piloto mismo escoge como su mayor éxito en esas condiciones.

"Fue la carrera más intensa de mi vida", recuerda Hill.

No solo las condiciones en torno a uno de los grandes circuitos del mundo fueron desafiantes, Hill también se enfrentó a Schumacher cuando su pelea por el título se acercaba a su clímax. El piloto de Williams llegó a Japón cinco puntos por detrás y necesitaba vencer a Schumacher para tener una oportunidad realista de la corona en el GP de Australia.

"Era cuestionable si la carrera debería haberse arrancado", escribió el editor de Autosport Bruce Jones. "Y aún más cuestionable, si debería haberse permitido que continuara después de que los autos comenzaron a patinar por todos lados”.

Schumacher venció a Hill en la lucha por la pole y mantuvo el liderato al arranque. Después de solo dos vueltas, estaban nueve segundos por delante del tercer lugar Johnny Herbert. A medida que la lluvia se intensificó, los autos comenzaron a deslizarse, incluido el Benetton de Herbert.

Un auto de seguridad redujo la velocidad de los competidores unas vueltas antes de que Schumacher liderara una vez más a los competidores, alejándose rápidamente del británico de Williams.

Fue entonces cuando el McLaren de Martin Brundle se fue y golpeó a un oficial. Finalmente, la carrera fue detenida, con Schumacher con una ventaja de 6.9 segundos.

La carrera reinició después y en esta ocasión Hill se quedó cerca de Schumacher, tomando la delantera cuando el Benetton se detuvo en su primera de las dos paradas en boxes. A media distancia, Hill hizo su única detención y tomó tres neumáticos nuevos, ya que su neumático trasero derecho se negó a salir. El Williams regresó a la cabeza e inicialmente extendió su ventaja.

Pero en la vuelta 36 (de 50), Schumacher se acercó a Hill. La carrera parecía resuelta, pero luego Schumacher realizó una segunda detención, una estrategia que le complicó la vida al alemán.

Al regresar al circuito, el alemán redujo la brecha, pero no lo suficiente. A pesar de que Hill tenía una goma más desgastada, todavía llegó a la última vuelta con una diferencia de 2.5 segundos y la extendió en los metros finales para lograr su novena victoria en su carrera.

"Lo que había que hacer para mantener viva la pelea por el título exigía más compromiso de esa carrera que cualquier otra que había conducido", dijo Hill. "Suzuka es uno de los circuitos más difíciles para cualquier piloto. El desafío es enorme, pero la satisfacción que la gente siente al conducirlo es enorme".

9. Keke Rosberg, GP de Mónaco de 1983, Williams FW08C

9. Keke Rosberg, GP de Mónaco de 1983, Williams FW08C
2/10

Foto de: Williams F1

Arranque: 5°

Resultado: 1°

En 1983, la armada de los motores turbo casi había abrumado al Cosworth DFV normalmente aspirado. Keke Rosberg había triunfado en una dramática y extraña campaña de 1982, pero la potencia de los turboalimentados era cada vez más lo que se requería para tener éxito.

Los circuitos callejeros ofrecieron esperanza a los pilotos del DFV, como el equipo Williams de Rosberg, pero la calificación de Mónaco no parecía prometedora. A pesar de realizar su mejor sesión de calificación, Rosberg solo pudo clasificarse quinto, 1.5 segundos detrás del Renault de Alain Prost que ocupó la pole. Sin embargo, eso fue tres lugares y 1.4 segundos más rápido que el próximo DFV, su compañero de equipo Jacques Laffite.

La lluvia de la mañana dejó la pista mojada pero seca para la carrera, dejando un enigma clásico de qué neumáticos tomar. La mayoría de los pilotos con motores turbo, tal vez de manera predecible, eligieron los mojados. Williams fue a por slicks, pero ¿Rosberg podría mantenerse con los líderes en las primeras vueltas?

El finlandés respondió a la pregunta colocándose en el segundo lugar en Ste Devote. Rosberg luego pasó a Prost en la vuelta dos, quedando 1.7 segundos por delante.

Mientras otros iban a los boxes para colocar neumáticos de seco, Rosberg continuó alejándose, y Laffite subió a segundo. Un poco más de 30 segundos separaban a los dos Williams a un tercio de la distancia de carrera, con el siguiente mejor competidor a casi tres cuartos de minuto de diferencia.

"Tal fue su agresión y control que, en una pista muy húmeda le permitió dejar atrás a los turbos”, dijo Nigel Roebuck de Autosport. "Este fue un campeón mundial mostrando su valía".

Entonces Rosberg comenzó a sufrir con un motor que se estaba apagando y Laffite ahora parecía una amenaza. Pero el francés todavía tenía casi 20 segundos de desventaja cuando los problemas de la caja de cambios lo obligaron a abandonar después de 53 de las 76 vueltas.

Eso dejó al Williams #1 a más de un minuto por delante de Prost y Nelson Piquet, aunque Rosberg estaba luchando para mantenerse en carrera.

"Había sido debilitado por una infección de virus y sus manos estaban terriblemente ampolladas por el volante", dijo Roebuck. Pero Rosberg se mantuvo para ganar por 18.5s gracias a su "osadía y coraje".

8. Sebastian Vettel, GP de Italia 2008, Toro Rosso STR3

8. Sebastian Vettel, GP de Italia 2008, Toro Rosso STR3
3/10

Foto de: Charles Coates / Motorsport Images

Arranque: 1°

Resultado: 

"Presentamos a una nueva estrella de la F1", escribió Autosport después de la primera victoria de Sebastian Vettel, misma que llegó en su arranque 22. La temporada 2008 de Toro Rosso fue una de las mejores, pero aun así el equipo, anteriormente conocido como Minardi, apenas conseguía puntos en lugar de ser un contendiente por el podio.

La lluvia durante la calificación en Monza permitió que Vettel explotara el STR3 con motor Ferrari y tomó una pole position excepcional. Todavía estaba mojado el día de la carrera, pero la expectativa era que los autos más rápidos, como el McLaren de Heikki Kovalainen que comenzaba en la primera fila, demostrarían ser demasiado fuertes en las 53 vueltas de la competencia.

La carrera comenzó detrás del coche de seguridad y Vettel mantuvo el liderazgo por delante de de Kovalainen cuando las cosas se pusieron en marcha, para de inmediato alejarse.

Fue "un estudio de caso sobre el brillo del clima húmedo en el bellamente equilibrado Toro Rosso", según Mark Hughes de Autosport. "Vettel conducía desinhibido, como si no tuviera nada que perder, deslizándose como lo hizo en la calificación".

Vettel sobrevivió un momento salvaje desde el principio y aún lideró después de la primera ronda de paradas. Kovalainen parecía golpeado, pero su compañero de equipo era otro asunto. A media distancia, Vettel tenía a Lewis Hamilton, quien no se había detenido, en sus espejos, con el de McLaren remontando después de haber arrancado en el sitio 15.

Luego, Hamilton entró a pits y colocó neumáticos de lluvia extrema ante la anticipación de McLaren de un importante cambio en el clima. Este fue un momento crucial. Si volvía a llover, Hamilton podría quedarse con esos neumáticos hasta el final mientras que Vettel necesitaba otra parada. Pero la lluvia se mantuvo alejada, lo que obligó a Hamilton a ingresar por los intermedios.

Por lo tanto, Vettel hizo su segunda visita programada a pits sin perder el liderato y cruzó la meta con 12.5 segundos de ventaja sobre Kovalainen para convertirse en el ganador más joven de la F1 hasta ese momento.

"Sin Sebastian en el auto, esta victoria no hubiera sido posible", dijo el director técnico de Toro Rosso, Giorgio Ascanelli.

"Fue un día increíble, con un paquete que no debía estar cerca del podio", dijo Vettel años después. "Estoy extremadamente orgulloso de haber sido parte de ese día milagroso".

Graham Hill, GP de Alemania 1962, BRM P57

Graham Hill, GP de Alemania 1962, BRM P57
4/10

Foto de: LAT Images

Arranque: 2°

Resultado: 1°

El GP de Alemania de 1962 en Nurburgring es algo así como una joya olvidada, y fue el escenario de una de las mejores actuaciones de Graham Hill. Autosport lo describió como "una de las mejores carreras jamás vistas en el famoso circuito alemán".

En la práctica hubo drama cuando el nuevo BRM de Hill naufragó en un accidente de alta velocidad causado por una cámara de televisión a bordo que se cayó del Porsche de Carel Godin de Beaufort. Hill escapó ileso, pero tuvo que cambiar a un P57 más viejo por el resto del fin de semana.

"Hill, Surtees y Gurney produjeron una conducción de carreras del más alto nivel, los tres dieron una exposición inmaculada de conducción en un circuito mojado", escribió Gregor Grant de Autosport.

El día de la carrera, el inicio se pospuso más de una hora debido a las terribles condiciones que causaron deslizamientos de tierra menores. Dan Gurney, ganador de la pole position, lideró inicialmente, pero en la vuelta tres de las 15 pactadas, Hill tomó la delantera. El Lola de John Surtees arrebató la segunda posición dos giros más tarde, pero las tres permanecieron en conflicto.

Además de la presión de los dos detrás, Hill también tuvo que lidiar con un extintor de incendios suelto, aunque no era el único con problemas.

"La batería del auto se rompió y se movió alrededor del pie con el que presionaba el embrague", dijo Gurney en una entrevista de 2015. El Porsche retrocedió pero, una vez que estuvo cómodo regresó al ataque.

Atrapó a Surtees, pero no pudo encontrar el camino. El BRM líder tenía más velocidad en línea recta que el Lola, pero Surtees creía que había encontrado una manera de ganar conforme la carrera llegaba al final.

"Calculé que podría atravesar la rápida curva a la derecha que conduce a la recta principal mejor que Graham", dijo Surtees en 2014. "Pensé que podría cruzar esa curva y luego ensanchar mi auto”.

"¡En la última vuelta estuve allí y salí y frente a mí estaba otro sangriento Porsche! Tuve que retroceder y eso fue todo".

Después de casi 2h40m, Hill tomó la bandera con solo 2.5s por delante de Surtees, con Gurney 1.9s más atrás. Durante una entrevista posterior a la carrera, Hill describió la carrera como la más reñida de su historia.

6. Jean-Pierre Beltoise, GP de Mónaco de 1972, BRM P160B

6. Jean-Pierre Beltoise, GP de Mónaco de 1972, BRM P160B
5/10

Foto de: LAT Images

Arranque: 4°

Resultado: 1°

“Sorpresiva victoria para BRM y Beltoise en Mónaco", dijo la portada de Autosport, y eso podría considerarse una subestimación al describir la carrera de 1972. Antes de la cuarta ronda del campeonato, el mejor resultado de BRM había sido noveno. Incluso después de eso, Beltoise no conseguiría más allá de un octavo escaño en el resto de la campaña.

El francés ya había brillado en pista mojada antes, sobre todo subiendo del puesto 16 al segundo en el GP holandés de 1968 para Matra, pero no hay duda de que esta fue una de las mejores actuaciones en la historia de la F1.

Beltoise fue uno de los cinco BRM inscritos para la competencia, ​​y fue el mejor clasificado en cuarto lugar, aunque 1.1 segundos más lento que el Lotus ganador de la posición de privilegio del contendiente al título Emerson Fittipaldi. Los Ferrari de Jacky Ickx y Clay Regazzoni completaron los tres primeros en una sesión seca.

Aunque el trío líder también fue rápido en la práctica en mojado, fue Beltoise quien se metió en la delantera al comienzo de una carrera con un circuito terriblemente mojado. Y luego el BRM simplemente se alejó, cinco segundos por delante después de tres vueltas.

Cuando Regazzoni y Fittipaldi cometieron errores menores en la vuelta cinco, Ickx saltó a la segunda posición. Parecía más capaz de igualar el ritmo del líder, pero la brecha se hizo visible a medida que los punteros avanzaban por el tráfico en condiciones de baja visibilidad.

"Beltoise continuó conduciendo con confianza inspirada", escribió Patrick McNally en el informe de Autosport.

"Pasó a la gente por la izquierda, a la derecha y al centro y no estaba por encima de poner un par de ruedas en el pavimento si la situación lo exigía".

Jackie Stewart, que se había clasificado octavo, estaba comenzando a mostrar signos de los problemas médicos que le impedirían comenzar el próximo GP en Bélgica, pero fue el corredor más rápido de Goodyear en un día en que Firestone tenía la ventaja.

El Tyrrell alcanzó el tercer lugar a la mitad del camino y atrapó a Ickx, pero un giro al tratar de pasar el Ferrari redujo las posibilidades del escocés. Finalmente cayó al cuarto con problemas de motor.

A pesar de un momento salvaje en Portier, Beltoise se mantuvo a la cabeza y tomó la bandera a cuadros con 38.2 segundos de ventaja sobre Ickx. Todos los demás fueron lapeados y la mejor vuelta de Beltoise fue 0.6 segundos más rápida que cualquier otro competidor.

Beltoise solo lograría un podio más en su carrera en el campeonato mundial de F1, pero eso solo se suma a la sensación de que su inspirada victoria en Mónaco fue el mejor de sus días.

5. Lewis Hamilton, GP de Gran Bretaña de 2008, McLaren MP4-23

5. Lewis Hamilton, GP de Gran Bretaña de 2008, McLaren MP4-23
6/10

Foto de: Steven Tee / Motorsport Images

Arranque: 4°

Resultado: 1°

"Son las actuaciones de ese calibre las que hacen leyendas", dijo Autosport después de lo que podría decirse que es la actuación más dominante de Hamilton en la F1.

Después de un par de malas carreras, incluido su infame error en el pitlane en Canadá, Hamilton había caído al cuarto lugar en los puntos y necesitaba un buen fin de semana. EL británico tuvo problemas en la sesión de calificación en seco, pero tuvo un comienzo fantástico desde la segunda fila y casi superó a su compañero de equipo y al polesitter Kovalainen en Copse, un momento en el que los dos McLarens se tocaron brevemente.

Mientras manos experimentadas como Mark Webber y Felipe Massa giraron en la primera vuelta mojada, Hamilton presionó a su compañero de equipo. Claramente más rápido, Hamilton logró llegar a Stowe en la vuelta cinco cuando Kovalainen le facilitó las cosas.

A pesar de tener problemas con una visera nublada que tenía que despejar, Hamilton fue más rápido y amable con sus neumáticos, y aunque logró ganar distancia se enfrentó a un nuevo desafío de su compañero de equipo cuando salió segundo y el Ferrari de Kimi Raikkonen comenzó a cerrar la brecha ante los dos de Woking.

Los dos líderes fueron a pits juntos, mientras Ferrari mantuvo a Raikkonen en el mismo conjunto de intermedios, a lo que McLaren respondió dándole a Hamilton un nuevo set. Cuando salieron, la lluvia volvió, jugando a favor de las manos de Hamilton: los nuevos intermedios eran mejores que los viejos cuando aumentaron los niveles de agua, mientras Raikkonen estaba a 22 segundos detrás con solo cinco vueltas después de las paradas.

Esa fue la última vez que alguien vio a Hamilton, a pesar de un breve descanso en Abbey cuando la lluvia se intensificó nuevamente. En las segundas paradas, McLaren instaló nuevos intermedios en un momento en que los más rápidos en la pista estaban con neumáticos para lluvia extrema.

Durante un tiempo, Hamilton fue tres segundos más lento que el mejor con neumáticos para lluvia extrema, pero mucho más rápido que otros en los intermedios. No tuvo que detenerse de nuevo para cambiar de nuevo a medida cuando la pista se secaba, por lo que su ventaja solo creció aún más.

El resultado fue que Hamilton superó a todos y finalizando 1m08.6s por delante del BMW Sauber del segundo clasificado, Nick Heidfeld.

"Elegir mi carrera favorita de todos los tiempos no es tan fácil, pero ese fue un fin de semana increíble", dijo Hamilton en una entrevista con Mercedes a fines de 2016. "La gente giraba a la izquierda, a la derecha y al centro”.

"Pude ver a los fanáticos de pie, animándome. Ese fue uno de los mejores momentos de mi carrera".

 

4. Jim Clark, GP de Bélgica de 1963, Lotus 25

4. Jim Clark, GP de Bélgica de 1963, Lotus 25
7/10

Foto de: LAT Images

Arranque: 8°

Resultado: 1°

Clark tenía varios candidatos para esta lista, pero su victoria por casi cinco minutos en una pista que no le gustó es digna de recordarse. Es cierto que con el Lotus 25 tenía el mejor auto, y las regulaciones de 1500cc de la época no eran las más desafiantes de la F1, pero el circuito original de Spa de 14 kilómetros seguía siendo temible.

La calificación no fue lo mejor para él y se alineó octavo, pero tuvo un arranque fantástico, uno tan bueno que el personal del equipo y los espectadores que estaban parados al lado de la pista tuvieron que moverse mientras giraba a la derecha.

El BRM de Graham Hill inicialmente se quedó con Clark, pero el Lotus pronto comenzó a desaparecer en condiciones húmedas. Después de cinco vueltas, estaba ocho segundos por delante. Cuando los problemas con la caja de cambios terminaron la carrera de Hill justo después de la mitad de la distancia de 32 vueltas, la ventaja de Clark se convirtió en un minuto y medio.

"Clark comenzó una de esas películas para la historia: tras haber arrancado desde la tercera fila estaba en el primer lugar", informó Grant.

En la vuelta 24, el GP de Bélgica se convirtió en una carrera completamente húmeda cuando el cielo se desplomó con fuertes rayos que hacían un clima apocalíptico. Los tiempos de vuelta pasaron de cuatro minutos a seis y la ventaja de Clark creció aún más.

Las condiciones eran tan malas que el fundador de Lotus, Colin Chapman, y el jefe de tecnología de BRM, Tony Rudd, pidieron que se detuviera la carrera. Su solicitud fue rechazada.

En una etapa de la carrera, Clark superó al segundo clasificado Bruce McLaren, pero el Cooper se adelantó antes a la bandera, por lo que el margen ganador del Lotus fue 'solo' de 4m54s. Para poner las condiciones en perspectiva, la velocidad ganadora de Clark fue de solo 181 km/h, el GP belga más lento desde 1953, cuando el campeonato mundial se regía por las regulaciones de Fórmula 2.

3. Michael Schumacher, GP de España de 1996, Ferrari F310

3. Michael Schumacher, GP de España de 1996, Ferrari F310
8/10

Foto de: Rainer W. Schlegelmilch

Arranque: 3°

Resultado: 1°

"El hombre milagro de Ferrari", se escribió en Autosport después de que Schumacher lograra su primera victoria para el equipo italiano en Barcelona.

