Dakar Dakar

El campamento de Ha'il, un infierno bajo el agua en el Dakar 2023

La lluvia azotó con fuerza el vivac de Ha'il en la cuarta etapa del Rally Dakar 2023, donde los periodistas tuvieron el permiso para dormir en la sala de prensa.

Ha'il-. C'est le Dakar, eso le dicen a todos los principiantes que se aventuran a entrar en el vivac de la carrera más dura del mundo, y solo hubo que esperar hasta la tercera etapa de la 45ª edición para comprobar de lo que se trataba realmente. En un campamento cercano al aeropuerto regional de la ciudad del norte de Arabia Saudí, la organización plantó todos sus componentes para crear un pequeño pueblo de unos 3.000 habitantes que se quedaría allí durante dos noches en bucles consecutivos.

Después de un vuelo de unos cuarenta minutos, a pesar de que los que se transportaban con el Rally Dakar tuvieron que despertarse varias horas antes (alrededor de las cinco de la mañana), la lluvia hacía acto de presencia, con lo que todos temían lo peor: la neutralización de la etapa. Eso llegó en el kilómetro 378, cuando A.S.O. indicó que las clasificaciones solo contarían hasta ese punto debido a las dificultades del terreno por el que discurrían.

Agua, mucha agua y viento era lo que más preocupaba a los allí presentes, pero era el barro lo que más molestaba cuando se intentaban caminar unos pocos metros para tratar de conseguir declaraciones de los pilotos. Nadie aparecía por donde habitualmente se relajaban antes de atender a la prensa, los mecánicos se encerraban en las capuchas de sus sudaderas y los vehículos rezagados o los que iban al parque de asistencia pasaban por la recta principal del campamento que por momentos dejaba de ser el desierto para ser un barrizal.

También lee:

Nadie sabía lo que iba a pasar ni cómo iba a ser la noche en mitad de la nada con tan mal tiempo, por lo que la organización concedió permiso a los periodistas a dejar sus sacos de dormir y tiendas de campaña en la sala de prensa en un intento de no estar a la intemperie, además de en el comedor. La gran mayoría recogió sus cosas y siguió trabajando a duras penas con la conexión que concede estar en una zona como la de Ha'il, una auténtica experiencia en la que se desconoce si suspenderán la siguiente especial por lo impracticable del terreno.

Sea como fuere, vivir esa lluvia con los vehículos rugiendo a escasos metros salpicando el agua de los charcos, con carreras hacia un lado y otro para resguardarse del agua y las dudas sobre qué ocurriría eran lo que hacía especial todo.

 

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo VIDEO: El coche de Cristina Gutiérrez quedó atrapado en un río
Artículo siguiente Al final no gana Cornejo y celebra Barreda en la 4º etapa del Dakar

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol