Artículo especial

CUPRA e-Racer: Probamos el campeón del mundo de turismos eléctricos

Es el coche español que ha dominado el FIA-ETCR en 2022 y que Motorsport.com ha podido conducir recientemente en una prueba privada.

Cupra ETCR

La segunda temporada de este campeonato (la primera siendo un certamen oficial FIA), terminó con el título de constructores para la marca española de la mano del equipo CUPRA EKS y con Adrien TambayMattias Ekström y Tom Blomqvist copando el podio del mundial. Los tres pilotos mantuvieron la regularidad en cada carrera llevando a nuestro protagonista de hoy, el CUPRA e-Racer, al límite en cada curva.

Este año, el coche ha tenido que adaptarse a circuitos muy diferentes, con condiciones climáticas totalmente cambiantes. Desde los 40 grados que hubo en el circuito del Jarama (España), hasta la llovizna de la primera prueba en Pau (Francia), por lo que el trabajo de los ingenieros de CUPRA comandados por Xavi Serra ha sido fundamental para la consecución de los títulos.

Cupra ETCR

Cupra ETCR

Photo by: Cupra

La prueba del CUPRA e-Racer

El CUPRA e-Racer campeón del mundo de turismos eléctricos, es un coche de 500KW de potencia (680cv), con una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 3,2 segundos y una batería de 65 kw/h de capacidad, más que suficiente para el formato de carrera al sprint, de no más de seis vueltas, que realizan en el campeonato.

CUPRA puso a nuestra disposición para esta prueba a los pilotos que forman parte de su equipo oficial en el FIA-ETCR. Entre ellos, dos campeones del mundo: Mattias Ekström y Adrien Tambay que serían nuestros monitores a distancia para enseñarnos a pilotar este coche de carreras. Cabe destacar que, a pesar de no tener ABS, contaba con ciertos controles de tracción que nos ayudarían a modular la entrega de potencia sin perder adherencia.

"El coche es fácil como un kart hasta que le buscas los límites" decía Adrien Tambay. El reciente vencedor del FIA ETCR fue nuestro profesor particular. Para él, el coche es muy fácil de conducir, pero bastante más complicado de llevar cuando estás compitiendo. Los cerca de 1800kg de peso, la tracción trasera y los neumáticos rayados, ya que estos coches no usan slicks, favorecían que el coche fuese difícil de mantener en la trazada en las frenadas o traccionando a la salida de las curvas.

Cupra ETCR

Cupra ETCR

Photo by: Cupra

Mismas sensaciones, diferente sonido

Como en todos los coches de carreras, cuando te golpeas con el casco en las barras antivuelco y te abraza el cinturón de seguridad de 5 puntos, empiezas a sonreír inevitablemente… si además los mecánicos que te aseguran son los mismos con los que has compartido 2 temporadas por circuitos de toda Europa, diciéndote tonterías, pues te vienes arriba. Al dar al contacto, no escucho el rumor de los motores de toda la vida, es el primer eléctrico de carreras que piloto. Sin embargo, las sensaciones no cambian, pisas el freno hasta el fondo y pulsas el botón de "forward". La verdad es que

preferiría mover una palanca de cambio y meter primera o al menos pulsar la leva derecha y pasar de N a 1, pero en este coche de "una sola marcha" no sucederá eso. Solo tiene 3 posiciones en el selector del cambio: Forward, Reverse y Neutro.

Una vez recibes la señal del mecánico, sales del box improvisado rumbo a la entrada del circuito. Lo primero que haces detrás del coche liebre, un CUPRA Fomentor desde el que Adrien Tambay te va a explicando el circuito curva a curva, es mover el volante para calibrar las respuestas a leves giros. En curvas cerradas, puedes llegar a girar el volante hasta 90º en ambas direcciones y eso, en este circuito con algunas curvas muy cerradas, se agradece.

Cuando el coche guía se quita de en medio y te deja solo, tienes que empezar a valorar la sensibilidad del acelerador y el freno. Como era de esperar, en un coche eléctrico tienes toda la potencia inmediatamente, en este caso, 300KW (402CV) en el momento en el que hundes el pedal a fondo. Por tanto, tienes que pensar en tener el volante recto y en algo de espacio para poder exprimir toda la potencia.

Cupra ETCR

Cupra ETCR

Photo by: Cupra

Fácil de conducir, difícil encontrar el límite

A pesar de ser muy dócil y tener activado de manera leve el control de tracción, hay que ser muy sensible. Con los frenos pasa algo parecido. Frena mucho, sin ABS, pero has de tener el coche bien recto para que no te adelante el eje trasero en una frenada fuerte. Además, es un coche algo pesado y eso se nota al frenar en un espacio reducido.

A medida que vas cogiendo confianza, el coche se muestra "fácil", no vamos a mucha velocidad y hace exactamente lo que marcas con el volante, entra muy bien con el eje delantero estable, pero como le cojas mucho cariño al acelerador, tal vez te sorprenda el sobreviraje, y te cueste meterlo en la curva. En definitiva, las sensaciones en tan pocos giros son de un coche dócil pero claro, no es un circuito grande y no se llega a más de 120 km/h en ninguna curva.

Esta prueba fue sólo una toma de contacto para experimentar las sensaciones de conducir este CUPRA e-Racer, pero fue suficiente para disfrutar como un niño de una sensación única. Acostumbrado a todo tipo de coches de competición, la primera vez que entras en un circuito con un coche eléctrico de carreras es algo inolvidable. Ser pilotos del primer coche campeón del mundo de turismos eléctricos, aunque sea solo unas vueltas, es uno de los recuerdos que te quedan para toda la vida.

Cupra ETCR

Cupra ETCR

Photo by: Cupra

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Tambay, campeón del ETCR: "Es más fácil pilotar un GT3"

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol