Para Toyota fue "duro" no haber ganado el Dakar

El equipo Gazoo Racing ocupó los dos peldaños del podio final junto a Carlos Sainz, pero se muestran decepcionados tras fabricar una Hilux completamente nueva antes del verano.

Córdoba (Argentina).- La alegría de Carlos Sainz al llegar a la meta cordobesa y ver ese estadio Kempes que tan buenos recuerdos le trae de los tiempos en el WRC, contrasta con las sonrisas contenidas en Toyota.

Un año más, los Hilux de los sudafricanos han estado muy lejos de plantar cara a los Peugeot a pesar de haber sido completamente renovados antes del verano. Su única esperanza es la retirada de los franceses (salvo que los 3008 DKR Maxi sean usados por equipos privados en 2019).

Glyn Hall, jefe del equipo Toyota Gazoo Racing, reconoce su decepción tras perder el raid, pero acepta como premio de consolación el doble podio de Al Attiyah y De Villiers.

“Tener dos coches en el podio y ganar algunas etapas hace esto más llevadero. Pero no pudimos ganar el rally y eso es duro”, reconoce a Motorsport.com.

“Después del tiempo que perdimos en Perú sabía que iba a ser bastante duro. Los chicos no dejaron de apretar. Este coche comenzó a correr por primera vez en julio de 2017, por lo que tuvimos un planing de evolución muy intenso. Creo que tener un doble podio es algo fantástico”.

Hall cree que la clave de la carrera estuvo en Perú, en aquellos días en los que se quejaron del sistema de inflado/desinflado de Peugeot.

“Los pinchazos que tuvimos en Perú y las ruedas desllantando por la bajas presiones que teníamos que llevar fueron un gran condicionante este año”, recuerda. “Tenemos que seguir desarrollando el coche y aún queda algo más de velocidad por extraer de él. Pero estamos contentos y es suficientemente bueno para ganar”.

¿Llamarán a Carlos Sainz para 2019?

La segunda victoria del piloto español en el Dakar, a pesar de la despedida de Peugeot, le pone en el mercado, salvo que él decida retirarse definitivamente.

Hall prefirió esquivar la pregunta que se le planteó al respecto: “(Risas) Esa es una historia para otro día. Ahora mismo estamos disfrutando este doble podio que es genial para Toyota y tenemos 7 coches en el top 12”.

“Estoy muy contento porque haya ganado Carlos. Dice que quizás sea su último Dakar, así que ganar en su última participación es genial. Hizo una carrera perfecta. Sin errores”.

Al Attiyah, que completó su 14º Dakar, repitió por tercera vez en el segundo puesto tras aprovecharse de los errores finales de Peterhansel.

“Fue un Dakar alocado, pero me encanta y quiero dar las gracias a la organización por hacer esta edición así de dura. Todo los días los resultados cambiaban. Hemos logrado al final el segundo puesto. Creo que no está nada mal con todos los problemas que tuvimos la primera semana”, dice el qatarí.

“Toyota ha hecho un gran trabajo y quiero agradecérselo. Recuerdo cuando en 2010 fui segundo detrás de Sainz, ahora en 2018 vuelvo a terminara tras él. Pero daré el máximo para ganar el Dakar el año que viene. Solo pienso en eso”.

De Villiers fue tercero tras el abandono de Bernhard Ten Brinke en la penúltima jornada camino de Córdoba y el sudafricano suma ya 15 Dakar y ocho de ellos en el podio.

“Tener dos Toyota en el podio es un increíble resultado para la marca, sobre todo en uno de los más duros Dakar de Sudamérica. Me trajo recuerdos de los grandes tiempos en África. El rendimiento del Hilux ha mejorado, ha sido fiable, pero es una pena que nos quedásemos atrapados tantas veces”.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Dakar
Evento Dakar
Pilotos Giniel de Villiers , Nasser Al-Attiyah
Equipos Toyota Racing
Tipo de artículo Noticias
Etiquetas dakar 2018, rally dakar, toyota

Zona roja: lo que ahora está en tendencia