Con una falta de ritmo en pista seca (Schumacher fue casi un segundo más lento que el Williams del poleman Damon Hill) Ferrari optó por configuraciones totalmente para pista húmeda: carga aerodinámica máxima y resortes más suaves. Aun así, el F310 había demostrado en el pasado ser complicado en clima de lluvia.

Williams y Benetton, algo sorprendentemente, optaron por arreglos en caso de que las condiciones mejoraran, pero Schumacher tuvo un comienzo terrible. Fue sexto al final de la primera vuelta, a pesar de haber comenzado a recuperar terreno.

"Presioné embrague y no había nada", dijo Schumacher. "Casi me detuve, luego lo intenté de nuevo, solo tenía un embrague de encendido / apagado por alguna razón".

A partir de entonces, sin embargo, "estableció un ritmo completamente más allá de cualquiera de sus rivales", según Roebuck. Eddie Irvine, de Ferrari, salió en la segunda vuelta, y Hill tuvo la primera de las tres excursiones dos vueltas después.

Schumacher superó al Benetton de Gerhard Berger en la vuelta cinco para tomar el tercer lugar, luego persiguió al otro B196 de Jean Alesi, a quien pasó en la curva 5 en la vuelta nueve. En el giro 12, Schumacher se quitó al líder anterior Jacques Villeneuve en el mismo lugar, y después de solo dos vueltas y media estaba a más de 10 segundos de distancia.

"Los movimientos fueron juzgados exquisitamente, y ahora todo lo que Schumacher tuvo que hacer fue mantener su concentración", escribió Roebuck.

Schumacher hizo eso y nunca perdió la ventaja durante dos paradas en boxes. Incluso con el motor V10 Ferrari cayendo intermitentemente en ocho o nueve cilindros no cedió ninguna chance.

Más que cualquier otro piloto, Schumacher experimentó con diferentes líneas y se sintió feliz buscando agarre en los bordes del circuito. Ganó por 45 segundos en un día que más de la mitad de la parrilla sufrió un accidente.

"Fue una de las mejores carreras en clima húmedo en la historia, digna de comparación con las actuaciones de Ayrton Senna en Estoril en 1985 o Donington en 1993", dijo Autosport.

Incluso el ingeniero de Williams James Robinson estaba impresionado: "Al mirar el Ferrari, no creo que el auto fuera brillante. Parecía que estaba en el hielo. El tipo es simplemente otra cosa. Fue bastante sorprendente".

2. Ayrton Senna, GP de Portugal de 1985, Lotus 97T

2. Ayrton Senna, GP de Portugal de 1985, Lotus 97T
9/10

Foto de: Sutton Motorsport Images

Arranque: 1°

Resultado: 1°

El GP de Europa de 1993 es la más famoso, pero el propio Senna calificó como más sobresaliente su primera victoria en el campeonato mundial de F1. Dada su inexperiencia en ese momento, la falta de control de tracción y la naturaleza difícil del Renault-Turbo 1985, estamos dispuestos a estar de acuerdo.

Senna ya había demostrado su destreza en climas con lluvia en el GP de Mónaco de 1984 y en Estoril comenzó en el lugar ideal: la pole position, la primero de su carrera. Senna, en solo su segunda temporada de F1, lideró debidamente desde el principio en condiciones pésimas, completando la primera vuelta 2.7s por delante de su compañero Elio de Angelis.

Justo antes de la mitad de la distancia, la lluvia empeoró tanto que incluso Senna, ahora con 37 segundos de ventaja, comenzó a gesticular para detener la carrera. No fue así, y Prost, que todavía intentaba pasar a De Angelis, simplemente se lanzó al ataque en la recta principal. Los dos Lotus se alejaron en las primeras vueltas, con Senna despejándose de De Angelis, antes de que el McLaren de Prost avanzara para pelear por el segundo escaño.

"El gran peligro era que las condiciones cambiaban todo el tiempo", dijo Senna. "A veces era difícil incluso mantener el auto en línea recta y estoy seguro que la carrera debería haberse detenido".

