Loeb no quiere terminar el Dakar en la posición 60

El nueve veces campeón del Mundial de Rallies desea ser competitivo desde su primera aparición en la carrera y explica a Motorsport.com las diferencias con el WRC.

Para Sebastien Loeb, el Dakar es el gran salto hacia lo desconocido, por un lado es una nueva experiencia pero también es regresar a un entorno familiar siendo parte del dream team donde se encuentran Stéphane Peterhansel, Cyril Despres y Carlos Sainz. 

"Soy bueno en la disciplina, pero en general me siento bastante bien", explicó Loeb a Motorsport.com el miércoles en la conferencia de prensa de presentación del evento. "Hay un buen ambiente. Sabíamos desde antes lo que podíamos encontrar y yo he tratado de aportar mi experiencia". 

De hecho, los otros tres pilotos que lo acompañarán no son unos desconocidos para Loeb, ni siquiera Cyril Despres, quien dejó las motocicletas para incursionar en el mundo de las cuatro ruedas dentro del Dakar. 

"Con Cyril ya hemos hecho actividades en motocicletas y diversas actividades de relaciones públicas. Con Stéphane ha sido un poco menos y con Carlos tengo una buena relación al haber sido mi compañero en Citroën. Todo el mundo sabe bien uno de otro y en general hay un buen espíritu". 

Es un asunto de familia

"En general, la integración ha sido muy buena. No empecé completamente de lo desconocido porque es un equipo que conozco", expresó Loeb. 

Pero más allá de la atmósfera, ciertamente importante, es la experiencia, un punto donde tiene que trabajar tras lo que será su primera aparición en el Dakar y donde sus compañeros ya tienen una ventaja.

"En general, es cierto que todos ellos tienen una gran experiencia, así que si tengo dudas sé a dónde recurrir". 

El gran reto de la navegación

Si bien Sébastien Loeb tendrá a su gran compañero de batallas, Daniel Elena, el tiempo para prepararse ha sido poco en comparación con la logística que seguían en el Campeonato Mundial de Rallies. 

"Estamos al fina de la preparación. Hemos hecho pruebas la semana pasada, las últimas antes del Dakar. El coche ha funcionado bien y también el tema de la navegación.

"La navegación no es mi campo, es el de Daniel, pero es cierto que es una gran parte del trabajo y eso ayuda a que progresemos en este área. Trato de hacer mi propia experiencia para encontrar mi ritmo", indicó la nueva estrella de Peugeot. 

Loeb aseguró que esta primera experiencia "está destinada a ser una sorpresa y no será fácil, pero estamos muy motivados y preparándonos para hacer lo mejor". 

El francés destacó que a diferencia del Mundial de Rallies, aquí existen nuevos retos que están fuera de su control. 

"Hay muchos parámetros que entran en juego en una carrera como esta y no puedes tener todo controlado. La mecánica, la navegación, la dirección, los errores que uno puede cometer, las intervenciones al coche". 

Una disciplina muy diferente

Inevitablemente, la pregunta que surge es: ¿Cuál podría ser el objetivo para esta primera participación?

"No solo quiero terminar", respondió Loeb. "No quiero terminar en el puesto 60, pero no está mal estar en el ritmo y luego perder 10 minutos por un error de navegación. Como no conocemos la ruta, vamos a descubrir todo. Es difícil tener una idea precisa de lo que se espera de nosotros". 

La siguiente pregunta obligada es la diferencia entre el WRC y el Dakar. 

"La principal diferencia es que en el WRC sabemos la pista, porque tiene notas que hemos escrito nosotros mismos en los reconocimientos, y que describen exactamente la pista. Aquí no tienes notas". 

Entrevista realizada por William Zinck

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Dakar
Pilotos Sébastien Loeb
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas dakar, loeb, peugeot

Zona roja: lo que ahora está en tendencia