"Fue mucho peor que Mónaco el año pasado. Una vez casi me giré frente a los boxes, como Prost, pero tuve la suerte de permanecer en el camino".

Solo nueve de los 26 pilotos que arrancaron fueron clasificados, alrededor de la mitad abandonó por trompos o accidentes. Senna superó a todos, excepto al Ferrari de Michele Alboreto, que terminó 1m03s detrás del Lotus.

"La victoria de Senna será recordada como un clásico. Fue una actuación hipnótica", dijo Roebuck en su informe de Autosport.

"De vez en cuando llega una carrera cuando un piloto hace que el resto parezca normal, y este era uno de esos. Él había estado en una clase diferente desde la luz verde".

1. Jackie Stewart, GP de Alemania 1968, Matra MS10

1. Jackie Stewart, GP de Alemania 1968, Matra MS10
10/10

Foto de: LAT Images

Arranque: 6°

Resultado: 1°

Para vencer a Senna y Schumacher en esta lista se requería algo especial y el dominio de Stewart de esta carrera atrozmente húmeda en el circuito más grande de todos los tiempos de la F1, el Nurburgring de 22 kilómetros lo fue.

Es cierto que tenía una ventaja de neumáticos sobre sus principales rivales, y que el Matra MS10 era un buen auto, pero el desafío de la pista y las circunstancias en las que se dio la victoria de Stewart le valieron nuestra posición número uno.

"Definitivamente fue el padre de todos ellos, no había una pista de carreras en el mundo que estuviera cerca", dijo el escocés sobre el circuito.

Stewart se alineó en la tercera fila para el arranque después de una calificación complicada y retrasada, durante la cual pocos pilotos establecieron tiempos representativos debido a las condiciones de humedad y niebla. Pero incluso con los problemas eléctricos en el Matra alcanzó el tercer sitio en la largada.

"Bajé por el pitlane de hormigón: había más agarre que en el asfalto y apenas tuve una ligera patinada”, agregó Stewart.

Luego de ese movimiento pasó al Ferrari de Chris Amon en Adenau - "No creo que lo esperara" - y venció al Lotus de Graham Hill para liderar por ocho segundos al final de la primera vuelta.

"En la segunda vuelta, Stewart había avanzado 25 segundos más, el azul Matra parecía solitario pero seguro a la cabeza del pelotón", describió el informe de Autosport, que también explicaba las condiciones como "increíblemente malas" y "probablemente las peores en el Ring desde antes de la guerra”.

En la octava vuelta, Stewart estableció la que sería la vuelta más rápida de la carrera: 9m36, que fue 15 segundos más veloz de lo que cualquier otro competidor logró en los 14 giros de distancia.

En la parte final, Hill, segundo de la competencia, giró y se detuvo antes de regresar al camino, lo que permitió a Stewart aumentar más su ventaja. Al final, el margen de la victoria fue de 4m03.2s.

"Cometí un error, justo después del Karussell. Estaba tan mojado que los ríos no eran iguales en cada vuelta y acerté en uno", agrega Stewart.

Como si las condiciones no fueran lo suficientemente desafiantes, Stewart conducía con su muñeca derecha con un soporte de plástico luego de que se había roto el escafoides en un accidente en Jarama.

"Si hubiera sido una carrera en seco, no habría ganado", explicó el vencedor, quien se vio obligado a perder los GP de España y Mónaco ese año. "Podría haber sido demasiado para mí, pero en mojado no me preocupaba en absoluto".

También lee:

 

Artículo siguiente
Jefe de Liberty, empresa dueña de la F1, ganó 44 millones en 2019

Artículo previo

Jefe de Liberty, empresa dueña de la F1, ganó 44 millones en 2019

Artículo siguiente

Ecclestone no descarta a Vettel en McLaren

Ecclestone no descarta a Vettel en McLaren
Mostrar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Autor Kevin Turner